AR­TE VI­SUAL

Tra­ba­jar pa­ra los pre­co­ces es­pec­ta­do­res es una de las tan­tas co­sas que mo­ti­va a An­to­nio Gon­zá­lez, es­cri­tor y ti­ti­ri­te­ro.

Revista D - - ASÍ LO VIVÍ - Por Vi­via­na Ruiz Fo­tos: Fe­de­ri­co Mo­ra­les

A man­da, Max y Ni­na al abrir­se el te­lón, qui­zás, no te­nían la ima­gen que sus ávi­dos lec­to­res les ha­bían otor­ga­do, pe­ro eso no les im­por­tó por­que ten­drían la opor­tu­ni­dad de in­ter­ac­tuar con ellos, con los siem­pre fan­ta­sio­sos ni­ños.

Tra­ba­jar pa­ra los pre­co­ces es­pec­ta­do­res es una de las tan­tas co­sas que a An­to­nio Gon­zá­lez Al­va­ra­do (Ciu­dad de Gua­te­ma­la, 1976) lo mo­ti­va en es­ta su ca­rre­ra de­di­ca­da al ar­te en la que deam­bu­la de la es­cri­tu­ra a la pre­sen­ta­ción de tí­te­res, a la en­se­ñan­za de tea­tro y, al­gu­nas ve­ces, a la de con­tar le­yen­das.

Le­jos que­da­ron sus días de ar­qui­tec­to, ca­rre­ra que es­tu­dió en la Uni­ver­si­dad de San Car­los y que cam­bió por la dra­ma­tur­gia, con­cep­ción es­cé­ni­ca que “so­lía” prac­ti­car. “Di­go so­lía por­que aho­ra ya no es­cri­bo tea­tro, so­lo en­se­ño”, com­par­te Gon­zá­lez. Sin em­bar­go, con una pro­pues­ta de es­te ti­po ti­tu­la­da Los gi­gan­tes, que fue im­pul­sa­da por su maes­tro Ju­lio Díaz Es­ca­mi­lla, ob­tu­vo el pre­mio de tea­tro en los Jue­gos Flo­ra­les de Quet­zal­te­nan­go (2007) y, ade­más, la ins­pi­ra­ción pa­ra es­cri­bir li­te­ra­tu­ra di­ri­gi­da a ni­ños y jó­ve­nes que “má­gi­ca­men­te” lo lle­vó a los tí­te­res.

“Con ese ga­lar­dón des­cu­brí que lo mío no era la ar­qui­tec­tu­ra. Lo vi co­mo un gol­pe de suer­te y co­mo una po­si­bi­li­dad, cla­ro, con sus di­fi­cul­ta­des. Desea­ba ser dra­ma­tur­go, pe­ro tam­bién su­pe que era muy com­pli­ca­do, y en ese in­trín­gu­lis pen­sé en com­bi­nar las dos co­sas: el tea­tro y el di­se­ño de cons­truc­cio­nes pa­ra así ob­te­ner la li­ber­tad pa­ra crear. De pron­to se me ocu­rrió ofre­cer talleres con tí­te­res pa­ra maes­tros. Tiem­po des­pués me in­vi­ta­ron a es­cri­bir tex­tos pa­ra los más pe­que­ños y fue así co­mo las puer­tas de las edi­to­ria­les se me fue­ron abrien­do. Creo que soy el úni­co en el país que na­rra sus li­bros con ma­rio­ne­tas”, cuen­ta.

MA­RIO­NE­TAS

Así Gon­zá­lez es su pro­pio es­cri­tor y su pro­pio ar­te­sano. De un cuen­to, que por cier­to ha es­cri­to nue­ve, han emer­gi­do sus 50 tí­te­res —Aman­da es la pro­ta­go­nis­ta de My­mo­ko, Max de Bos­te­zau­ro y Ni­na de Ni­na No— y sud tea­tri­llos, que in­clu­ye de­co­ra­dos y mú­si­ca. De es­ta úl­ti­ma se sien­te es­pe­cial­men­te or­gu­llo­so por­que, aun­que no la ha es­tu­dia­do y, se­gún sus pa­la­bras, can­ta muy mal, des­de jo­ven le gus­tó tan­to que es­tu­vo en un gru­po con el cual in­ter­pre­ta­ban tro­va. “Me lan­cé con mu­cho mie­do y enor­mes ex­pec­ta­ti­vas y el re­sul­ta­do ha si­do me­jor de lo es­pe­ra­do, por­que me lle­na más ver son­ri­sas en la gen­te, co­sa que no me su­ce­dió con las pie­zas ar­qui­tec­tó­ni­cas. Me gus­ta más es­te re­sul­ta­do, es efí­me­ro, pe­ro se con­ser­va más en los co­ra­zo­nes”, com­par­te.

Su ocu­pa­ción, en­ton­ces, es­tá com­pues­ta por ideas, emo­cio­nes, en­tu­sias­mo y abs­trac­cio­nes que lle­va a es­ce­na des­pués de me­ses de tra­ba­jo.

