CON­FI­DEN­CIAL

En el 2005 se des­cu­brie­ron mi­les de do­cu­men­tos de la ex­tin­ta Po­li­cia Na­cio­nal, los cua­les es­ta­ban aba­do­na­dos en la zo­na 6 ca­pi­ta­li­na. Hoy son par­te de un in­va­lua­ble archivo

Revista D - - PORTADA - Por Roberto Vi­lla­lo­bos Via­to

En un cuar­to en el que ape­nas en­tra la luz, con pa­re­des de­te­rio­ra­das y mue­bles des­tar­ta­la­dos, se es­cu­cha el rui­do metálico de las te­clas de una má­qui­na de es­cri­bir cuan­do pe­gan so­bre una car­tu­li­na pren­sa­da con­tra un ro­di­llo. En ese mo­men­to, un agen­te po­li­cia­co re­dac­ta un ofi­cio: “Se in­for­ma con re­la­ción al ca­teo en el Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio, en­con­trán­do­se pro­pa­gan­da co­mu­nis­ta y un so­bre con su nom­bre y di­rec­ción”, se lee.

Esas lí­neas es­tán en un kár­dex del De­par­ta­men­to Ju­di­cial de la ex­tin­ta Po­li­cía Na­cio­nal, fe­cha­do el 15 de oc­tu­bre de 1957, en el cual se co­mu­ni­ca­ba so­bre la vi­gi­lan­cia se­cre­ta que se ha­cía so­bre el re­co­no­ci­do abo­ga­do Manuel Co­lom Ar­gue­ta, quien, en 1955, for­mó par­te de un gru­po de ciu­da­da­nos que se opu­so al ple­bis­ci­to des­ti­na­do a re­afir­mar en la presidencia a Car­los Cas­ti­llo Ar­mas.

Co­lom Ar­gue­ta, tiem­po des­pués, fue di­ri­gen­te del par­ti­do Fren­te Uni­do de la Re­vo­lu­ción (FUR) y alcalde de la ca­pi­tal en­tre 1970 y 1974 por la Uni­dad Re­vo­lu­cio­na­ria De­mo­crá­ti­ca (URD).

Por eso, es­te líder opo­si­tor fue víc­ti­ma de aco­so po­lí­ti­co por 22 años, des­de 1957 has­ta su ase­si­na­to, en 1979.

“Tal per­se­cu­ción es com­pro­ba­ble al con­sul­tar do­cu­men­tos que es­tán al res­guar­do del Archivo His­tó­ri­co de la Po­li­cía Na­cio­nal (AHPN)”, in­di­ca su di­rec­tor, Gustavo Meo­ño Bren­ner.

El fon­do do­cu­men­tal, tan­to los per­te­ne­cien­tes a la ex­tin­ta Po­li­cía Na­cio­nal (PN) co­mo a la Po­li­cía Na­cio­nal Ci­vil (PNC), tie­ne más de 80 mi­llo­nes de fo­lios.

Fue­ron des­cu­bier­tos for­tui­ta­men­te en ju­lio del 2005 lue­go de que ve­ci­nos de la zo­na 6 ca­pi­ta­li­na de­nun­cia­ran que en el sec­tor ha­bía un pre­dio prác­ti­ca­men­te aban­do­na­do en el que se guar­da­ban ex­plo­si­vos, por lo que sen­tían te­mor de que su­ce­die­ra un ac­ci­den­te. Fue en­ton­ces que la Pro­cu­ra­du­ría de De­re­chos Hu­ma­nos (PDH) efec­tuó una di­li­gen­cia de ins­pec­ción y ha­lló gi­gan­tes­cas pi­las de pa­pe­les con in­for­mes de la PN y de la PNC. Ca­be acla­rar que el Es­ta­do siem­pre ha­bía ne­ga­do la exis­ten­cia de to­da esa do­cu­men­ta­ción.

De esa cuen­ta, la PDH so­li­ci­tó de for­ma le­gal que el de­pó­si­to que­da­ra in­mo­vi­li­za­do pa­ra re­cu­pe­rar, iden­ti­fi­car, cla­si­fi­car y di­gi­ta­li­zar to­dos los do­cu­men­tos, fo­to­gra­fías y otros ma­te­ria­les en­con­tra­dos. Hoy, en esas mis­mas ins­ta­la­cio­nes, se en­cuen­tran los ar­chi­vos his­tó­ri­cos de la PN y PNC —es­tos úl­ti­mos res­guar­dan los in­for­mes ge­ne­ra­dos des­de que se for­mó ese cuer­po de se­gu­ri­dad, des­pués de la fir­ma de la paz, has­ta la ac­tua­li­dad—.

EL DES­CU­BRI­MIEN­TO

“To­do es­ta­ba ti­ra­do, des­or­de­na­do y su­cio; mu­chos pa­pe­les es­ta­ban hu­me­de­ci­dos y, ade­más, pro­li­fe­ra­ban las pla­gas”, re­me­mo­ra Lui­sa Fer­nan­da Rivas, en­car­ga­da de Co­mu­ni­ca­ción y di­fu­sión del AHPN. “El tra­ba­jo de res­ca­te se lle­vó a ca­bo ca­si de in­me­dia­to”, agre­ga.

