EL CO­LOR DE LA PE­NI­TEN­CIA

La Cuaresma se vis­te de mo­ra­do por­que la Igle­sia Ca­tó­li­ca re­la­cio­na es­te tin­te con la ex­pia­ción.

Revista D - - PORTADA - Por Fran­cis­co Mauricio Mar­tí­nez

La Se­ma­na San­ta se ca­rac­te­ri­za por sus tra­di­cio­nes y cos­tum­bres. Las ca­lles se lle­nan de pro­ce­sio­nes acom­pa­ña­das por mi­les de de­vo­tos, mar­chas, in­cien­so y la ven­ta de pla­ti­llos de la gas­tro­no­mía na­cio­nal. Hay quie­nes de­ci­den ce­le­brar esos días de otra ma­ne­ra y via­jan a las pla­yas en com­pa­ñía de la fa­mi­lia o ami­gos pa­ra dis­fru­tar de las be­bi­das y los pro­duc­tos del mar. Sin em­bar­go ca­da quien eli­ge la ma­ne­ra de pa­sar el des­can­so.

De lo que ca­si na­die se es­ca­pa es del pla­cer de con­tem­plar la be­lle­za de las flo­res que anun­cian la Cuaresma, el ma­ti­lis­gua­te, el gua­chi­pi­lín, el na­za­reno y la gra­vi­lea pe­ro so­bre to­do el co­lor mo­ra­do de la ja­ca­ran­da, que inun­da al­gu­nas ca­lles de las ur­bes y ca­mi­nos del área ru­ral del país.

Los tin­tes lla­ma­ti­vos de es­tas plan­tas, así co­mo la fres­cu­ra de sus ho­jas, mur­mu­ran que la so­lem­ni­dad es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na y que, se­gún la tradición ca­tó­li­ca, du­ran­te 40 días ha­brá que re­fle­xio­nar, ha­cer pe­ni­ten­cia y efec­tuar una con­ver­sión es­pi­ri­tual. Es­ta fes­ti­vi­dad co­mien­za el Miér­co­les de Ce­ni­za y ter­mi­na el Do­min­go de Ra­mos. Su du­ra­ción se ba­sa en la sim­bo­lo­gía del número 40 bí­bli­co —40 días del Di­lu­vio, 40 años de la mar­cha del pue­blo ju­dío por el de­sier­to, 40 días de Moi­sés y Elías en la mon­ta­ña y los 40 días que Je­sús per­ma­ne­ció en el de­sier­to an­tes de su vi­da pública—.

Los co­lo­res li­túr­gi­cos ex­pre­san la vi­ven­cia de la Igle­sia o pue­blo de Dios, de ma­ne­ra que, cuan­do ob­ser­va­mos las ves­ti­du­ras del sa­cer­do­te y el or­na­to del tem­plo, po­de­mos ima­gi­nar cuál se­rá el ca­rác­ter de la con­sa­gra­ción, in­di­ca el fraile Nel­son Me­di­na.

CO­LO­RA­CIÓN

Aun­que la to­na­li­dad mo­ra­da es la que do­mi­na el am­bien­te, la Igle­sia Ca­tó­li­ca en sus ce­le­bra­cio­nes de la Se­ma­na San­ta —igual que en la Na­vi­dad— tam­bién uti­li­za el ro­jo (Do­min­go de Ra­mos y Vier­nes San­to) y el blan­co (Do­min­go de Re­su­rrec­ción) en los or­na­men­tos y el cor­ti­na­je, así co­mo en la ves­ti­men­ta de los clé­ri­gos, es­pe­cial­men­te la ca­su­lla.

De acuer­do con el Mi­sal Ro­mano, pu­bli­ca­do en 1969,

que re­gu­la el tono de las ves­ti­du­ras de la Igle­sia, el tin­te mo­ra­do re­pre­sen­ta la pre­pa­ra­ción es­pi­ri­tual y pe­ni­ten­cia du­ran­te la Cuaresma. Tam­bién se em­plea en la ad­mi­nis­tra­ción del sa­cra­men­to y en los su­fra­gios por los di­fun­tos. “In­di­ca la es­pe­ran­za, el an­sia de en­con­trar a Je­sús. Es el signo de la aus­te­ri­dad”, sub­ra­ya el sa­cer­do­te Fer­nan­do Di­vas­si.

