FUE­RA DE SE­RIE

Ex­pe­rien­cias inol­vi­da­bles en ho­te­les con ha­bi­ta­cio­nes po­co con­ven­cio­na­les.

Revista D - - NEWS -

Ala ho­ra de pla­near un via­je, la elec­ción del ho­tel sue­le ser una ta­rea a la que se le de­di­ca me­nos aten­ción y sue­le li­mi­tar­se a con­se­guir un lu­gar de des­can­so, pe­ro el alo­ja­mien­to tam­bién pue­de ser una par­te apa­sio­nan­te que ofre­ce­rá un plus en las va­ca­cio­nes. Mu­chos es­ta­ble­ci­mien­tos dis­tri­bui­dos por Amé­ri­ca han si­do ca­li­fi­ca­dos co­mo “ho­te­les muy cu­rio­sos en los que vi­ven ex­pe­rien­cias úni­cas”.

SKY­LOD­GE AD­VEN­TU­RE SUI­TES (URUBAMBA, PE­RÚ)

En es­te ho­tel tres cáp­su­las trans­pa­ren­tes cuel­gan de la cima de una mon­ta­ña y ofre­cen unas vis­tas es­pec­ta­cu­la­res del sa­gra­do Va­lle de Urubamba (Cus­co). Des­de es­te lu­gar se pue­den apre­ciar las noches ador­na­das por la Vía Lác­tea, un si­tio ideal pa­ra los afi­cio­na­dos a las emo­cio­nes fuer­tes.

Ca­da cáp­su­la, fa­bri­ca­da en alu­mi­nio ae­ro­es­pa­cial y po­li­car­bo­na­to de al­ta re­sis­ten­cia, tie­ne cua­tro ca­mas, un co­me­dor y un ba­ño pri­va­do. Se ac­ce­de a es­ta a tra­vés de una es­co­ti­lla en su par­te su­pe­rior, uti­li­zan­do un ar­nés.

Lle­gar has­ta cual­quie­ra de sus tres sui­tes (Lu­na, Sil­ves y Mi­ran­da), que for­man par­te del gru­po Na­tu­ra Vi­ve, re­quie­re es­ca­lar por una vía fe­rra­ta, ca­mi­nar por un re­cón­di­to sen­de­ro, pa­sar por un puen­te col­gan­te o uti­li­zar una ti­ro­li­na (zip-li­ne), se­gún el re­co­rri­do que se eli­ja.

DOG BARK PARK INN (IDAHO, ES­TA­DOS UNI­DOS)

La ma­yo­ría de las per­so­nas han vis­to una ca­sa de pe­rro y mu­chas tie­nen una en su jar­dín, pe­ro muy po­cas han es­ta­do den­tro de una, a me­nos que se ha­yan alo­ja­do en el Dog Bark Park Inn, un hos­pe­da­je con la for­ma de un gi­gan­tes­co y sim­pá­ti­co pe­rro de la ra­za bea­gle y con dos pi­sos (cuer­po y ca­be­za) en su in­te­rior.

En es­te pe­cu­liar lu­gar, lla­ma­do ca­ri­ño­sa­men­te Sweet Willy, los hués­pe­des pue­den dis­fru­tar de una lin­da ha­bi­ta­ción ti­po loft ubi­ca­da en la ca­be­za del bea­gle más gran­de del mun­do, con un en­can­ta­dor rin­cón en su ho­ci­co des­de don­de se pue­den ad­mi­rar los 26 pe­rros ta­lla­dos en el ca­be­ce­ro de la “ca­ma de la rei­na”; o en­con­trar en su al­moha­da unas de­li­cio­sas ga­lle­tas con for­ma… de can.

FREE SPI­RIT SP­HE­RES (VANCOUVER, CA­NA­DÁ)

Alo­jar­se en el ho­tel Free Spi­rit Sp­he­res, es­ti­lo ca­sa del ár­bol si­tua­do en un bos­que tro­pi­cal cos­te­ro de Qua­li­cum Beach, es una ex­pe­rien­cia má­gi­ca y re­la­jan­te, se­gún cuen­tan quie­nes han es­ta­do allí.

Es­te es­ta­ble­ci­mien­to cons­ta de tres gran­des glo­bos de ma­de­ra con for­ma de nuez suspendidos me­dian­te ro­bus­tas cuer­das so­bre el sue­lo fo­res­tal, y cons­trui­dos ar­te­sa­nal­men­te por los due­ños del ho­tel “pa­ra in­te­grar­se de for­ma ar­mó­ni­ca con la na­tu­ra­le­za”, a los que se ac­ce­de a tra­vés de un ca­mino enmarcado por exu­be­ran­tes ár­bo­les.

Una vez den­tro de uno de es­tos re­cin­tos es­fé­ri­cos, de­no­mi­na­dos Eryn, Me­lody y Lu­na, el vi­si­tan­te se sien­te li­te­ral­men­te co­mo si es­tu­vie­ra en­tre las ra­mas, las cua­les pue­de ver a tra­vés de sus gran­des ven­ta­nas cir­cu­la­res de ti­po “ojo de buey”.