Pe­se a las li­mi­ta­cio­nes fi­nan­cie­ras, el edi­fi­cio —que en la dé­ca­da de 1980 iba a ser el Hos­pi­tal de la PN— se en­cuen­tra en me­jo­res con­di­cio­nes. En la en­tra­da, a un ex­tre­mo de un pe­que­ño sec­tor de­no­mi­na­do Pla­za de la Con­cor­dia, hay un mo­nu­men­to del ar­tis­ta Max Lei­va en el que se ob­ser­va una pa­red par­ti­da en dos, la cual re­pre­sen­ta a un país frac­tu­ra­do. “Nues­tro de­ber es vol­ver a jun­tar­la; es de­cir, unir­nos co­mo gua­te­mal­te­cos”, di­ce Rivas.

En el ex­tre­mo opues­to hay otra obra de ar­te en la que se ob­ser­va el “án­gel de la paz y de la con­cor­dia”, do­na­do por Jo­sé Pe­po To­le­do. “El 8 de mar­zo se inau­gu­ra­rá una ré­pli­ca del Mo­nu­men­to a la Paz”, anun­cia la co­mu­ni­ca­do­ra.

En la en­tra­da de las ins­ta­la­cio­nes hay un pe­que­ño mu­seo que mues­tra el pre­ca­rio es­ta­do en el que se en­con­tra­ron los do­cu­men­tos, los cua­les abar­can te­má­ti­cas tan am­plias que van des­de el con­flic­to ar­ma­do in­terno has­ta los ex­pe­ri­men­tos con en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual efec­tua­dos en Gua­te­ma­la con el pa­tro­ci­nio del go­bierno de Es­ta­dos Unidos en la dé­ca­da de 1940.

Sin em­bar­go, des­de su des­cu­bri­mien­to, el AHPN dio prio­ri­dad a la re­cu­pe­ra­ción, clasificación e in­ves­ti­ga­ción de to­dos los fo­lios com­pren­di­dos en­tre 1975 y 1985, pues aque­llos años fue­ron los más cruen­tos de la gue­rra en el país. “Hay in­di­ca­do­res te­rri­bles so­bre des­apa­ri­cio­nes for­za­das, eje­cu­cio­nes ex­tra­ju­di­cia­les, tor­tu­ras, vio­la­cio­nes se­xua­les con fi­nes re­pre­si­vos o sus­trac­ción de ni­ños”, re­fie­re Rivas.

Has­ta aho­ra hay 22 mi­llo­nes 300 mil do­cu­men­tos di­gi­ta­li­za­dos, los cua­les es­tán dis­po­ni­bles en lí­nea de for­ma gra­tui­ta, lo cual re­quie­re una iden­ti­fi­ca­ción y capacitarse pa­ra ope­rar el pro­gra­ma de cómpu­to.

EL TE­RROR

“Den­tro de la in­for­ma­ción se des­cu­brió que la PN re­dac­ta­ba fi­chas de con­trol cri­mi­nal, pe­ro tam­bién de se­gui­mien­to po­lí­ti­co y so­cial, tal co­mo lo de­mues­tran los ca­sos de Co­lom Ar­gue­ta u Oli­ve­rio Cas­ta­ñe­da, am­bos per­se­gui­dos por el Cuer­po de De­tec­ti­ves, el de­par­ta­men­to en­car­ga­do de lle­var a ca­bo el tra­ba­jo de in­te­li­gen­cia”, in­di­ca Meo­ño Bren­ner.

En re­la­ción con Cas­ta­ñe­da, un informe con­fi­den­cial del 4 de agos­to de 1978 lo til­da de “agi­ta­dor” por ha­ber par­ti­ci­pa­do en una ma­ni­fes­ta­ción de re­pu­dio por la muer­te de un sin­di­ca­lis­ta.

Ca­si tres me­ses des­pués (20 de oc­tu­bre), el san­car­lis­ta fue ase­si­na­do. Res­pec­to de ese he­cho, la PN man­tu­vo una co­mu­ni­ca­ción sin

Gustavo Meo­ño Bren­ner, di­rec­tor del AHPN.

re­mi­ten­te fe­cha­da el 7 de no­viem­bre de 1978 en la que se men­cio­na que el su­pues­to au­tor ma­te­rial fue el Chino Li­ma, ape­la­ti­vo con el que se co­no­cía al co­ro­nel de po­li­cía Juan Antonio Li­ma Ló­pez, quien apa­re­cía en una nó­mi­na de la Sec­ción de In­ves­ti­ga­cio­nes Es­pe­cia­les Co­man­do Seis, don­de era el se­gun­do al man­do des­pués de Pe­dro Gar­cía Arredondo, con­sig­na el li­bro Del Si­len­cio a la Me­mo­ria; re­ve­la­cio­nes del AHPN.

Otro ejem­plo de per­se­cu­ción es el ca­so del di­ri­gen­te es­tu­dian­til y sin­di­cal Éd­gar Fer­nan­do Gar­cía, quien se­gún la de­nun­cia pre­sen­ta­da por su ma­dre y es­po­sa, fue cap­tu­ra­do el 18 de fe­bre­ro de 1984 a eso de las 11 de la ma­ña­na a in­me­dia­cio­nes del mer­ca­do El Guar­da, zo­na 11.

