EL NAR­CO DE ES­PA­ÑA

Jo­sé Pra­do for­ma par­te de una se­rie de gran­des se­ño­res ga­lle­gos de la co­caí­na aso­cia­dos con Co­lom­bia.

Revista D - - PORTADA - DPA, El País y Ate­na 3

Jo­sé Ramón Pra­do vuel­ve a es­tar tras las re­jas. Pe­ro na­die se atre­ve a aven­tu­rar si el nue­vo arres­to del nar­co de 62 años, mejor co­no­ci­do co­mo Si­to Mi­ñan­co, ce­rra­rá por fin la bio­gra­fía de pe­lí­cu­la que vie­ne es­cri­bien­do el his­tó­ri­co tra­fi­can­te es­pa­ñol.

Si­to Mi­ñan­co fi­nan­ció a dic­ta­do­res, se co­deó con ce­le­bri­da­des, pre­si­dió un equi­po de fut­bol y dis­tri­bu­yó la co­caí­na de to­da Eu­ro­pa du­ran­te tres dé­ca­das mon­tan­do un im­pe­rio que le va­lió com­pa­ra­cio­nes con el le­gen­da­rio Pa­blo Es­co­bar y que ins­pi­ró li­bros y se­ries pa­ra la pequeña pan­ta­lla.

ÉRA­SE UNA VEZ...

Su his­to­ria co­men­zó en la lo­ca­li­dad ga­lle­ga de Cambados, don­de na­ció en 1955, y años des­pués en­tró al cri­men or­ga­ni­za­do a tra­vés del con­tra­ban­do de

ta­ba­co: una sa­li­da de emer­gen­cia pa­ra mu­chos afec­ta­dos por los pro­ble­mas de la pes­ca y los ar­ma­do­res en Ga­li­cia.

En su pri­mer pa­so por la pri­sión, he­cho que su­ce­dió en 1983, pues fue arres­ta­do por con­tra­ban­do, se con­tac­tó con in­te­gran­tes del po­de­ro­so Car­tel de Me­de­llín de Es­co­bar, y al sa­lir dio el sal­to al trá­fi­co de dro­gas, más lu­cra­ti­vo que el de ta­ba­co. En po­cos años, Ga­li­cia se con­vir­tió en la puer­ta de la co­caí­na del Vie­jo Con­ti­nen­te.

Par­te de su ne­fas­to im­pe­rio fue mon­ta­do en Pa­na­má. Si­to Mi­ñan­co vi­vió en ese país con los lu­jos y ex­ce­sos pro­pios de un ca­po.

Co­no­ció a su se­gun­da mu­jer, Odalys Ri­ve­ra, so­bri­na de un mi­nis­tro del pre­si­den­te Manuel Antonio No­rie­ga. Mi­ñan­co tu­vo tam­bién es­tre­chas re­la­cio­nes con el dic­ta­dor.

“Pa­ra en­ton­ces, Cambados ya se ha­bía con­ver­ti­do en la ca­pi­tal del nar­co­trá­fi­co y (la is­la de) Aro­sa se ha­bía ga­na­do el so­bre­nom­bre de la Si­ci­lia ga­lle­ga”, re­cor­dó el dia­rio La voz de Ga­li­cia en es­tos días, tras la nue­va de­ten­ción del nar­co­tra­fi­can­te, que ocu­rrió exac­ta­men­te ha­ce un mes —4 de fe­bre­ro—.

Con su ri­que­za, en­tre tan­to, el tra­fi­can­te com­pró fa­ma en ca­sa. Pa­gó deu­das de ve­ci­nos y cos­teó de su bol­si­llo re­for­mas del pue­blo. Ad­qui­rió y re­flo­tó in­clu­so el club de fut­bol lo­cal, el Ju­ven­tud Cambados. El alcalde ter­mi­nó nom­brán­do­lo hi­jo pre­di­lec­to de la lo­ca­li­dad.

“A to­da cos­ta que­ría ga­nar­se el fa­vor de los ve­ci­nos así que fi­nan­cia­ba las fies­tas del pue­blo, en­tre otras co­sas”, es­cri­be el pe­rio­dis­ta Na­cho Ca­rre­te­ro en su li­bro Fa­ri­ña, en el que se ba­sa una nue­va se­rie so­bre Si­to Mi­ñan­co y su en­torno que es­tre­na­rá es­te año el ca­nal es­pa­ñol Antena 3.

MAL EJEM­PLO A SE­GUIR

“Mu­chos nar­cos ga­lle­gos in­ten­ta­ban imi­tar las fi­gu­ras de los ca­pos del ex­tran­je­ro, so­bre to­do a Pa­blo Es­co­bar”, se­ña­la Ca­rre­te­ro en su in­ves­ti­ga­ción. “Si­to fue el ejem­plo más cla­ro”.

La acu­mu­la­ción de po­der y la pru­den­cia le per­mi­tie­ron bur­lar a la Jus­ti­cia, que so­lo lo atra­pó de­bi­do a trai­cio­nes o tras­piés en gran­des car­ga­men­tos. En 1994 fue de­te­ni­do por in­tro­du­cir 2.5 to­ne­la­das de coca en Es­pa­ña y con­de­na­do a 20 años de pri­sión.

Des­pués de cum­plir sie­te años de pe­na, que­dó en li­ber­tad con­di­cio­nal, pe­ro vol­vió a ser cap­tu­ra por el trá­fi­co de cin­co to­ne­la­das de co­caí­na y con­de­na­do en el 2004 a otros 16 años de cár­cel co­mo líder de una tra­ma in­ter­na­cio­nal de nar­co­trá­fi­co.

En el 2011 fue tras­la­da­do a Al­ge­ci­ras, sur de Es­pa­ña, y lo­gró un ré­gi­men de se­mi­li­ber­tad que le per­mi­tía acu­dir so­lo a dor­mir a un cen­tro abier­to. Era un se­cre­to a vo­ces que se­guía con­tro­lan­do sus ne­go­cios y es­ta­ba ya pre­vis­to que vol­vie­ra a ser juz­ga­do es­te año por blan­queo.

Un in­ten­to fa­lli­do de in­gre­sar en Es­pa­ña cua­tro to­ne­la­das de coca mo­ti­vó el lu­nes 4 de fe­bre­ro su de­ten­ción jun­to con su hi­ja y ca­si 40 per­so­nas en una ma­cro­ope­ra­ción en la que tam­bién se in­ter­vi­nie­ron 300 mil eu­ros, em­bar­ca­cio­nes, au­tos de al­ta ga­ma y cuen­tas ban­ca­rias. Fue enviado a pri­sión in­con­di­cio­nal con 20 pre­sun­tos miem­bros de su red.

La nue­va de­ten­ción sor­pren­dió a po­cos. La pe­rio­dis­ta Eli­sa Lois, pre­mia­da por sus re­por­ta­jes so­bre el con­tra­ban­do en Ga­li­cia, co­rri­gió en un ar­tícu­lo del dia­rio El País a quie­nes afir­ma­ron que Si­to Mi­ñan­co ha­bía vuel­to al po­dio de la dro­ga: “Nun­ca lle­gó a ba­jar­se”, ex­pli­có. Que­da por ver aho­ra si su nue­va caí­da se­rá la de­fi­ni­ti­va.

Mi­ñan­co fue juz­ga­do el 27 de fe­bre­ro, dos días des­pués del cie­rre de es­ta edi­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.