Ca­mi­la Ca­be­llo, con ape­nas 20 años, se con­so­li­da co­mo la nue­va rei­na del pop la­tino.

Ca­mi­la Ca­be­llo po­dría ser la su­ce­so­ra de Jen­ni­fer Ló­pez, di­cen los crí­ti­cos de mú­si­ca.

Revista D - - ASÍ LO VIVÍ -

Es­toy or­gu­llo­sa de ser una in­mi­gran­te cu­ba­na-me­xi­ca­na”, fue lo que di­jo Ca­mi­la Ca­be­llo du­ran­te su dis­cur­so en la ga­la de los Grammy ce­le­bra­dos en enero. Así es co­mo es­ta jo­ven ar­tis­ta, cu­yo nom­bre es­tá en to­das par­tes, de­mues­tra el amor por sus raí­ces, sen­ti­mien­to que ya es­ta­ba im­preg­na­do en los so­ni­dos de esa ar­chi­co­no­ci­da can­ción, Ha­va­na.

A sus 20 años, la exin­te­gran­te de Fifth Har­mony, y an­ti­gua concursante de The X Fac­tor, co­se­cha los fru­tos del éxi­to con su pri­mer tra­ba­jo en so­li­ta­rio y, mien­tras tan­to, me­dios y re­des so­cia­les la co­ro­nan co­mo la su­ce­so­ra de le­yen­das de la mú­si­ca latina ta­les co­mo Glo­ria Es­te­fan o Jen­ni­fer Ló­pez.

DE TIE­RRAS LA­TI­NAS

Ca­mi­la Ca­be­llo na­ció en Co­ji­mar (Cu­ba), el 3 de mar­zo de 1997. Pe­ro por sus ve­nas co­rre, ade­más, san­gre me­xi­ca­na por par­te de su pa­dre. Vi­vió, tan­to en la Ciu­dad de México co­mo en La Ha­ba­na has­ta que, a los 7 años, ella y su ma­dre emi­gra­ron a Es­ta­dos Unidos.

Allí tu­vie­ron que es­pe­rar un año y me­dio an­tes de que su pa­dre pu­die­ra re­unir­se con am­bas. Una vez jun­tos, y po­co des­pués de que Ca­mi­la cum­plie­ra los 10 años, na­ció su her­ma­na So­fía Isabella.

Con 15 años, el re­ga­lo de cum­plea­ños que Ca­be­llo le pi­dió a su ma­dre fue pre­sen­tar­se al cas­ting de The X Fac­tor, don­de pa­só los pri­me­ros es­ta­dios. Sin em­bar­go, fue eli­mi­na­da, aun­que des­pués le pro­pu­sie­ron au­di­cio­nar pa­ra la ca­te­go­ría de gru­pos jun­to a las as­pi­ran­tes Di­nah Ja­ne Han­sen, Ally Broo­ke, Lau­ren Jau­re­gui y Nor­ma­ni Kor­dei. Y así na­ció el quin­te­to Fifth Har­mony.

El juez Si­mon Co­wel las apa­dri­nó pa­ra el con­cur­so, don­de que­da­ron ter­ce­ras, y tras eso fir­ma­ron un con­tra­to tan­to con él co­mo con el se­llo dis­co­grá­fi­co Epi Re­cords, pa­ra gra­bar con Sy­co Music el EP Bet­ter To- get­her, que de­bu­tó el 22 de oc­tu­bre del 2013 con el sen­ci­llo Miss Mo­vin' On.

Es­te en­tró en la lis­ta de Bill­board Hot 100 lo­gran­do la cer­ti­fi­ca­ción de oro, y el EP hi­zo lo pro­pio al­can­zan­do el sexto pues­to en la Bill­board 200. Así mis­mo, el pri­mer ál­bum del gru­po, Re­flec­tion, sa­lió a la ven­ta en fe­bre­ro del 2015 y lo hi­zo con un pues­to 5 en di­cha lis­ta y con­si­guien­do tam­bién ser dis­co de oro. El se­gun­do ál­bum se lan­zó el 27 de ma­yo del 2016 ba­jo el título 7/27.

