En ho­nor a Mar­duk

Revista D - - DE TODO UN POCO - Fuen­te: oracc.mu­seum.upenn.edu

En el ter­cer mi­le­nio An­tes de Nues­tra Era (ANE), Mar­duk era una dei­dad de ori­gen di­fu­so, pe­ro en el pri­mer mi­le­nio ANE fue una de las más im­por­tan­tes en Me­so­po­ta­mia.

Era el pri­mo­gé­ni­to de En­ki y el pa­dre de Na­bu, dios de la es­cri­tu­ra. Fue el pa­trón de la ciu­dad de Ba­bi­lo­nia, en la ac­tual Irak, don­de exis­tió una to­rre-tem­plo cons­trui­da pa­ra su cul­to, que se ex­ten­dió in­clu­si­ve al año 200 de nues­tra era. El edi­fi­cio ins­pi­ró el re­la­to bí­bli­co de la To­rre de Ba­bel.

Mar­duk es men­cio­na­do en el Có­di­go de Ham­mu­ra­bi, una es­te­la con 212 le­yes que di­cho rey re­ci­bió de los dio­ses. Reinó Ba­bi­lo­nia del 1810 al 1750 ANE y se de­cla­ró un sir­vien­te dia­rio del re­fe­ri­do dios. Du­ran­te su pe­río­do Mar­duk es­tu­vo as­tro­ló­gi­ca­men­te aso­cia­do al pla­ne­ta Jú­pi­ter. Su sím­bo­lo fue una he­rra­mien­ta trian­gu­lar usa­da en la agri­cul­tu­ra. Su fies­ta prin­ci­pal se lla­mó aki­tu y mar­ca­ba el año nue­vo.

Fo­to: en­kis­peaks.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.