EVO­LU­CIÓN

Las pri­me­ras ma­le­tas so­lían es­tar he­chas de ma­de­ra y piel de va­ca.

Revista D - - NEWS - Por Jo­sé Luis Es­co­bar Fo­tos: Pi­xa­bay

A nta­ño, cuan­do los via­jes se ha­cían en ca­rrua­jes, tre­nes o bar­cos, eran co­mu­nes los baú­les y co­fres fa­bri­ca­dos con ma­te­ria­les re­sis­ten­tes pe­ro pe­sa­dos. No era prác­ti­co pa­ra los tu­ris­tas so­li­ta­rios lle­var es­te ti­po de equi­pa­je. Por suer­te esa ma­ne­ra de des­pla­zar­se cam­bió cer­ca de la dé­ca­da de 1800, en los al­bo­res de la era de la in­dus­tria­li­za­ción.

PRE­CE­DEN­TES

El pa­sa­do nó­ma­da de los hu­ma­nos siem­pre exi­gió ob­je­tos en los cua­les lle­var lo in­dis­pen­sa­ble. Una for­ma pri­mi­ti­va de equi­pa­je fue­ron los bul­tos fa­bri­ca­dos con pie­les, a es­tos si­guie­ron los re­ci­pien­tes de fi­bras ve­ge­ta­les. De­bían ser ro­bus­tos y du­ra­de­ros pa­ra so­por­tar lar­gos re­co­rri­dos por ca­mi­nos rús­ti­cos y la ex­po­si­ción a las in­cle­men­cias del tiem­po.

Es inima­gi­na­ble re­pa­sar la His­to­ria sin re­pa­rar en los pe­sa­dos con­te­ne­do­res de es­te ti­po que trans­por­ta­ron des­de ar­mas o ali­men­tos, has­ta en­se­res per­so­na­les. Gue­rre­ros, ex­pe­di­cio­na­rios, con­quis­ta­do­res, re­li­gio­sos y mu­chos ti­pos más de tro­ta­mun­dos siem­pre re­qui­rie­ron dón­de lle­var lo que con­si­de­ran in­dis­pen­sa­ble pa­ra sus tra­ve­sías.

En 1596 el dic­cio­na­rio in­glés de Ox­ford in­cor­po­ró la pa­la­bra equi­pa­je, ex­pli­can­do que era un bul­to pe­sa­do y que de­man­da­ba ser arras­tra­do (lug, en in­glés, es arras­trar), es por ello que en ese idio­ma lug­ga­ge se usa co­mo si­nó­ni­mo de ma­le­tas.

RUE­DAS

En el si­glo XIX esos bul­tos ad­quie­ren el con­cep­to que en la ac­tua­li­dad se tie­ne del equi­pa­je. A la par de los baú­les de ma­de­ra sur­gie­ron ver­sio­nes por­tá­ti­les de cue­ro y de for­ma rec­tan­gu­lar o cir­cu­lar que en la par­te su­pe­rior te­nían un asa que po­si­bi­li­ta­ba su trans­por­te. Por ca­si si­glo y me­dio ese es­ti­lo per­ma­ne­ció sin al­te­ra­ción. Pe­ro cam­bió en 1970, cuan­do el es­ta­dou­ni­den­se Ber­nard Sa­dow in­cor­po­ró rue­das y una ti­ra de cue­ro pa­ra ha­lar su ma­le­ta. Tu­vo la idea du­ran­te unas va­ca­cio­nes, en Cos­ta Ri­ca. En la adua­na vio a los tra­ba­ja­do­res usar una pla­ta­for­ma ro­dan­te pa­ra ayu­dar­se a lle­var las ma­le­tas. Dos años des­pués pa­ten­tó su di­se­ño. Al co­mien­zo na­die cre­yó en su apor­te, has­ta que fi­nal­men­te una tien­da por de­par­ta­men­tos le dio la opor­tu­ni­dad que es­pe­ra­ba. De es­ta ma­ne­ra su in­ven­to lle­gó a las ma­sas. Pe­ro no era del to­do fun­cio­nal, pues la po­si­ción era ho­ri­zon­tal y eso di­fi­cul­ta­ba ma­nio­brar­la, rom­pién­do­se el cor­del o que­brán­do­se las rue­das.

ME­JO­RA

En 1987, Bob Plath, un pi­lo­to de North­west Air­li­nes, me­jo­ró la pro­pues­ta de Sa­dow al agre­gar un asa ex­ten­si­ble. Es­ta idea tu­vo una acep­ta­ción mu­cho más rá­pi­da. Plath pri­me­ro la dio a co­no­cer en­tre sus co­le­gas pe­ro los pa­sa­je­ros, al ver lo con­ven­cio­nal que re­sul­ta­ba ese ti­po de ma­le­ta, co­men­za­ron a ha­cer­le pe­di­dos. An­te ello, el pi­lo­to pa­ten­tó su di­se­ño que te­nía otra no­ve­dad: se po­día lle­var de for­ma ver­ti­cal. ¿Has­ta cuán­do per­ma­ne­ce­rá? La si­guien­te re­vo­lu­ción po­dría ser la ma­le­ta au­tó­no­ma, que pue­de ser con­tro­la­da por me­dio de una apli­ca­ción pa­ra se­guir a su due­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.