Lue­go, en el AHPN se en­con­tró un do­cu­men­to don­de el jefe del cuar­to cuer­po de la PN pro­po­nía que se pre­mia­ra a cua­tro agen­tes que “de ma­ne­ra he­rói­ca y arries­gan­do sus vi­das”, pro­ce­die­ron a la cap­tu­ra de dos “de­lin­cuen­tes sub­ver­si­vos” en esa mis­ma fe­cha, ho­ra, y lu­gar, lo cual coin­ci­día per­fec­ta­men­te con la de­nun­cia de la fa­mi­lia de Gar­cía.

En el 2010, dos exa­gen­tes del cuar­to cuer­po de la PN fue­ron con­de­na­dos a 40 años de pri­sión por el de­li­to de des­apa­ri­ción

for­za­da. Por el mis­mo ca­so, Héc­tor Bol de la Cruz y Jor­ge Al­ber­to Gó­mez, ex­di­rec­tor y ex­je­fe del cuar­to cuer­po de esa ins­ti­tu­ción, res­pe­ti­va­men­te, fue­ron sen­ten­cia­dos con la mis­ma pe­na, en el 2013.

CON­TROL CIU­DA­DANO

La obra Del Si­len­cio a la Me­mo­ria; re­ve­la­cio­nes del AHPN in­di­ca que exis­tía otro se­gui­mien­to si­mi­lar de­no­mi­na­do Re­gis­tro Maes­tro de Fi­chas, el cual se im­ple­men­tó en­tre 1935 y 1986, tiem­po en el que se cal­cu­la que hu­bo al me­nos un mi­llón de per­so­nas re­gis­tra­das.

Asi­mis­mo, en el mar­co de la es­tra­te­gia de con­tra­in­sur­gen­cia, se cons­tru­yó una idea bá­si­ca so­bre las fuer­zas enemi­gas pa­ra así con­tro­lar y ac­tuar en con­tra de la po­bla­ción, de los lí­de­res y de or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas, so­cia­les, re­li­gio­sas o gue­rri­lle­ras.

Tam­bién re­sul­ta in­tere­san­te sa­ber que la PN ma­ne­ja­ba in­for­ma­ción so­bre la vi­da co­ti­dia­na, la cual plas­ma­ba en in­for­mes lla­ma­dos “no­ve­da­des co­mu­nes”, en los que se in­cluían ac­ci­den­tes, even­tos so­cia­les, cul­tu­ra­les, eco­nó­mi­cos, re­li­gio­sos y de­por­ti­vos. De esa cuen­ta, las fuer­zas de se­gu­ri­dad con­tro­la­ban los mo­vi­mien­tos de la po­bla­ción ca­li­fi­ca­da co­mo “sos­pe­cho­sa” o “pe-

li­gro­sa”, aun­que so­lo fue­sen ca­mi­nan­do por la vía pública. “... A eso de las 17.20 ho­ras sos­pe­cho­sa­men­te se en­con­tra­ba un in­di­vi­duo a in­me­dia­cio­nes del Par­que Cen­tral, por lo que pro­ce­die­ron a de­te­ner­lo pre­ven­ti­va­men­te; al iden­ti­fi­car­lo es­te res­pon­de al nom­bre de Fran­cis­co Sar Ba­rrios”.

En otro informe, es­te pro­ve­nien­te de San Marcos, in­di­ca­ba que ha­bía si­do de­te­ni­do Emi­lio Gon­zá­lez Muñoz “por en­con­trár­se­le sos­pe­cho­so y sin nin­gún do­cu­men­to de iden­ti­fi­ca­ción, por lo que de aquel lu­gar fue re­mi­ti­do a es­ta ciu­dad ca­pi­tal, pa­ra su in­ves­ti­ga­ción res­pec­ti­va” (sic).

RES­CA­TE Y TRANS­PA­REN­CIA

El archivo de la PNC, di­ri­gi­do por el ex­per­to en in­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal Fer­nan­do Rodríguez Klarck, se con­ser­va to­da la in­for­ma­ción pa­ra trans­pa­ren­tar la la­bor po­li­cial. “Aquí se guar­da to­do, des­de las de­nun­cias de los ciu­da­da­nos o pre­ven­cio­nes po­li­cia­les, has­ta las pa­pe­le­tas de ser­vi­cio dia­rio u ór­de­nes de cap­tu­ra”, ex­pli­ca.

“La im­por­tan­cia de es­tos ar­chi­vos es que así es po­si­ble res­ca­tar la me­mo­ria his­tó­ri­ca de nues­tro país, así co­mo de acer­car­nos a la ver­dad y a la jus­ti­cia”, ex­pre­sa Rivas.

Fo­to: Es­bin Gar­cía

Fo­tos: He­me­ro­te­ca PL y AHPN

Fo­tos: Es­bin Gar­cía, Car­los Her­nán­dez Ova­lle y He­me­ro­te­ca PL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.