¿POR mie­do? QUÉ le te­ne­mos a las ara­ñas

Revista D - - DE TODO UN POCO -

Se­gún un nue­vo es­tu­dio lle­va­do a ca­bo por cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia (EE. UU.), la cla­ve a ese pa­vor es pro­duc­to del pro­ce­so evo­lu­ti­vo.

El tra­ba­jo ex­po­ne que en las pri­me­ras eta­pas del ser hu­mano, las ara­ñas su­po­nían una gran ame­na­za de­bi­do a sus po­ten­tes ve­ne­nos, a la su­ti­le­za de sus es­con­di­tes y a la for­ma de pre­sen­tar­se an­te sus víc­ti­mas. In­clu­so, so­lo quie­nes te­nían “ha­bi­li­da­des” es­pe­cia­les pa­ra de­tec­tar es­te y otros ani­ma­les con­se­guían so­bre­vi­vir. De ahí que el mie­do a es­ta cla­se de ar­tró­po­dos aca­ba­ra se­lla­do en el ADN.

Asi­mis­mo, se cree que nues­tro sis­te­ma vi­sual pu­do ha­ber con­ser­va­do “me­ca­nis­mos an­ces­tra­les” de­di­ca­dos a la de­tec­ción rá­pi­da de ame­na­zas in­me­dia­tas y es­pe­cí­fi­cas que han per­sis­ti­do a lo lar­go de la evo­lu­ción, co­mo en el ca­so de las ser­pien­tes y las ara­ñas.

Lo cu­rio­so es que, en es­tos tiem­pos, los arác­ni­dos no son una ame­na­za tan gra­ve en com­pa­ra­ción con el pa­sa­do, ya que so­lo 200 de ca­da 40 mil per­so­nas sa­nas pre­sen­tan se­rias preo­cu­pa­cio­nes mé­di­cas con el ata­que de es­tos bi­chos, y 200 muer­tes con­fir­ma­das al año en to­do el mun­do, una ci­fra re­la­ti­va­men­te ba­jí­si­ma.

Fo­to: Pi­xa­bay

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.