Mien­tras el gru­po triun­fa­ba, Ca­mi­la iba ha­cién­do­se un nom­bre y des­ta­can­do por su per­so­na­li­dad so­li­da­ria: di­se­ñó jun­to a Sa­ve the Chil­dren la ca­mi­se­ta de edi­ción li­mi­ta­da Lo­ve Only, pa­ra con­cien­ciar a las ni­ñas so­bre la ne­ce­si­dad de una igual­dad en los es­tu­dios, la sa­lud y las oportunidades.

ABAN­DO­NA SU NI­DO

Jus­to al ter­mi­nar la gi­ra de Fifth Har­mony, el 18 de di­ciem­bre del 2016, anun­cia­ron ofi­cial­men­te que Ca­mi­la aban­do­na­ba la for­ma­ción, y la re­vis­ta Bill­board pu­bli­có que la jo­ven se en­con­tra­ba in­mer­sa en su pri­mer tra­ba­jo en so­li­ta­rio.

La se­pa­ra­ción no fue amis­to­sa, pues sus ex­com­pa­ñe­ras afir­ma­ron en su co­mu­ni­ca­do que co­no­cie­ron la de­ci­sión a tra­vés de los re­pre­sen­tan­tes de Ca­be­llo, a lo que ella res­pon­dió con otro co­mu­ni­ca­do des­min­tién­do­lo.

“Las chi­cas es­ta­ban al tan­to de mis sen­ti­mien­tos a tra­vés de las lar­gas y más que ne­ce­sa­rias char­las acer­ca del fu­tu­ro que tu­vi­mos du­ran­te la gi­ra”, co­men­tó la jo­ven, “de­cir que fue­ron in­for­ma­das a tra­vés de mis re­pre­sen­tan­tes que de­ja­ba el gru­po es, sim­ple­men­te, fal­so”.

Al mar­gen del fue­go cru­za­do, la re­vis­ta Ti­me in­cluía a Ca­mi­la en la lis­ta de Los 30 ado­les­cen­tes más in­flu­yen­tes del 2016, mien­tras ella aban­do­na­ba el ni­do en el que su cas­ca­rón ar­tís­ti­co se ha­bía ro­to pa­ra vo­lar ha­cia un re­en­cuen­tro con sus raí­ces: la mú­si­ca latina.

Pe­ro pa­ra po­der es­cu­char los fru­tos de esas se­mi­llas que corrían por sus ve­nas ha­bría que es­pe­rar. El 2017 fue un año in­ten­so pa­ra Ca­mi­la. La can­tan­te co­la­bo­ró

con di­ver­sos ar­tis­tas de la ta­lla de Pit­bull y J Bal­vin (Hey Ma, ban­da so­no­ra de The Fa­te of the Fu­rious); Cash­me­re Cat (Lo­ve In­cre­di­ble); Grey (Crown pa­ra la BSO de Brigth, una pe­lí­cu­la de Net­flix), o con Ma­jor La­zer, Tra­vis Scott y Qua­vo (Know Bet­ter).

In­clu­so abrió la gi­ra en Es­ta­dos Unidos de Bruno Mars y ver­sio­nó, jun­to a Jua­nes, el te­ma Qui­sie­ra ser, en el ho­me­na­je con el que la Aca­de­mia Latina de Ar­tes y Cien­cias de la Grabación ga­lar­do­nó a Ale­jan­dro Sanz co­mo per­so­na­li­dad del año.

Ade­más de lan­za­mien­tos, fue un año de pre­mios, en­tre ellos ar­tis­ta del ve­rano en los Teen Choi­ce Awards, mejor ar­tis­ta en Los 40 Music Awards o mejor ar­tis­ta pop en los MTV Eu­ro­pe. Ca­mi­la tam­bién lan­zó Cr­ying in the Club, te­ma que com­pu­so jun­to a Benny Blan­co y Sia, pe­ro aun­que se cre­yó que se­ría el pri­mer sen­ci­llo de su pró­xi­mo ál­bum, la ar­tis­ta lo des­car­tó co­mo tal du­ran­te una en­tre­vis­ta pa­ra Fresh 102.7.

