CUL­TU­RA

Ser­gio Va­lle co­men­zó su vi­da ar­tís­ti­ca con el piano. Hoy tam­bién in­ter­pre­ta ma­rim­ba.

Revista D - - NEWS - Tex­to y fo­tos Jo­sé Luis Es­co­bar

La ma­ne­ra en la que Ser­gio Va­lle in­cur­sio­nó en la mú­si­ca fue pe­cu­liar. “Du­ran­te las va­ca­cio­nes de sex­to pri­ma­ria se en­tra­ron unos la­dro­nes a la ca­sa y en­tre las co­sas que se lle­va­ron es­ta­ban la te­le­vi­sión y mi con­so­la de vi­deo­jue­gos”, re­cuer­da Va­lle (Gua­te­ma­la, 1992), quien con­fie­sa que pa­sa­ba mu­chas ho­ras fren­te al Nin­ten­do.

Des­pués del ro­bo tu­vo que ha­llar otras ac­ti­vi­da­des pa­ra en­tre­te­ner­se: “Vi unos VHS que los de­lin­cuen­tes no to­ma­ron y pre­gun­té a mis pa­dres si con­ser­va­ban un re­pro­duc­tor pa­ra es­te ti­po de ca­se­tes”.

Sus pa­pás te­nían uno y lo co­nec­ta­ron a otro te­le­vi­sor. Uno de los vi­deos era una lec­ción de piano. Va­lle re­cor­dó que su her­mano ma­yor al­gu­na vez ha­bía to­ma­do cursos de mú­si­ca y bus­có el te­cla­do que ha­bía uti­li­za­do. El ins­tru­men­to es­ta­ba en bue­nas con­di­cio­nes y em­pe­zó a apren­der los acor­des del ma­te­rial au­dio­vi­sual.

Mo­ti­va­do con lo que sa­bía se pre­sen­tó a exá­me­nes en el Con­ser­va­to­rio Na­cio­nal de Mú­si­ca, pe­ro no ga­nó la prue­ba de ad­mi­sión, por lo que bus­có una aca­de­mia. Lue­go de vi­si­tar al­gu­nos si­tios per­ma­ne­ció en uno has­ta que el ins­truc­tor le re­co­men­dó que pa­ra desa­rro­llar más su ta­len­to de­bía bus­car otro lu­gar.

Du­ran­te el año es­co­lar co­rres­pon­dien­te a pri­me­ro bá­si­co, Va­lle, ade­más de los cursos pri­va­dos, co­men­zó a in­vo­lu­crar­se mu­si­cal­men­te en las ac­ti­vi­da­des de su cen­tro de es­tu­dios, así co­mo en las de un co­ro religioso y se in­te­gró al gru­po de ma­rim­ba de su co­le­gio.

Con es­ta es­cue­la to­mó de nue­vo el exa­men de ad­mi­sión en el Con­ser­va­to­rio; lo ga­nó y con­si­guió, ade­más, acor­tar el tiem­po de for­ma­ción. La mú­si­ca se ha­bía con­ver­ti­do en su nue­vo in­te­rés y, al ter­mi­nar el ci­clo di­ver­si­fi­ca­do, de­ci­dió es­tu­diar una li­cen­cia­tu­ra en esa es­pe­cia­li­dad, por lo que se ins­cri­bió en el 2012 en la Es­cue­la Su­pe­rior de Ar­tes de la Uni­ver­si­dad de San Car­los de Gua­te­ma­la, de la cual egre­só en el 2016. La pia­nis­ta Ju­lia So­la­res (1942-2017), quien fun­dó la aca­de­mia Stu­dium, fue una de sus do­cen­tes.

MÚ­SI­CA DE CÁ­MA­RA

De­bi­do a la ver­sa­ti­li­dad del piano co­mo ins­tru­men­to de acom­pa­ña­mien­to, Va­lle desa­rro­lló afi­ni­dad por los gru­pos con po­cos in­te­gran­tes, con los que sue­le par­ti­ci­par a me­nu­do, tam­bién acom­pa­ña con fre­cuen­cia a can­tan­tes lí­ri­cos.

“Me gus­ta mu­cho el for­ma­to de la mú­si­ca de cá­ma­ra. El piano se adap­ta a con­cier­tos con che­lo, cla­ri­ne­te, flau­ta, mú­si­ca co­ral y ópe­ra, en­tre otras op­cio­nes”, di­ce. Por ello es cons­tan­te que sea in­vi­ta­do por so­lis­tas, due­tos, tríos, cuar­te­tos o quin­te­tos.

