ASÍ LO VI­VÍ

Juan Jo­sé Díaz Ova­lle cuen­ta có­mo re­cuer­da el 20 de oc­tu­bre de 1944.

Revista D - - DE TODO UN POCO - Juan Jo­sé Díaz Ova­lle

Vi­vía­mos en la Ciu­dad de Gua­te­ma­la, en la ca­lle de Ma­ta­mo­ros y 16 ave­ni­da, pa­sa­di­ta la lí­nea del tren, a mano iz­quier­da. A eso de la me­dia­no­che del 20 de oc­tu­bre de 1944, em­pe­za­mos a es­cu­char dis­pa­ros; mi ma­dre, muy preo­cu­pa­da, nos di­jo —a mí y a mi her­ma­na— que nos aga­chá­ra­mos, pues po­día en­trar una ba­la.

Con ese te­mor es­tu­vi­mos co­mo has­ta las seis de la ma­ña­na, jus­to cuan­do los re­chi­ni­dos de un tan­que ce­sa­ron exac­ta­men­te en­fren­te de nues­tra ca­sa. Aquel año te­nía 15 años.

Lue­go de un bre­ve tiem­po, los ve­ci­nos sa­lie­ron de sus ca­sas y eso nos ani­mó a no­so­tros a ha­cer lo mis­mo. Aque­llo, en reali­dad, se ha­bía vuel­to una al­ga­ra­bía, pues no­so­tros, los pa­to­jos, ca­da vez que el tan­que re­tro­ce­día y se es­ta­cio­na­ba, nos subía­mos en ese gran ca­rro de com­ba­te.

Las se­ño­ras, mien­tras tan­to, apro­ve­cha­ban pa­ra dar­les ca­fé y co­mi­da a los tri­pu­lan­tes del ar­te­fac­to, que eran tres: el pi­lo­to, el ar­ti­lle­ro y el co­man­dan­te, quien era un sar­gen­to.

El tan­que se­guía su ca­mino y ca­da dos cua­dras lan­za­ba su car­ga y lue­go re­tro­ce­día, y así lo hi­zo va­rias ve­ces.

A eso de las 10 de la ma­ña­na del Fuer­te sa­ca­ron una ban­de­ra blan­ca, lo que to­dos sa­bía­mos que se tra­ta­da de un sím­bo­lo de ren­di­ción.

A eso de la una de la tar­de vi­mos pa­sar a tres gru­pos de sol­da­dos he­chos pri­sio­ne­ros, que en to­tal calcu­lo fue­ron co­mo cien; unos iban ven­da­dos de la ca­be­za o bra­zos.

Al caer la tar­de en la ciu­dad pre­va­le­cía un am­bien­te de fies­ta, cla­ro, des­pués de la vio­len­cia que se ha­bía pro­du­ci­do.

No se es­ta­ble­ció de ma­ne­ra pre­ci­sa el nú­me­ro de muer­tos, pe­ro sé que hu­bo ba­jas tan­to en­tre mi­li­ta­res y ci­vi­les re­vo­lu­cio­na­rios co­mo en­tre mi­li­ta­res lea­les al Go­bierno.

Así ter­mi­nó el ata­que a Ma­ta­mo­ros ese 20 de oc­tu­bre, ese mo­vi­mien­to his­tó­ri­co que lo re­cuer­do co­mo que hu­bie­se si­do ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.