SA­LUD

Un es­pe­cia­lis­ta en of­tal­mo­lo­gía pue­de en­con­trar en los ojos atis­bos de otras en­fer­me­da­des.

Revista D - - ASÍ LO VIVÍ -

Al igual co­mo ocu­rre con la piel, que pue­de re­fle­jar otras en­fer­me­da­des, los ojos son un ór­gano don­de mu­chas ve­ces se ma­ni­fes­tan se­ña­les de pa­de­ci­mien­tos que no son pro­pios de ellos”, ex­pli­ca la of­tal­mó­lo­ga Ana Al­ban­dea.

“Los re­fle­jos pu­pi­la­res son bá­si­cos en cual­quier ex­plo­ra­ción. Si es­tos son nor­ma­les o es­tán al­te­ra­dos nos ayu­dan a ver si exis­ten pa­to­lo­gías del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral, en­fer­me­da­des neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vas, ac­ci­den­tes vas­cu­la­res o trau­ma­tis­mos”, in­di­ca Al­ban­dea.

Es­te apo­yo de la of­tal­mo­lo­gía pa­ra con­fir­mar e in­clu­so dar la se­ñal de alar­ma de pa­de­ci­mien­tos ha­ce que sea re­co­men­da­ble que per­so­nas con fac­to­res de ries­go aca­ben acu­dien­do a re­vi­sión, de­ri­va­dos por el mé­di­co de ca­be­ce­ra.

“Pe­ro se­ría ca­si in­abar­ca­ble pa­ra la sa­ni­dad pú­bli­ca asu­mir un che­queo anual de to­dos los adul­tos sa­nos, sin sín­to­mas”, co­men­ta.

CÁN­CER

La de­tec­ción de es­te mal a tra­vés del ojo no es tan ha­bi­tual, pe­ro a ve­ces esa ven­ta­na ocu­lar nos mues­tra al­gu­na hue­lla. “Aun­que es me­nos fre­cuen­te, la apa­ri­ción de un lu­nar o man­cha en la re­ti­na po­dría de­tec­tar un car­ci­no­ma de pul­món y, cuan­do es­to es así, pe­di­mos es­tu­dios que con­fir­men la sos­pe­cha de en­con­trar­nos an­te una me­tás­ta­sis co­roi­dea de di­cho tu­mor”, afir­ma el mé­di­co Da­vid An­to­lín.

Se­gún la of­tal­mó­lo­ga, exis­ten al­gu­nos ti­pos de lin­fo­mas que se re­fle­jan en el fon­do de ojo. “Po­de­mos ver me­tás­ta­sis que afec­tan al ojo y a su ór­bi­ta pro­ce­den­tes de tu­mo­res en otras par­tes del cuer­po, sin em­bar­go, no es lo ha­bi­tual que se pro­duz­ca un pri­mer diag­nós­ti­co a ni­vel ocu­lar”, pun­tua­li­za la es­pe­cia­lis­ta.

DIA­BE­TES

Es­ta en­fer­me­dad cró­ni­ca pue­de afec­tar a to­das las par­tes del cuer­po y de for­ma es­pe­cí­fi­ca a los ojos. “A los dia­bé­ti­cos sí es ne­ce­sa­rio ha­cer­les con­tro­les anua­les of­tal­mo­ló­gi­cos”, in­di­ca Al­ban­dea.

Por eso, al aso­mar­se al fon­do del ojo “ve­mos có­mo es­tán las ar­te­rias y ve­nas, por­que la vas­cu­la­ri­za­ción de la re­ti­na se afec­ta de for­ma muy pe­cu­liar en es­tos pa­cien­tes”, ex­pli­ca.

Es­tas se­ña­les se mues­tran de múl­ti­ples ma­ne­ras: pe­que­ñas di­la­ta­cio­nes de ca­pi­la­res, pun­tos ro­jos o mi­cro­aneu­ris­mas, he­mo­rra­gias en la re­ti­na o exu­da­dos (una

es­pe­cie de sus­tan­cia ama­ri­llen­ta) en el fon­do de ojo.

“Lo más tí­pi­co son los exu­da­dos y las he­mo­rra­gias en la re­ti­na. Te­ne­mos que com­ple­tar con otras prue­bas, pe­ro los pa­cien­tes dia­bé­ti­cos, in­clu­so asin­to­má­ti­cos, tie­nen que ve­nir to­dos los años; es un sec­tor de la po­bla­ción muy con­tro­la­da”, ma­ni­fies­ta Al­ban­dea.