Ka­rin Ra­de­mann, Pe­dro Pa­blo So­lis, Ju­lia Pi­men­tel y Da­niel Ba­rre­ra son al­gu­nos can­tan­tes de ópe­ra con quie­nes ha tra­ba­ja­do úl­ti­ma­men­te. Se pre­sen­tó en el an­te­rior Fes­ti­val del Cen­tro His­tó­ri­co con los alum­nos de Ra­de­mann y, ha­ce po­co, una flau­tis­ta ex­tran­je­ra in­vi­ta­da por la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca Na­cio­nal (OSN) pre­ci­sa­ba de un pia­nis­ta pa­ra pie­zas que exi­gían cier­ta di­fi­cul­tad de in­ter­pre­ta­ción y Va­lle fue quien fi­nal­men­te la acom­pa­ñó la no­che del re­ci­tal, en una pie­za del com­po­si­tor es­ta­dou­ni­den­se Char­les Grif-

fes (1884–1920). Co­mo ese ha ha­bi­do otros ca­sos si­mi­la­res, en los cua­les los co­le­gas con quie­nes ha com­par­ti­do es­ce­na­rio lo re­co­mien­dan o es­pe­cí­fi­ca­men­te le so­li­ci­tan su par­ti­ci­pa­ción.

Otro ejem­plo fue la vez que en una tem­po­ra­da de la OSN to­có jun­to con Iu­nuhe de Gan­da­rias (vio­la) una obra de Joa­quín Ore­lla­na. O la oca­sión que acom­pa­ñó al cla­ri­ne­tis­ta Ser­gio Re­yes en una de las tem­po­ra­das del Ba­llet Na­cio­nal.

MA­RIM­BA

Al pia­nis­ta tam­bién le in­tere­sa el ins­tru­men­to na­cio­nal. For­mó par­te de la Ma­rim­ba de la Es­cue­la Su­pe­rior de Ar­tes y aho­ra es­tá en la Ma­rim­ba Na­cio­nal de Con­cier­to.

Tam­bién es fun­da­dor de la Ma­rim­ba Con­tem­po­rá­nea de Gua­te­ma­la, “que bus­ca lle­var el ins­tru­men­to a nue­vos pú­bli­cos, in­ter­pre­tán­do­lo con re­per­to­rios po­co usua­les. En ese sen­ti­do he­mos he­cho con­cier­tos de heavy me­tal, de te­mas de pe­lí­cu­las e in­ter­ac­tua­dos con pro­yec­tos

vi­sua­les y de dan­za con­tem­po­rá­nea”, ex­pli­ca.

Re­so­nar de dos mun­dos es un tra­ba­jo de la Ma­rim­ba Con­tem­po­rá­nea con com­po­si­cio­nes ori­gi­na­les a par­tir de tex­tos de Mi­guel Án­gel As­tu­rias. Del ma­te­rial hay un dis­co de 13 te­mas que fue lan­za­do el año pa­sa­do. Cua­tro son au­to­ría de Va­lle.

Re­so­nar de dos mun­dos re­quie­re de cua­tro ma­rim­bas, un che­lo, cla­ri­ne­te y per­cu­sio­nes.

La ma­rim­ba fue tam­bién el eje de la in­ves­ti­ga­ción que desa­rro­lló en el mu­ni­ci­pio de Chua­rran­cho, pa­ra su Ejer­ci­cio Pro­fe­sio­nal Su­per­vi­sa­do, en el cual res­ca­tó y do­cu­men­tó 13 so­nes, crean­do par­ti­tu­ras de tres pie­zas y un dis­co.

ARREGLISTA Y DO­CEN­TE

Otra fa­ce­ta del mú­si­co tie­ne que ver con las pe­ti­cio­nes de lle­var can­cio­nes al piano, por ejem­plo, las de al­gún can­tan­te de mo­da que piden en bodas o en obras o mu­si­ca­les in­fan­ti­les. Va­lle con­si­de­ra que ha he­cho al­re­de­dor de 200 arre­glos y que la mi­tad co­rres­pon­de al ma­te­rial que pro­du­jo cuan­do par­ti­ci­pa­ba ac­ti­va­men­te en un co­ro de la pa­rro­quia San Juan Bos­co (san­tua­rio Ma­ría Au­xi­lia­do­ra). Las de­más es­tán re­par­ti­das en­tre la Ma­rim­ba Con­tem­po­rá­nea de Gua­te­ma­la y los gru­pos de mú­si­ca de cá­ma­ra.

Va­lle im­par­te cla­ses en un pro­yec­to de la Unión Eu­ro­pea, que se lle­va a ca­bo jun­to con la mu­ni­ci­pa­li­dad de San­ta Ca­ta­ri­na Pi­nu­la en la al­dea El Pa­jón con ni­ños y jó­ve­nes, a quie­nes, des­pués de un año de for­ma­ción teó­ri­ca, se les ins­tru­ye en la in­ter­pre­ta­ción de ins­tru­men­tos mu­si­ca­les.

PRO­YEC­TO

Jun­to a Ga­brie­la Cu­mez, su no­via, tra­ba­ja en la te­sis y es­tán do­cu­men­tan­do el tra­ba­jo de Basilio Buch, un ta­len­to­so, pe­ro po­co co­no­ci­do ma­rim­bis­ta de So­lo­lá. Am­bos res­ca­ta­rán la obra de Buch que es­tá dis­per­sa. Esperan pro­du­cir un CD y es­cri­bir las par­ti­tu­ras de va­rias de sus pie­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.