Eddy Gon­zá­lez

La ge­né­ti­ca atra­vie­sa to­das las áreas de la me­di­ci­na. El cien­tí­fi­co gua­te­mal­te­co es uno de los po­cos ge­ne­tis­tas cer­ti­fi­ca­dos en el mun­do.

Revista D - - FRENTE - Tex­to y fo­to Jo­sé Luis Es­co­bar

El doc­tor Eddy Gon­zá­lez (Gua­te­ma­la, 1982) cre­ció en La Re­for­mi­ta, “un ba­rrio bra­vo, pe­ro muy ami­ga­ble pa­ra la ni­ñez de mu­chos de mi ge­ne­ra­ción”, in­di­ca.

Su in­fan­cia es­tu­vo lle­na de cin­cos, ca­pi­ru­chos y trom­pos. “No ha­bía pro­fe­sio­na­les al­re­de­dor, to­dos eran obreros. Por ello mis pa­dres in­sis­tie­ron en que la úni­ca sa­li­da pa­ra cam­biar esa reali­dad era la edu­ca­ción”, se­ña­la.

De 25 ami­gos de jue­go que tu­vo, Gon­zá­lez y un in­ge­nie­ro son los úni­cos que se pro­fe­sio­na­li­za­ron.

Cuan­do com­ple­tó su for­ma­ción de di­ver­si­fi­ca­do, por ca­si mes y me­dio, con sus pa­pás dis­cu­tie­ron las op­cio­nes que te­nía pa­ra la vi­da. “Des­de los ocho años ju­ga­ba en las li­gas menores de un equi­po de fut­bol y te­nía la po­si­bi­li­dad de en­trar a las ma­yo­res. Tam­bién, des­de ni­ño prac­ti­qué ka­ra­te; era cin­ta ne­gra y pro­fe­sor en un gim­na­sio. Un pa­rien­te era mi­li­tar e ins­cri­bir­me en una ins­ti­tu­ción cas­tren­se era otra al­ter­na­ti­va. La cuar­ta op­ción era in­gre­sar a la uni­ver­si­dad pa­ra se­guir Me­di­ci­na”.

Con 18 años, Gon­zá­lez so­pe­só que la úl­ti­ma, si bien no era la que de in­me­dia­to le da­ría los re­sul­ta­dos desea­dos, era la que más con­ve­nía. “Hu­bo un in­ci­den­te que fue de­ter­mi­nan­te pa­ra to­mar mi de­ci­sión y fue la vi­si­ta ex­tra­cu­rri­cu­lar que uno de mis maes­tros de se­gun­do bá­si­co or­ga­ni­zó pa­ra co­no­cer có­mo era el pro­ce­so de una ne­crop­sia. La ex­pe­rien­cia me mar­có, fue im­pac­tan­te la ex­pli­ca­ción que re­ci­bí de có­mo fun­cio­nan los ór­ga­nos vi­ta­les. Mi en­cuen­tro con la Me­di­ci­na fue amor a pri­me­ra vis­ta”, re­cuer­da Gon­zá­lez, uno los es­ca­sos 450 ge­ne­tis­tas pro­fe­sio­na­les en el mun­do. “Mi par más pró­xi­mo es­tá en Co­sa Ri­ca”, di­ce el mé­di­co, egre­sa­do de la Uni­ver­si­dad de San Car­los de Gua­te­ma­la y es­pe­cia­li­za­do en ge­né­ti­ca en Es­pa­ña; tie­ne un más­ter y un doc­to­ra­do en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na. Es je­fe de Ge­né­ti­ca en el Hos­pi­tal Roo­se­velt y es­tá al fren­te de Ge­nó­mi­ca, un cen­tro de diag­nós­ti­co pri­va­do.

Gon­zá­lez ase­gu­ra ser el úni­co ge­ne­tis­ta cer­ti­fi­ca­do in­ter­na­cio­nal­men­te y acre­di­ta­do en Gua­te­ma­la co­mo doc­tor en ge­né­ti­ca. Tam­bién es el pre­si­den­te de la Red de Ex­per­tos de En­fer­me­da­des Ra­ras de Cen­troa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be.