THE AU­RO­RA EX­PRESS (ALASKA, ES­TA­DOS UNI­DOS)

El Au­ro­ra Ex­press es­tá cons­trui­do con va­go­nes re­no­va­dos del fe­rro­ca­rril de Alaska y es un ho­tel bed and break­fast (ca­ma y de­sa­yuno) si­tua­do en me­dio de im­po­nen­tes pi­ceas —ár­bol en­tre 20 y 60 me­tros de al­tu­ra— en una co­li­na con vis­tas pa­no­rá­mi­cas al va­lle de Ta­na­na, la ca­de­na mon­ta­ño­sa Alaska Moun­tain Ran­ge y a la ciu­dad de Fair­banks (Alaska, Es­ta­dos Uni­dos).

Los va­go­nes que son nom­bra­dos co­mo Na­tio­nal Do­main, Gol­den Ne­llie, Na­tio­nal Em­blem y Ar­le­ne, han si­do re­con­ver­ti­dos en ele­gan­tes sui­tes in­di­vi­dua­les de­co­ra­das pa­ra adap­tar­se a una épo­ca di­fe­ren­te en la his­to­ria del fe­rro­ca­rril de Alaska.

Su úl­ti­ma in­cor­po­ra­ción ha si­do The Di­ner Car, un va­gón-co­me­dor de ca­si 26 me­tros de lar­go, con asien­tos pa­ra 24 per­so­nas, una zo­na de des­can­so se­pa­ra­da con te­lé­fono y te­le­vi­sión y un te­cho ar­quea­do de tres me­tros de al­to, ador­na­do con un mu­ral de un águi­la vo­lan­do en la au­ro­ra bo­real.

HUILO-HUILO MON­TA­ÑA MÁ­GI­CA (NELTUME, CHI­LE)

“Ir­guién­do­se en­tre la Cor­di­lle­ra de los An­des aus­tra­les na­ce el Mon­ta­ña Má­gi­ca, vol­cán des­de cu­ya cima ser­pen­tea una cas­ca­da que nos re­cuer­da la ma­jes­tuo­si­dad de la na­tu­ra­le­za. Ven­ga a vi­vir con no­so­tros la opor­tu­ni­dad de ser par­te de un ver­da­de­ro cuen­to de ha­das, en es­te lu­gar en­can­ta­dor en­cla­va­do en me­dio del bos­que na­ti­vo”.

Así in­vi­ta es­te es­ta­ble­ci­mien­to a alo­jar­se en sus sin­gu­la­res ha­bi­ta­cio­nes de ma­de­ra, dis­tri­bui­das en un edi­fi­cio con for­ma de cono vol­cá­ni­co re­ves­ti­do de mus­go y ve­ge­ta­ción, si­tua­do en la Re­ser­va Bio­ló­gi­ca Huilo Huilo, en ple­na sel­va Pa­ta­gó­ni­ca, en un en­torno de cris­ta­li­nos ríos y lagos y ma­jes­tuo­sas mon­ta­ñas y vol­ca­nes de enor­me be­lle­za na­tu­ral.

Es­te cu­rio­so “vol­cán ha­bi­ta­ble” y con ven­ta­nas, por cu­yas la­de­ras cae agua fres­ca en lu­gar de la­va in­can­des­cen­te, abre las puer­tas de la ima­gi­na­ción a un mun­do má­gi­co, don­de po­cos se sor­pren­de­rían de cru­zar­se con al­gún ha­da o un duen­de.

En la Re­ser­va Bio­ló­gi­ca Huilo Huilo hay otros ho­te­les tam­bién con una ar­qui­tec­tu­ra muy lla­ma­ti­va e ins­pi­ra­dos en la vi­da ve­ge­tal de los bos­ques del sur, co­mo el Reino Fun­gi y el Not­ho­fa­gus, cons­trui­dos con ma­te­ria­les no­bles.

TREEHOUSE LOD­GE (LORETO, PE­RÚ)

Hay po­cas ma­ne­ras de es­tar tan en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za co­mo al alo­jar­se en una ca­ba­ña si­tua­da en el do­sel su­pe­rior de ár­bol y cons­trui­da a va­rios me­tros de al­tu­ra en el Ama­zo­nas, vien­do la sel­va des­de una pers­pec­ti­va nue­va, ob­ser­van­do mo­nos y pá­ja­ros a la al­tu­ra de los ojos y des­per­tán­do­se to­das las ma­ña­nas ro­dea­do de un sa­fa­ri de vi­da ani­mal.

Eso es lo que pue­de dis­fru­tar el vi­si­tan­te del Treehouse Lod­ge, en San Juan Bau­tis­ta Iqui­tos, en la Ama­zo­nía pe­rua­na, cer­ca de la Re­ser­va Na­cio­nal Pa­ca­ya-Sa­mi­ria.

Ca­da uno de las 11 ca­sas de ár­bol de es­te com­ple­jo son bun­ga­lows per­so­na­les de lu­jo con to­das las co­mo­di­da­des di­se­ña­dos de for­ma di­fe­ren­te se­gún la es­truc­tu­ra del ár­bol en el que se asien­tan, es­tán co­nec­ta­das por pasarelas de ma­de­ra, es­ca­lo­nes y puen­tes, y ofre­cen a los hués­pe­des una ex­pe­rien­cia aven­tu­re­ra muy por en­ci­ma del sue­lo de la jun­gla.

Sky­lod­ge Ad­ven­tu­re Sui­tes no es ap­to pa­ra aque­llos con vér­ti­go.

Huilo Huilo Mon­ta­ña Má­gi­ca (Neltume, Chi­le) Treehouse Lod­ge (Loreto, Pe­rú)

The Au­ro­ra Ex­press (Alaska, Es­ta­dos Uni­dos)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.