BIEN­VE­NI­DO AL PA­RAÍ­SO

Las is­las Fi­li­pi­nas ofre­cen un pai­sa­je úni­co en el mun­do.

Revista D - - ASÍ LO VIVÍ - Por Manuel Me­yer

Ro­cas cal­cá­reas que se al­zan ver­ti­cal­men­te flan­quean la es­tre­cha en­tra­da a la la­gu­na. Es­tán cu­bier­tas de plan­tas tre­pa­do­ras y pe­que­ños ár­bo­les. Lia­nas de va­rios me­tros de lar­go caen ca­si al agua. Los úl­ti­mos barcos con tu­ris­tas han aban­do­na­do la la­gu­na en la is­la de Mi­ni­loc y es­tán otra vez en mar abier­to cuan­do Jo­sé apa­ga el pe­que­ño mo­tor fue­ra­bor­da.

Su bang­ka, un bar­co pes­que­ro fi­li­pino, se des­pla­za si­len­cio­sa­men­te ha­cia el her­mo­so pai­sa­je de la­gu­nas que se aden­tra mu­cho en la is­la. Jo­sé di­ri­ge la lan­cha ha­cia una pequeña bahía. “El Big La­goon, bien­ve­ni­dos al pa­raí­so”, di­ce el ca­pi­tán de 26 años, mien­tras lan­za el an­cla al agua ver­de es­me­ral­da. “Su­mér­jan­se y re­frés­quen­se. No­so­tros en tan­to va­mos a pre­pa­rar la co­mi­da”, com­par­te Sean, quien es una suer­te de chi­ca pa­ra to­do a bor­do del bar­co.

El cli­ma es tro­pi­cal hú­me­do y to­do el mun­do quie­re pa­sar­la bien. An­drés y Pa­tri­cia Ló­pez, dos es­pa­ño­les, ex­plo­ran el mun­do sub­acuá­ti­co con snor­kel y len­tes de bu­cea­dor. De re­pen­te, An­drés sa­le a la su­per­fi­cie. “Ve­nid rá­pi­do. Aquí hay mu­chí­si­mas man­ta­ra­yas”, gri­ta.

Emo­cio­na­dos, tam­bién los otros tres tu­ris­tas se ti­ran al agua y ahu­yen­tan in­me­dia­ta­men­te a las man­tas.

El pai­sa­je re­cuer­da al es­ce­na­rio de una aven­tu­ra de Ja­mes Bond. “Es co­mo un ba­ño en una tar­je­ta pos­tal per­fec­ta”, co­men­ta An­drés. Pá­ja­ros exó­ti­cos mul­ti­co­lo­res aportan una acús­ti­ca pa­ra­di­sia­ca.

SE­CRE­TOS

“La co­mi­da es­tá lis­ta. Va­mos a su­bir a bor­do otra vez”, anun­cia Sean, quien jun­to con su ayu­dan­te Et­han sa­ca­ron del agua y asa­ron dos pes­ca­dos. Los sir­ve con arroz, to­ma­tes fres­cos y ani­llos de ce­bo­lla, y de postre hay fru­tas tro­pi­ca­les.

“Tu­vi­mos suer­te de ha­ber sa­li­do más tar­de que los otros. De lo con­tra­rio ten­dría­mos que ha­ber com­par­ti­do la la­gu­na con de­ce­nas de lan­chas de ex­cur­sión”, ase­gu­ra An­drés, un in­ge­nie­ro ori­gi­na­rio de Cór­do­ba.

Du­ran­te dos años ha es­ta­do tra­ba­jan­do en To­kio. Des­de Ja­pón, An­drés y su mu­jer, Pa­tri­cia, in­ten­tan via­jar to­do el tiem­po que pue­dan por Asia. “Pa­la­wan era pa­ra no­so­tros uno de los más an­sia­dos des­ti­nos”, co­men­ta.

Has­ta ha­ce po­cos años, la lo­ca­li­dad de El Ni­do to­da­vía era un des­tino se­cre­to pa­ra po­cos tu­ris­tas. Ac­tual­men­te, sin em­bar­go, ha al­can­za­do fa­ma in­ter­na­cio­nal co­mo pa­raí­so pa­ra sal­tar de una is­la a otra. Las em­pre­sas que ofre­cen ex­cur­sio­nes es­tán bro­tan­do co­mo los hon­gos. Ca­si to­das ofre­cen las mis­mas ex­cur­sio­nes. Afor­tu­na­da­men­te, fren­te a El Ni­do hay unas 40 is­li­tas.

