En Gua­te­ma­la hay 33 ti­pos de Api­dae: Me­li­po­ni­ni, las abe­jas que no tie­nen agui­jón, las cua­les son al­ta­men­te so­cia­les.

La Apis me­lli­fe­ra es la es­pe­cie más co­no­ci­da de abe­ja, pe­ro en el país con­ta­mos con 33 na­ti­vas de me­li­po­nas.

Revista D - - ASÍ LO VIVÍ - Por Jo­sé Luis Es­co­bar

L as me­li­po­nas (Api­dae: Me­li­po­ni­ni) des­ta­can por no te­ner agui­jón, ser pro­duc­to­ras de miel y po­li­ni­za­do­ras. Es­tas abe­jas son pro­pias de las re­gio­nes tro­pi­ca­les, don­de ha­bi­tan prin­ci­pal­men­te en las zo­nas cá­li­das y hú­me­das. En Gua­te­ma­la hay 33 ti­pos.

NA­TI­VAS

La miel es uti­li­za­da en Me­soa­mé­ri­ca des­de an­tes de la in­va­sión es­pa­ño­la. Los ma­yas cria­ron abe­jas lle­gan­do a for­mar me­li­po­na­rios con cien­tos de col­me­nas. Usa­ban la me­la­za con fi­nes ce­re­mo­nia­les, co­mo pro­duc­to me­di­ci­nal y ali­men­to, sin em­bar­go, con la lle­ga­da de los ibé­ri­cos se in­tro­du­jo la abe­ja eu­ro­pea, por su al­ta ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción, des­pla­zan­do a las lo­ca­les.

La crian­za de las abe­jas na­ti­vas sin agui­jón (me­li­po­ni­cul­tu­ra) fue do­cu­men­ta­da en el si­glo XVIII por el cronista Fran­cis­co An­to­nio de Fuen­tes y Guz­mán al ad­ver­tir su pre­sen­cia en Me­soa­mé­ri­ca, men­cio­nan­do ni­dos sub­te­rrá­neos. Más tar­de fray Fran­cis­co Xi­mé­nez de­ta­lló el

com­por­ta­mien­to, anida­ción y el cul­ti­vo de cin­co es­pe­cies: Te­tra­go­nis­ca an­gus­tu­la, Na­no­tri­go­na pe­ri­lam­poi­des, Par­ta­mo­na bi­li­nea­ta, Geo­tri­go­na aca­pul­co­nis y Me­li­po­na bee­cheii.

Es­ta úl­ti­ma es la de ma­yor im­por­tan­cia co­mer­cial, pues es la que pro­du­ce más miel, que es co­no­ci­da po­pu­lar­men­te co­mo miel blan­ca, cu­yo pre­cio pue­de ser in­clu­so cua­tro ve­ces ma­yor com­pa­ra­do con el de la miel de la me­lí­fe­ra (Apis me­lli­fe­ra), que se usa en el tra­ta­mien­to de dia­rreas, gas­tri­tis y pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios, en­tre otros pa­de­ci­mien­tos.

En Gua­te­ma­la se han lle­va­do a ca­bo al­gu­nas in­ves­ti­ga­cio­nes que de­mues­tran su efec­ti­vi­dad an­ti­bac­te­ria­na con­tra agen­tes cau­sa­les de la mas­ti­tis en el ga­na­do, gé­ne­ros Staphy­lo­coc­cus, Ae­ro­coc­cus, Ac­ti­nomy­ces y Es­che­ri­chia, que tam­bién cau­san in­fec­cio­nes al hu­mano.

RE­FE­REN­TE CIEN­TÍ­FI­CO

La co­lec­ción de abe­jas na­ti­vas de Gua­te­ma­la (Cang) ubi­ca­da en el Cen­tro de Es­tu­dios Con­ser­va­cio­nis­tas de la Uni­ver­si­dad de San Car­los de Gua­te­ma­la (Ce­con), cuen­ta con al me­nos 20 mil es­pe­cí­me­nes.

En es­ta co­lec­ción es­tá re­pre­sen­ta­da gran par­te de la api­fau­na del país. Es úni­ca en su ti­po en Cen­troa­mé­ri­ca y ha si­do un re­fe­ren­te pa­ra cien­tí­fi­cos na­cio­na­les y ex­tran­je­ros so­bre la di­ver­si­dad de abe­jas de la re­gión.

La ma­yo­ría de las es­pe­cies de la co­lec­ción (47%) per­te­ne­ce a la fa­mi­lia Api­dae, den­tro de la cual se en­cuen­tra la tri­bu Me­li­po­ni­ni, que agru­pa a las es­pe­cies sin agui­jón.

En la co­lec­ción se cuen­ta con 33 es­pe­cies de me­li­po­ni­nos, de las cua­les pa­ra el 2003 ya exis­tían seis mil re­gis­tros re­fe­ren­cia­dos geo­grá­fi­ca­men­te.

PRO­TEC­CIÓN

El te­mor a las pi­ca­du­ras de abe­ja ha­ce que mu­chos te­man a las es­pe­cies na­ti­vas. Aun­que vi­ven en col­me­nas, tam­bién hay al­gu­nas so­li­ta­rias, por ello, “una ma­ne­ra de ayu­dar­las es cons­truir­les un ho­gar. Bas­ta con per­fo­rar en una es­truc­tu­ra de ma­de­ra un agu­je­ro de una pul­ga­da de pro­fun­di­dad que sea lo su­fi­cien­te­men­te an­cho pa­ra que la abe­ja en­tre. Se pue­den abrir va­rios o co­lo­car ni­dos in­di­vi­dua­les en di­fe­ren­tes par­tes del jar­dín; even­tual­men­te po­drían ser en co­lo­nias”, ex­pli­ca Luis Mo­li­na, a car­go de los re­co­rri­dos de api­cul­tu­ra en Cao­ba Farms.

Al ver­las, Mo­li­na re­co­mien­da no ma­tar­las, pues son vi­ta­les pa­ra la po­li­ni­za­ción y al­ta­men­te pro­duc­ti­vas. In­di­ca que pa­ra no con­fun­dir­las con las que tie­nen agui­jón se de­be to­mar en cuen­ta que las na­ti­vas son, por lo ge­ne­ral, más ro­bus­tas y “pe­lu­das”, es de­cir, con más fi­la­men­tos en sus cuer­pos, por lo cual cap­tu­ran más po­len.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.