¿Quié­nes eran los due­ños del Va­lle de la Er­mi­ta, don­de se asen­tó la ac­tual Ciu­dad de Gua­te­ma­la?

De 1580 a 1773 po­cas fa­mi­lias eran las pro­pie­ta­rias de la lla­nu­ra don­de se asen­tó la ca­pi­tal.

Revista D - - ASÍ LO VIVÍ - Por Jo­sé Luis Es­co­bar

E n el Archivo Ge­ne­ral de Cen­tro Amé­ri­ca se res­guar­da la do­cu­men­ta­ción que per­mi­te ras­trear el nom­bre de los due­ños de las tie­rras del Va­lle de la Er­mi­ta. El re­gis­tro se con­ser­va de­bi­do a que fue co­mún, an­tes del tras­la­do de la ciu­dad, la me­di­ción de los cam­pos por so­li­ci­tud de los te­rra­te­nien­tes.

Co­mo par­te de las di­li­gen­cias he­chas des­de sep­tiem­bre de 1773 con el fin de iden­ti­fi­car el si­tio ade­cua­do pa­ra la tras­la­ción, en mar­zo de 1774, el agri­men­sor Jo­sé Gre­go­rio Ri­ve­ra pre­sen­tó a Mar­tín de Ma­yor­ga, pre­si­den­te de la Au­dien­cia de Gua­te­ma­la, el plano que le fue re­que­ri­do en di­ciem­bre de 1773. De acuer­do con el do­cu­men­to, el área era de 371 ca­ba­lle­rías, cin­co cuer­das y mil 875 va­ras cua­dra­das. Pa­ra esa fe­cha, la to­ta­li­dad de la ex­ten­sión era pro­pie­dad pri­va­da.

El Va­lle de la Er­mi­ta lo for­ma­ban los lla­nos de El Ro­deo, Be­lén, El Na­ran­jo, La Con­cep­ción, El In­cien­so, Ran­chos Vie­jos, La Cu­le­bra y las la­bo­res agrí­co­las o ganaderas de Mon­te­ne­gro, Dar­dón y Bar­ba­les; así co­mo las áreas ocu­pa­das por el pue­blo de la Er­mi­ta. Los pri­me­ros po­bla­do­res te­nían “li­na­je

con­quis­ta­dor”, por lo que se les ha­bía asig­na­do al­gún te­rreno. Mu­chos de los pe­que­ños pro­pie­ta­rios no es­ta­ban re­gis­tra­dos de ma­ne­ra in­di­vi­dual, a pe­sar de que for­ma­ban par­te del gru­po que se­ría ex­pro­pia­do en 1776 pa­ra el asien­to de la nue­va ca­pi­tal. Pe­ro de al­gu­nos ca­sos de po­se­sión co­lec­ti­va y de los la­ti­fun­dis­tas exis­te una am­plia in­for­ma­ción, al­gu­nos de ellos fue­ron los si­guien­tes.

Co­mún del pue­blo de la Er­mi­ta

Es­tas ex­ten­sio­nes, co­no­ci­das co­mo los Eji­dos de la Er­mi­ta, fue­ron me­di­das ini­cial­men­te en 1742, a pe­ti­ción de Lo­ren­zo Ortiz y com­pa­ñe­ros, ve­ci­nos y mi­li­cia­nos del pue­blo de Nues­tra Se­ño­ra de la Asun­ción la Er­mi­ta. Sin em­bar­go, en esa oca­sión no se ex­ten­dió el título co­rres­pon­dien­te. A prin­ci­pios de 1749 se so­li­ci­tó su re­me­di­da y en oc­tu­bre del mis­mo año se re­ma­ta­ron las co­rres­pon­dien­tes a Ran­chos Vie­jos, de sie­te ca­ba­lle­rías, a fa­vor del co­mún y ve­ci­nos del pue­blo de la Er­mi­ta de las Va­cas.

Fa­mi­lia Mon­te­ne­gro

Ti­bur­cio Mon­te­ne­gro, ve­cino del Va­lle de la Er­mi­ta, te­nía un po­tre­ro co­no­ci­do co­mo De Los Mon­te­ne­gros, con le­gí­ti­mo título de pro­pie­dad. Lo po­seía jun­to con sus her­ma­nos Juan, Mi­guel y Juan Es­te­ban, gra­cias a que su pa­dre se lo com­pró al pres­bí­te­ro Pe­dro de Me­di­na por mil pe­sos, en ju­lio de 1758. En 1776, las tie­rras fue­ron de­sig­na­das pa­ra si­tuar Jo­co­te­nan­go. Su ex­ten­sión era de nue­ve ca­ba­lle­rías y 24 cuer­das.

Fa­mi­lia Bar­ba­les

Jo­sé y Juan Bar­ba­les ad­qui­rie­ron su pro­pie­dad por mil 500 pe­sos, se­gún cons­ta en una es­cri­tu­ra del 15 de oc­tu­bre de 1766. Pos­te­rior­men­te, en sus tie­rras se es­ta­ble­ció el pue­blo de San­ta Isa­bel. Te­nían una su­per­fi­cie de 17 ca­ba­lle­rías, 203 cuer­das y dos mil 83 va­ras cua­dra­das.