Jo­sé vuel­ve a en­cen­der el mo­tor fue­ra de bor­da y en­fi­la ha­cia el si­guien­te des­tino, Ma­tin­loc Is­land. Ahí se di­ri­ge a la la­gu­na ocul­ta o se­cre­ta, Se­cret La­goon. La lle­ga­da es más que de­cep­cio­nan­te, por­que no hay na­da “se­cre­to”. La la­gu­na es­tá lle­na de bang­kas.

Tu­ris­tas asiá­ti­cos con cre­ma so­lar blan­ca en la ca­ra ha­cen sel­fies, pre­fe­ri­ble­men­te con al­gún vi­si­tan­te exó­ti­co eu­ro­peo to­ma­do del bra­zo.

PA­RA PE­LÍ­CU­LAS

La pla­ya es de en­sue­ño. Dí­fi­cil de ima­gi­nar cuán pa­ra­di­sia­co de­be ser es­tar aquí en tem­po­ra­da ba­ja.

Se­cret La­goon su­pues­ta­men­te ins­pi­ró a Alex Gar­land pa­ra es­cri­bir su li­bro La pla­ya, aun­que la ver­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca The Beach, pro­ta­go­ni­za­da por la es­tre­lla Leo­nar­do Di Ca­pio, se ro­dó más tar­de en Tai­lan­dia.

En El Ni­do los que lo quiern pue­den al­qui­lar una mo­to­ci­cle­ta o uno de los mu­chos mo­to­ta­xis pa­ra via­jar a las lar­gas pla­yas de Las Ca­ba­nas y Nac­pan Beach. La pla­ya de El Ni­do no es re­co­men­da­ble ya que ha­ce tiem­po que de­jó de ser un lu­gar idí­li­co pa­ra mo­chi­le­ros.

Ese des­tino her­mo­so se en­cuen­tra más ha­cia el nor­te. Un ferry co­mu­ni­ca es­te si­tio con el ar­chi­pié­la­go Co­ron, un re­co­rri­do de ocho ho­ras. Esas is­las son co­mo El Ni­do ha­ce 10 años.

Alo­ja­mien­tos sen­ci­llos, ca­si no hay co­ber­tu­ra pa­ra te­lé­fo­nos ce­lu­la­res, pe­ro sí mu­chas is­las con pla­yas má­gi­cas. Ba­jo el agua hay ban­cos de co­ra­les in­tac­tos y res­tos de barcos ja­po­ne­ses de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Al sur se en­cuen­tran los po­bla­dos de Port Bar­ton y San Vi­cen­te. Los aven­tu­re­ros pue­den ex­plo­rar por su pro­pia cuen­ta las nu­me­ro­sas ma­ra­vi­llas si­tua­das fren­te a la cos­ta. En mu­chos ca­sos so­lo vi­ven en ca­da lu­gar una o dos fa­mi­lias de pes­ca­do­res. En el in­te­rior hay sel­va y mon­ta­ñas de ca­si dos mil me­tros de al­tu­ra.

En Sa­bang, al nor­te de la ca­pi­tal de la is­la, Puer­to Prin­ce­sa, se en­cuen­tra el río ho­mó­ni­mo, es el sub­te­rrá­neo más lar­go del mun­do que pa­sa por un sis­te­ma de cue­vas de ocho ki­ló­me­tros. Equi­pa­dos con lin­ter­nas, los fo­ras­te­ros pue­den des­cu­brir aquí in­tere­san­tes for­ma­cio­nes de es­ta­lac­ti­tas y es­ta­lag­mi­tas. El par­que na­cio­nal y las cue­vas fue­ron de­cla­ra­dos en 1999 Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad de la Unesco.

Du­ran­te mu­cho tiem­po, la is­la si­tua­da en el ex­tre­mo oes­te de Fi­li­pi­nas era con­si­de­ra­da co­mo el úl­ti­mo pa­raí­so. Tam­bién hoy Pa­la­wan es, pe­se al gran número de con­vi­da­dos, una de las más bo­ni­tas, más sal­va­jes y más na­tu­ra­les en­tre las más de sie­te mil que con­for­man el ar­chi­pié­la­go fi­li­pino.

Los mi­les de lec­to­res de la re­vis­ta de via­jes es­ta­dou­ni­den­se Tra­vel and Lei­su­re han ele­gi­do va­rias ve­ces a Pa­la­wan co­mo “la is­la más bo­ni­ta del mun­do”.

Fo­to: Phi­lip­pi­ne De­part­ment of Tou­rism

Fo­to: Manuel Me­yer

Fo­to: Phi­lip­pi­ne De­part­ment of Tou­rism

Fo­to: Da­vid Het­tich

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.