FARÁNDULA

Tres co­me­dian­tes —dos gua­te­mal­te­cas y una sal­va­do­re­ña—, irrumpen en los es­ce­na­rios lo­ca­les del stand up co­medy.

Revista D - - ASÍ LO VIVÍ - Por Ro­ber­to Vi­lla­lo­bos Via­to

“Reír es lo más di­ver­ti­do que po­dés ha­cer con la ro­pa pues­ta”, ase­gu­ra An­gé­li­ca Qui­ñó­nez. Por su­pues­to, pa­ra lo­grar­lo se ne­ce­si­ta ha­bi­li­dad. “El stand up

co­medy no es pa­rar­se a de­cir mu­la­das; son ex­pe­rien­cias di­chas con una es­truc­tu­ra, con un ini­cio y un re­ma­te ines­pe­ra­do”, agre­ga Cat­he­ri­ne Gar­cía. Au­na­do a eso, “hay que ha­cer­lo con pro­fe­sio­na­lis­mo”, ex­pre­sa Et­hel Nui­la.

Es­tas mu­je­res, ade­más de sus tra­ba­jos “nor­ma­les”, se de­di­can al di­fí­cil ar­te de la co­me­dia, lo cual re­quie­re fa­ci­li­dad de pa­la­bra, do­mi­nio del es­ce­na­rio y ca­pa­ci­dad pa­ra trans­for­mar las si­tua­cio­nes ne­ga­ti­vas en car­ca­ja­das. Pa­ra ellas se tra­ta de ca­tar­sis. Pa­ra el pú­bli­co, una opor­tu­ni­dad pa­ra ol­vi­dar­se de los pro­ble­mas.

Et­hel Nui­la

Es tí­mi­da y se­ria, pe­ro al su­bir al es­ce­na­rio se trans­for­ma. La sal­va­do­re­ña na­ció un 3 de enero de ha­ce mu­chos años —no quie­re de­cir cuán­do exac­ta­men­te—. Ha­ce más de mil días que vino a Gua­te­ma­la por mo­ti­vos familiares y la­bo­ra­les. Sin em­bar­go, des­de el 2013 se su­bía a los es­ce­na­rios de stand up co­medy de su país na­tal. “Es­ta es mi ma­ne­ra de lu­char con­tra la ti­mi­dez”, cuen­ta. “Me ha si­do de uti­li­dad en mi tra­ba­jo dia­rio —los ne­go­cios en la in­dus­tria ho­te­le­ra— ya que es ne­ce­sa­rio co­no­cer y tra­tar con mu­cha gen­te”, agre­ga.

La te­má­ti­ca de sus mo­nó­lo­gos gi­ran en torno a su vi­da, so­bre to­do a las ex­pe­rien­cias ne­ga­ti­vas. “Las bro­mas se cons­tru­yen a tra­vés del su­fri­mien­to pro­pio; di­cho de otra for­ma, las co­sas que más due­len son pro­ba­ble­men­te las me­jo­res si­tua­cio­nes de las que se pue­den ha­cer chis­tes. Por su­pues­to, hay que te­ner la su­fi­cien­te ma­du­rez pa­ra ca­na­li­zar­lo”, cuen­ta.

Aun­que úl­ti­ma­men­te se ha ale­ja­do de las ta­blas, ex­pre­sa sus an­sias por re­gre­sar. “Ex­tra­ño la adre­na­li­na de su­bir al es­ce­na­rio; es­toy cons­cien­te, asi­mis­mo, de que con­tri­bu­ye en mi cre­ci­mien­to per­so­nal”, con­clu­ye.

An­gé­li­ca Qui­ñó­nez

“Se pre­gun­ta­rán qué ha­ce una per­so­na tan lin­da, de­li­ca­da y con bonitas pier­nas en un es­ce­na­rio de stand up co­medy. Pe­ro no se de­jen lle­var por la apa­rien­cia, por­que es­tu­dié Li­te­ra­tu­ra y eso me man­tie­ne”, di­ce An­gé­li­ca al tiem­po que los asis­ten­tes se sor­pren­den. “… Sí, me man­tie­ne, pe­ro con hambre”, com­par­te, y se es­cu­chan las pri­me­ras ri­sas.