Luis Pé­rez Dar­dón

El ba­chi­ller Pé­rez Dar­dón era due­ño de las ha­cien­das Lo de Reyes y Los Achio­tes, si­tua­das en el Va­lle de las Va­cas. Es­tas las po­seía, en 1776, Jo­sé Antonio Jáuregui, al com­prár­se­las a los he­re­de­ros de Dar­dón. Se en­con­tra­ban con­ti­guas al es­ta­ble­ci­mien­to pro­vi­sio­nal de la Er­mi­ta. Eran un es­pa­cio yer­mo y des­po­bla­do.

Lo­ren­zo So­la­res

Las tie­rras de Lo­ren­zo So­la­res com­pren­dían el llano que co­mún­men­te lla­ma­ban de La Cu­le­bra, un am­plio sec­tor di­vi­di­do en tres par­tes: Lo de Urías, Lo de Le­jar­za y el si­tio De Pa­blo, don­de se en­con­tra­ban la residencia de los So­la­res.

En las tres ha­bían ca­sas, po­tre­ros y zan­jas. La ex­ten­sión era, apro­xi­ma­da­men­te, de 38½ ca­ba­lle­rías. En Lo de Le­jar­za se asen­ta­ría el pue­blo de Ciu­dad Vie­ja y, en otra

área del llano La Cu­le­bra se or­de­nó mu­dar al pue­blo de San Pe­dro Las Huer­tas. En 1751, el nue­vo due­ño fue Manuel de Gál­vez Co­rral.

Juan de Arra­zo­la

En ju­nio de 1770, Diego de Arro­lla­ve y Bete­ta, ve­cino y co­mer­cian­te de la ciu­dad de San­tia­go de Gua­te­ma­la, ven­dió una la­bor nom­bra­da Lo de Al­men­gor a Juan de Arra­zo­la, ve­cino del pue­blo de Ca­na­les. La pro­pie­dad es­ta­ba en el Va­lle de la Er­mi­ta, a in­me­dia­cio­nes del pue­blo de San­ta Ca­ta­ri­na Pi­nu­la, te­nían abun­dan­tes ma­de­ras, si­tua­das al pie de los ce­rros de Ca­na­les y jun­to a Pi­nu­la. Pos­te­rior­men­te la la­bor fue nom­bra­da San Jo­sé.

Jo­sé Cris­tó­bal Muñoz

Jo­sé Cris­tó­bal Muñoz y 15 fa­mi­lias más eran los due­ños de Lo de Con­tre­ras, pro­pie­dad asen­ta­da en San Mi­guel, un pe­que­ño po­bla­do de 120 per­so­nas. Sus tie­rras es­ta­ban le­gal­men­te ins­cri­tas; se­gún los tí­tu­los ocu­pa­ban cua­tro ca­ba­lle­rías. Cuan­do se les re­qui­rió que de­socu­pa­ran por­que allí se asen­ta­ría la nue­va ca­pi­tal, los po­bla­do­res pi­die­ron una com­pen­sa­ción co­rres­pon­dien­te a igua­les ex­ten­sio­nes.

Juan Nie­to de Za­va­le­ta

En 1670, Juan Nie­to de Za­va­le­ta, re­gi­dor de San­tia­go de Gua­te­ma­la, era due­ño de una la­bor muy cer­ca­na a las tie­rras de un molino y una pro­pie­dad que el con­ven­to de La Con­cep­ción de la mis­ma ciu­dad te­nía en el Va­lle de Mix­co. Es­te re­gi­dor con­ta­ba con gran can­ti­dad de tie­rras en el Va­lle de la Er­mi­ta, en las pro­xi­mi­da­des del río de Las Va­cas.

La­bor y molino de la Con­cep­ción

En 1773, el con­ven­to de Nues­tra Se­ño­ra de la Con­cep­ción de San­tia­go de Gua­te­ma­la te­nía un molino y una la­bor en las cer­ca­nías del pue­blo de Mix­co, ha­cia el es­te, en el Va­lle de la Er­mi­ta. En los pri­me­ros días de enero de 1769, Diego Pé­rez de Le­gui­za­món, ma­yor­do­mo del con­ven­to, di­jo que es­tas po­se­sio­nes se ha­bían re­ma­ta­do al ca­pi­tán Luis de Gál­vez y Se­gu­ra en 1670, y que las desea­ban vol­ver a me­dir pa­ra te­ner se­gu­ri­dad de su ex­ten­sión.

Ha­cien­da El In­cien­so

Car­los de Ná­je­ra, pres­bí­te­ro, com­pró en un re­ma­te la la­bor y tie­rras de El In­cien­so, si­tua­das en el pue­blo de Mix­co, cer­ca del va­lle de la Ciu­dad de Gua­te­ma­la. Pe­ro des­co­no­cía, en 1716, la ex­ten­sión de ta­les fin­cas y de sus lin­de­ros. El in­ge­nie­ro Luis Díez Na­va­rro su­gi­rió, en abril de 1776, que en es­ta ha­cien­da se asen­ta­ra el pue­blo de San­ta Isa­bel.

Fo­to: Archivo Ge­ne­ral de Cen­tro Amé­ri­ca

Plano de 1776 de las tie­rras de la Her­man­dad de Nues­tra Se­ño­ra del Car­men, rec­ti­fi­ca­do por Luis Díez Na­va­rro.

Los al­re­de­do­res del Cerro del Car­men ya es­ta­ban po­bla­dos an­tes del tras­la­do de la ciu­dad. Fo­to to­ma­da en­tre 1899 y 1926 por Ar­nold Gent­he.

Fo­to: Archivo Ge­ne­ral de In­dias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.