¿POR QUÉ son así las olas de pie­dra ?

Revista D - - DE TODO UN POCO - Fuen­te: Re­vis­ta Muy In­tere­san­te

Es­ta in­só­li­ta área na­tu­ral, po­pu­lar­men­te co­no­ci­da co­mo The Wa­ve (La ola), se lo­ca­li­za en Ari­zo­na, Es­ta­dos Uni­dos, y for­ma par­te de la re­ser­va Pa­ria Can­yon-Ver­mi­li­on Cliffs Wil­der­ness.

La par­ti­cu­lar for­ma de es­tas olas de pie­dras are­nis­cas de dis­tin­tas to­na­li­da­des, con re­mo­li­nos y gi­ros, es el re­sul­ta­do de la ero­sión pro­vo­ca­da por el vien­to du­ran­te el trans­cur­so de los si­glos, pues em­pe­zó a for­mar­se ha­ce 190 mi­llo­nes de años, du­ran­te el pe­rio­do Ju­rá­si­co.

Se­gún los cien­tí­fi­cos, an­ti­guas du­nas de are­na se con­vir­tie­ron en ro­ca du­ra y com­pac­ta, cal­ci­fi­cán­do­se en ca­pas verticales y horizontales, lo que le da el es­pec­ta­cu­lar as­pec­to que hoy se apre­cia.

El con­tras­te de sus co­lo­res —des­de el ne­gro y el ma­rrón al bei­ge y el blan­co— con­tras­ta­do con el in­ten­so cie­lo azul lo­gra una im­pac­tan­te com­po­si­ción vi­sual.

Quie­nes lo vi­si­tan ase­gu­ran que es co­mo es­tar en otro pla­ne­ta, ya que es com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te a lo que han vis­to an­tes. Pa­ra ac­ce­der al si­tio, eso sí, se de­be so­li­ci­tar un per­mi­so y so­lo se con­ce­den 10 al día, pues es una for­ma­ción de na­tu­ra­le­za frá­gil. Por eso, los in­tere­sa­dos de­ben pla­near su lle­ga­da con va­rios me­ses de an­te­la­ción. Asi­mis­mo, se de­be te­ner en cuen­ta que en ve­rano las tem­pe­ra­tu­ras ron­dan los 40 gra­dos cen­tí­gra­dos.

Fo­to: Shutterstock

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.