PRO­BLE­MAS HEPÁTICOS

La en­fer­me­dad de Wil­son se pro­du­ce en per­so­nas que no eli­mi­nan co­rrec­ta­men­te el co­bre por lo que se de­po­si­ta en de­ter­mi­na­dos te­ji­dos. Es­te ele­men­to li­be­ra­do por el hí­ga­do sa­le di­rec­ta­men­te al to­rren­te san­guí­neo cau­san­do gra­ves da­ños en el ce­re­bro, los ri­ño­nes y los ojos.

“El co­bre se de­po­si­ta en ca­pas de la cór­nea y en el microscopio se ve de un co­lor ma­rrón ver­do­so, sín­to­ma que pue­de apo­yar el diag­nós­ti­co de mé­di­cos in­ter­nis­tas y del sis­te­ma di­ges­ti­vo”, ex­pli­ca la of­tal­mó­lo­ga.

TI­ROI­DES

Los pa­cien­tes con pro­ble­mas de ti­roi­des pue­den te­ner, a lo lar­go de su vi­da, al­gu­na al­te­ra­ción ocu­lar.

En es­te cam­po sí hay sig­nos of­tal­mo­ló­gi­cos que per­mi­ten al es­pe­cia­lis­ta en sa­lud vi­sual ha­cer un diag­nós­ti­co pre­vio y de­ri­var al en­do­cri­nó­lo­go.

“Son pa­cien­tes que tie­nen los ojos co­mo es­pan­ta­dos, más abier­tos, pár­pa­dos muy hin­cha­dos y que, a ve­ces, ven bo­rro­so”, ar­gu­men­ta la doctora.

HI­PER­TEN­SIÓN AR­TE­RIAL

An­te una per­so­na con cri­sis hi­per­ten­si­va, con un ni­vel de pre­sión ar­te­rial por en­ci­ma de 20, es ne­ce­sa­rio so­me­ter­la a un fon­do de ojo, pe­ro en pa­cien­tes hi­per­ten­sos con­tro­la­dos “real­men­te no se­ría ne­ce­sa­rio esa re­vi­sión ru­ti­na­ria de ojo”, in­di­ca la es­pe­cia­lis­ta.

OJO CON ES­TRA­BIS­MO

Un ic­tus o ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar, co­mo una he­mo­rra­gia o in­far­to, pue­de pro­vo­car en el adul­to un es­tra­bis­mo ad­qui­ri­do al afec­tar a un ner­vio que es el que mue­ve los múscu­los de los ojos. Son pa­cien­tes que pue­den te­ner vi­sión do­ble o di­plo­pía y hay que ave­ri­guar su causa.

“El ojo —se­ña­la Al­ban­dea— es­tá su­frien­do la vi­sión do­ble y los of­tal­mó­lo­gos es­tu­dia­mos có­mo se mue­ve el ojo y qué múscu­lo es el que es­tá afec­ta­do. Y de­be ser la in­ter­ven­ción del in­ter­nis­ta o neu­ró­lo­go quien de­ter­mi­ne por qué es­tá afec­ta­do ese ner­vio en con­cre­to. La causa no es del ojo, la causa hay que bus­car­la en el sis­te­ma ner­vio­so”.

EL ES­TRÉS

El es­trés es un tras­torno que tam­bién pue­de dar la ca­ra a tra­vés de los ojos. El tem­blor de pár­pa­dos o la in­fla­ma­ción de los gló­bu­los ocu­la­res son al­gu­nos de los sín­to­mas.

Se­gún el mé­di­co Da­vid An­to­lín, “in­clu­so po­dría­mos lle­gar a ver bo­rro­so o per­der la vi­sión de for­ma mo­men­tá­nea y re­pen­ti­na. El mo­ti­vo se de­be a una co­roi­do­pa­tía se­ro­sa cen­tral, cau­sa­da por una in­fla­ma­ción de la má­cu­la”.

“Se tra­ta de un cua­dro tran­si­to­rio —agre­ga— por lo que no pre­ci­sa de tra­ta­mien­to of­tal­mo­ló­gi­co en la ma­yo­ría de los ca­sos, pe­ro que nos aler­ta de que el es­trés que pa­de­ce­mos ha lle­ga­do a ni­ve­les de­ma­sia­do al­tos y que de­be­ría­mos vi­gi­lar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.