“Es el co­lor que des­de la Edad Me­dia sig­ni­fi­ca con­tri­ción y la tradición fue traí­da por los es­pa­ño­les du­ran­te la Co­lo­nia” afir­ma el his­to­ria­dor Johann Melchor, quien ex­pli­ca que la flo­ra­ción de la ja­ca­ran­da y las de­más plan­tas en es­tas fe­chas es coin­ci­den­cia.

El Va­ti­cano de­ci­dió con­ser­var es­te co­lor co­mo aso­cia­ción de luto —por la cru­ci­fi­xión de Je­sús—, y re­cor­da­to­rio pa­ra en­fren­tar nues­tros pe­ca­dos y ayu­dar al pró­ji­mo pa­ra acer­car­nos más a Dios y a su reino, in­di­ca Me­di­na.

El cuar­to do­min­go de Cuaresma —Lae­ta­re—, rom­pe con es­ta lí­nea por­que se em­plea el ro­sa que ex­pre­sa una re­la­ja­ción del ri­gor pe­ni­ten­cial de es­tos días. “Se­ña­la una pau­sa en es­ta épo­ca y es sím­bo­lo de ale­gría, pe­ro efí­me­ra”, ex­pli­ca Di­vas­si.

El ro­jo re­pre­sen­ta la san­gre y la fuer­za del Es­pí­ri­tu San­to. Se re­fie­re a la vir­tud del amor de Dios. Es usado prin­ci­pal­men­te en la con­me­mo­ra­ción del Do­min­go de Ra­mos y Vier­nes San­to. “Sig­ni­fi­ca el don del Es­pí­ri­tu San­to que nos ha­ce ca­pa­ces de tes­ti­mo­niar la pro­pia fe, has­ta de­rra­mar la san­gre en el mar­ti­rio”, am­plia Di­vas­si.

El blan­co, que se dis­po­ne el Do­min­go de Re­su­rrec­ción, re­pre­sen­ta a Dios. La vi­da divina de gra­cia, de la luz, la ale­gría y la inocen­cia. Se usa du­ran­te la Pas­cua. Se em­plea tam­bién en las fies­tas y so­lem­ni­da­des de Je­su­cris­to no re­la­cio­na­das con la Pa­sión (Sa­gra­do Co­ra­zón de Je­sús, As­cen­sión, Cris­to Rey), en los fes­te­jos vin­cu­la­dos con la ins­ti­tu­ción o cul­to de la Eu­ca­ris­tía (Mi­sa de la Ce­na del Se­ñor, Cor­pus Ch­ris­ti), ci­ta el Mi­sal Ro­mano.

Los or­na­men­tos de fon­do do­ra­do y pla­tea­do pue­den sus­ti­tuir a los de cual­quier co­lor en oca­sio­nes de so­lem­ni­dad, ex­cep­to al mo­ra­do y el ne­gro, de acuer­do con lo que se­ña­la la Con­gre­ga­ción pa­ra el Cul­to Di­vino y la Dis­ci­pli­na de los Sa­cra­men­tos de la Igle­sia Ca­tó­li­ca. El do­ra­do nor­mal­men­te se usa en las ce­le­bra­cio­nes más im­por­tan­tes del año y en es­ta épo­ca du­ran­te la Vi­gi­lia del Do­min­go de Pas­cua.

PA­RA CUAL­QUIER MO­MEN­TO

El ver­de se pue­de em­plear en cual­quier día de la se­ma­na cuan­do no hay nin­gu­na fies­ta es­pe­cial. Re­pre­sen­ta el fru­to bueno que Dios es­pe­ra de no­so­tros y la vir­tud de la es­pe­ran­za, de la fres­cu­ra y la lo­za­nía del al­ma. “Ex­pre­sa la ju­ven­tud de la Igle­sia y el re­sur­gir de una vi­da nue­va”, re­sal­ta Di­vas­si.

Fo­to: Néstor Ga­li­cia

Fo­tos: He­me­ro­te­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.