En efec­to, es li­cen­cia­da en Li­te­ra­tu­ra —tam­bién se de­di­ca a las re­la­cio­nes pú­bli­cas—. La gua­te­mal­te­ca (4 de oc­tu­bre de 1990) es es­pon­tá­nea, di­ver­ti­da e in­te­li­gen­te.

Co­mo va­rios “stan­du­pe­ros” se unió a la co­rrien­te pa­ra ven­cer el mie­do es­cé­ni­co. En el 2015 to­mó el re­to y ahí si­gue… “Me gus­ta la co­me­dia por­que per­mi­te ata­car las cir­cuns­tan­cias de de­sigual­dad; es co­mo la poesía, por­que po­de­mos abra­zar el do­lor y trans­for­mar­la en al­go que, ade­más de en­tre­te­ner, ha­ce pen­sar”, ase­gu­ra.

Uno de sus tó­pi­cos más re­cu­rren­tes es el fe­mi­nis­mo. “Quie­ro de­mos­trar que es ri­dícu­lo dis­cri­mi­nar a la mu­jer”, co­men­ta.

El año pa­sa­do se unió al co­lec­ti­vo Los sa­li­dos, fun­da­do por Ve­ró­ni­ca So­lís.

Cat­he­ri­ne Gar­cía

“¿Soy yo o a to­das nos da mie­do ir al gi­ne­có­lo­go?”, pre­gun­ta, a lo que las asis­ten­tes res­pon­den con un “sí” al uní­sono. Cat­he­ri­ne prosigue: “A mí me da mie­do por­que es co­mo ir a con­fe­sar­se con el sa­cer­do­te, quien cuan­do te re­ci­be te di­ce: —ha­ce un acen­to es­pa­ñol— ‘hi­ja, es­pe­ro que te es­tés por­tan­do bien’… y al ter­mi­nar de exa­mi­nar­te re­ma­ta: ‘re­cuer­da que lo que da de sí, no re­gre­sa’”.

La gua­te­mal­te­ca (23 de ma­yo, 1990) cuen­ta que tu­vo pá­ni­co es­cé­ni­co; hoy se sube al es­ce­na­rio y na­rra su vi­da en una for­ma gra­cio­sa. “To­do em­pe­zó con un ta­ller de im­pro­vi­sa­ción tea­tral y eso me lle­vó al stand up. Es­te es un me­dio en el que me pue­do ex­pre­sar con li­ber­tad y en el que, en mu­chas oca­sio­nes, me per­mi­te de­jar un men­sa­je cons­truc­ti­vo. Di­cen que ‘las ne­nas’ no de­be­ría­mos cau­sar gracia por­que so­mos unas da­mas, pe­ro tra­ta­mos de rom­per con ese es­te­reo­ti­po”, ex­pre­sa.

Es­ta li­cen­cia­da en Ad­mi­nis­tra­cion es una de las fun­da­do­ras de Re­pú­bli­ca Co­me­dia. “Es­to es te­ra­péu­ti­co, por­que de los pro­ble­mas per­so­na­les ha­ce­mos chis­te; eso ayu­da a sa­nar”.

Fo­to: Shut­ters­tock

Fo­to: Re­né Fi­gue­roa / Pro­duc­ción Co­me­diaES Fo­to: Da­niel Her­nán­dez / Ca­de­jo Films Fo­to: Esbin Gar­cía

Ins­ta­gram: @ekn.13 Fa­ce­book: An­gé­li­ca Qui­ñó­nez Twit­ter e Ins­ta­gram: @An­ge­li­caQPG Fa­ce­book: Cat­he­ri­ne Gar­cía G. y Re­pú­bli­ca Co­me­dia Ins­ta­gram: @Cathy.g2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.