¿Por qué es­co­gió la Ge­né­ti­ca pa­ra es­pe­cia­li­zar­se?

Me per­ca­té de que ha­bía te­mas que no se abor­da­ban en su to­ta­li­dad des­de la Me­di­ci­na. Ha­bía as­pec­tos re­la­cio­na­dos con el pre­sen­te y fu­tu­ro en el pro­ce­so de sa­lud y en­fer­me­dad que sí po­día co­no­cer des­de lo que la Ge­né­ti­ca es­ta­ba apor- tan­do. Es­ta atra­vie­sa trans­ver­sal­men­te to­das las áreas del co­no­ci­mien­to mé­di­co y ade­más, ha­cen fal­ta pro­fe­sio­na­les en ese cam­po.

Que­ría apren­der más y apli­qué a una be­ca. Fui seleccionado de en­tre 80 mil can­di­da­tos de La­ti­noa­mé­ri­ca pa­ra pre­pa­rar­me en esa es­pe­cia­li­dad gra­cias a la Fun­da­ción Carolina. Es­tu­dié seis años en Es­pa­ña y ob­tu­ve tam­bién em­pleo en ese cam­po, en Ma­drid. En el ex­tran­je­ro re­pa­ré que mé­di­cos en Ge­né­ti­ca so­mo po­cos, apro­xi­ma­da­men­te 450 en el mun­do. Mi par más cer­cano tra­ba­ja en Cos­ta Ri­ca.

¿Por qué vol­vió a Gua­te­ma­la?

Re­gre­sé en el 2012. Cuan­do no­ti­fi­qué la de­ci­sión a mi je­fa me res­pon­dió que es­ta­ba co­me­tien­do una es­tu­pi­dez. Yo te­nía al­tas pro­ba­bi­li­da­des de que­dar a car­go del de­par­ta­men­to y era de los po­cos la­ti­noa­me­ri­ca­nos ge­ne­tis­tas la­bo­ran­do en Eu­ro­pa.

Pe­ro sa­bía que en la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na y, des­de lue­go en Gua­te­ma­la, ha­cía fal­ta la pre­sen­cia de un es­pe­cia­lis­ta. Ade­más, ha­bía ra­zo­nes per­so­na­les de pe­so: la re­la­ción con quien lle­gó a ser mi es­po­sa, quien fa­lle­ció re­cien­te­men­te. Era mi­cro­bió­lo­ga y en su ho­nor sur­gió la Fun­da­ción Dé­bo­ra Aldana, pa­ra apo­yar el desa­rro­llo de la cien­cia y tec­no­lo­gía.

“Sí, des­de sus ojos es­toy co­me­tien­do una es­tu­pi­dez, pe­ro si no es de es­ta ma­ne­ra nun­ca arran­ca­re­mos en mi país con la ge­né­ti­ca de for­ma se­ria”, fue lo que le res­pon­dí.

En paí­ses en con­di­cio­nes de vi­da ad­ver­sas hay apro­xi­ma­da­men­te sie­te mil en­fer­me­da­des cla­si­fi­ca­das co­mo ra­ras que ca­re­cen de pro­gra­mas de aten­ción ade­cua­dos. En­tre el cin­co y el sie­te por cien­to de las con­sul­tas co­rres­pon­den a pa­de­ci­mien­tos de es­te ti­po. El da­to no in­clu­ye los ca­sos de fa­llo re­pro­duc­ti­vo, que son aque­llos en los cua­les hay di­fi­cul­tad pa­ra con­ce­bir o no lle­ga a tér­mino la ges­ta­ción.

Al lle­gar a Gua­te­ma­la fun­dé la pri­me­ra clí­ni­ca de cán­cer he­re­di­ta­rio, pio­ne­ra en La­ti­noa­mé­ri­ca. Ese tra­ba­jo evo­lu­cio­nó a otros cam­pos, hoy es­toy al fren­te de una clí­ni­ca es­pe­cia­li­za­da que tra­ba­ja es­tos te­mas en el Hos­pi­tal Roo­se­velt.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.