No fue has­ta el 3 de agos­to que lle­gó ese pri­mer sin­gle, cuan­do Ca­mi­la lan­zó dos can­cio­nes si­mul­tá­nea­men­te, Ha­va­na, jun­to al ra­pe­ro Young Thug; y OMG, de nue­vo con Qua­vo. Y, efec­ti­va­men­te, la pri­me­ra de es­tas, esa que aho­ra to­do el mun­do co­no­ce, fue la que la jo­ven eli­gió pa­ra pro­mo­cio­nar su dis­co.

El vi­deo­clip ya su­pera los 500 mi­llo­nes de vi­si­tas en You­tu­be, y el sen­ci­llo ha al­can­za­do el pri­mer pues­to de la Bill­board 100. Un éxi­to que no pa­só des­aper­ci­bi­do a sus ex­com­pa­ñe­ras de Fifth Har­mony, quie­nes, ya con­ver­ti­das en cuar­te­to, lan­za­ron una quin­ta si­lue­ta del es­ce­na­rio en for­ma de in­di­rec­ta du­ran­te la ga­la de MTV del pa­sa­do agos­to. “Des­de lue­go hi­rió mis sen­ti­mien­tos”, con­fe­só Ca­mi­la al New York Ti­mes, y de­jó cla­ra su pos­tu­ra: “No me gus­ta afe­rrar­me al pa­sa­do, es­pe­cial­men­te cuan­do se tra­ta de co­sas que, en mi opi­nión, son mez­qui­nas y sin im­por­tan­cia”.

El 5 de di­ciem­bre del 2017, anun­ció por fin que su dis­co sal­dría el 12 de enero del 2018. Ade­más, mien­tras que al prin­ci­pio es­te iba a te­ner co­mo título The Hur­ting. The Hea­ling. The Lo­ving, la can­tan­te in­for­mó que fi­nal­men­te se lla­ma­ría co­mo ella mis­ma: Ca­mi­la.

En la pu­bli­ca­ción de Ins­ta­gram con la que com­par­tió la por­ta­da lo ex­pli­có así: “De­ci­dí que se ti­tu­la­ría con mi nom­bre por­que sien­to que aquí es don­de fi­na­li­zo un epi­so­dio de mi vi­da, que em­pe­zó sien­do la his­to­ria de otra per­so­na y ter­mi­nó cuan­do en­con­tré el ca­mino de vuel­ta ha­cia mí mis­ma”.

Ca­mi­la se tra­ta del ál­bum de­but de la his­to­ria que al­can­za el número uno de las lis­tas de iTu­nes en 100 paí­ses, y el pri­me­ro (tam­bién co­mo ál­bum de­but) en tres años que en­ca­be­za la Bill­board 200.

Pe­ro en­tre tan­to triun­fo, ¿hay lu­gar pa­ra el amor? En enero, en el pro­gra­ma de ra­dio Ap­ple Beats, la can­tan­te di­jo lo si­guien­te: “En mu­chas oca­sio­nes, con las ce­le­bri­da­des exis­te una es­pe­cie de fa­cha­da que no son ca­pa­ces de de­rri­bar, co­mo si siem­pre es­tu­vie­ran ac­tuan­do”. “Yo no quie­ro enamo­rar­me de un nom­bre o que me gus­te al­guien so­lo por­que es co­no­ci­do”, ex­pli­có en­ton­ces.

Sin em­bar­go, ha­ce po­co se la re­la­cio­nó con Shawn Mendes al fil­trar­se en The Blast fo­to­gra­fías jun­tos en una piz­ze­ría. Pe­ro aho­ra, el me­dio E! News pu­bli­có que Ca­mi­la fue vis­ta en ac­ti­tud ro­mán­ti­ca con el ar­tis­ta bri­tá­ni­co Matt­hew Hus­sey en una pla­ya de México.

To­do es­to ha­ce re­cor­dar su res­pues­ta cuan­do el lo­cu­tor Za­ne Lo­we le pre­gun­tó en Ap­ple Beats si ha­bía al­guien es­pe­cial en su vi­da: “Tal vez”, di­jo.

Pe­ro, por el mo­men­to, el úni­co amor cla­ro es el que la ar­tis­ta pro­fe­sa por sus raí­ces y por la mú­si­ca, dos co­sas que ha fu­sio­na­do pa­ra des­pe­gar en so­li­ta­rio ha­cia lo más al­to de una tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal a la que pa­re­ce que le que­da to­da­vía mu­cho vue­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.