“Aun­que he par­ti­ci­pa­do en cua­tro fes­ti­va­les de tea­tro, don­de más me pre­sen­to es en los co­le­gios, la ma­yo­ría de las ve­ces con obras de mi au­to­ría, sin em­bar­go, he re­in­ter­pre­ta­do a otros au­to­res, por ejem­plo, a As­tu­rias y su obra El hom­bre que lo te­nía to­do, to­do, to­do o con La is­la des­co­no­ci­da, de Sa­ra­ma­go”, di­ce.

Se tra­ta de unos 45 mi­nu­tos en los que los tí­te­res cuen­tan y can­tan una his­to­ria, tiem­po en el cual el pú­bli­co par­ti­ci­pa, ya que, aun­que las pro­pues­tas de es­te ti­po son con­tem­pla­ti­vas, las de Gon­zá­lez ca­si siem­pre son ac­ti­vas. Otra pe­cu­lia­ri­dad de su tra­ba­jo es que sus per­so­na­jes estelares son mu­je­res, pues co­mo lo ex­pli­ca, la ma­yo­ría de los pro­ta­go­nis­tas en otros li­bros, so­bre to­do cuan­do se tra­ta de aven­tu­ras, son li­de­ra­dos por ellos y a ellas se les pre­sen­ta pa­si­vas, en­ca­si­lla­das

en cier­tos ro­les.

“Co­mo es­cri­to­res no nos da­mos cuen­ta de que to­dos te­ne­mos los mis­mos de­re­chos y las mis­mas po­si­bi­li­da­des, por eso in­ten­to ofre­cer ba­lan­ce en mis pro­pues­tas y que re­fle­jen la igual­dad”, di­ce.

RE­FE­REN­TE

Las mu­sas de la ins­pi­ra­ción lle­gan a la men­te de Gon­zá­lez a cual­quier ho­ra. Pe­ro co­mo re­fe­ren­tes de la es­cri­tu­ra infantil y ju­ve­nil tie­ne a Roald Dahl, el pa­dre de Char­lie y la fá­bri­ca de cho­co­la­tes y Ma­til­da, por eso se ani­mó a se­guir sus pa­sos y es­pe­ra te­ner, al igual que el ga­lés, un le­ga­do que ocu­pe ki­ló­me­tros de es­tan­te­rías e in­fi­ni­tos te­raby­tes de ima­gi­na­ción con fi­na­les ines­pe­ra­dos y per­so­na­jes tra­vie­sos y ex­cén­tri­cos, que cues­tio­nen y que ven­zan cual­quier obs­tácu­lo.

To­dos es­tos an­he­los tie­nen un so­lo ob­je­ti­vo: “La idea es po­ten­ciar la lec­tu­ra infantil y que los pe­que­ños se des­cu­bran. La lec­tu­ra tie­ne mu­chas vo­ces, pe­ro ellos quie­ren ma­te­rial que los in­vi­te a la ima­gi­na­ción”, ase­gu­ra.

La obra de Gon­zá­lez ha si­do res­pal­da­da por el Gru­po San­ti­lla­na en su es­pa­cio Lo que leo. En un fu­tu­ro no muy le­jano pu­bli­ca­rá El via­je, un li­bro pa­ra lec­to­res adul­tos. “No ten­go idea de cuán­do es­ta­rá lis­to o si se­rá acep­ta­do, pe­ro no quie­ro de­jar de pa­sar la opor­tu­ni­dad de es­ta otra fa­ce­ta”, com­par­te.

En cuan­to a sus es­po­rá­di­cas na­rra­cio­nes de le­yen­das co­men­ta que las ha lle­va­do a ca­bo des­de ha­ce seis años en el Mu­seo Po­pol Vuh, ins­ti­tu­ción que pre­sen­ta a fi­na­les de oc­tu­bre un re­co­rri­do es­pe­cial por su re­cin­to, ya que el pú­bli­co tie­ne la op­ción de una vi­si­ta guia­da con el plus de su na­rra­ción en la que cuen­ta le­yen­das.

“No soy un cuen­ta­cuen­tos, pe­ro es­tas ex­pe­rien­cias han si­do real­men­te en­ri­que­ce­do­ras. Em­pe­cé na­rran­do las le­yen­das de nues­tra cul­tu­ra, lue­go in­cluí la­ti­noa­me­ri­ca­nas y más tar­de obras pro­pias. Ca­da año que par­ti­ci­po ofrez­co his­to­rias di­fe­ren­tes, to­das cor­tas, con las cua­les pre­ten­do en­tre­te­ner, sor­pren­der y edu­car. El sus­pen­so es un in­gre­dien­te esen­cial, pe­ro nun­ca lle­go a ate­mo­ri­zar”, ex­po­ne.

“No di­go que sea la clave del éxi­to o que ten­ga una fór­mu­la má­gi­ca, pe­ro lo que a mí me ha da­do ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos es dis­fru­tar lo que ha­go, por­que si me lo pa­so bien lo más se­gu­ro se­rá que aque­llos que me vean, es­cu­chen o lean tam­bién lo ha­rán”, ase­gu­ra An­to­nio Gon­zá­lez, es­cri­tor, dra­ma­tur­go y ti­ti­ri­te­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.