Áci­da pe­ro ju­go­sa

Revista D - - DE TODO UN POCO - Fuen­tes: La co­ci­na po­pu­lar gua­te­mal­te­ca: mi­tos, he­chos y anéc­do­tas, de Luis Vi­llar An­leu

La ace­ro­la Mal­pig­hia gla­bra var.gua­te­ma­len­sis, la va­rie­dad lo­cal, pues hay va­rias, fue des­cri­ta en 1899 a par­tir de unos de ejem­pla­res de Es­cuintla.

Cre­ce en los bos­ques se­cos, bos­ques hú­me­dos, muy hú­me­dos a nu­bo­sos, en ele­va­cio­nes de 0– mil 600 me­tros, des­de el sur de Es­ta­dos Uni­dos has­ta el nor­te de Su­da­mé­ri­ca.

Sus ar­bus­tos flo­re­cen du­ran­te to­do el año. Sus fru­tos, pe­que­ños, ca­si de un cen­tí­me­tro de diá­me­tro, muy pa­re­ci­dos a los nan­ces, de los cua­les son pa­rien­tes, son de co­lor ro­jo, po­co car­no­sos, pe­ro muy ju­go­sos y áci­dos. Ade­más de sus ex­ce­len­tes pro­pie­da­des ali­men­ta­rias, pues es ri­ca en fla­vo­noi­des, vi­ta­mi­nas A, B y C, de la cual tie­ne unas 30 ve­ces más que una na­ran­ja, tam­bién son fuen­te de mi­ne­ra­les co­mo el fós­fo­ro, el hie­rro, el po­ta­sio, el mag­ne­sio y el cal­cio. Es vi­go­ri­zan­tes con­tra la fa­ti­ga, ago­ta­mien­to ner­vio­so y el es­trés.

Tam­bién se la uti­li­za pa­ra tras­tor­nos anémi­cos, pro­ble­mas he­pá­ti­cos, reu­ma­tis­mos y ayu­da a con­tro­lar los ni­ve­les de co­les­te­rol ele­va­do.

Su con­te­ni­do de po­ta­sio re­gu­la la pre­sión de san­gre y el rit­mo del co­ra­zón. Es­to se su­ma a la for­ti­fi­ca­ción de las ve­nas y la ma­yor elas­ti­ci­dad de las ar­te­rias y ha­ce a la ace­ro­la un pro­duc­to al­ta­men­te re­co­men­da­do pa­ra prevenir po­si­bles pro­ble­mas al co­ra­zón.

Fo­to: Pi­xa­bay

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.