MUN­DO

Ca­da vez son me­nos los ejem­pla­res del ár­bol de la qui­na en Pe­rú.

Revista D - - ASÍ LO VIVÍ - AFP

Los pue­blos prehis­pá­ni­cos usa­ban su cor­te­za co­mo me­di­ci­na, lo que in­du­jo al li­ber­ta­dor Si­món Bo­lí­var a in­cluir a es­te ár­bol en el Es­cu­do Na­cio­nal de Pe­rú. Aho­ra la qui­na li­bra una ba­ta­lla pa­ra so­bre­vi­vir.

Es­te ár­bol an­ces­tral cu­ya cor­te­za es ma­te­ria pri­ma de la qui­ni­na, un al­ca­loi­de an­ti­pi­ré­ti­co, an­ti­pa­lú­di­co y anal­gé­si­co, es­tá en pe­li­gro de ex­tin­ción.

La cau­sa, di­cen los ex­per­tos, es la des­aten­ción de las au­to­ri­da­des, que lo han de­ja­do caer en el ol­vi­do al pun­to de que al­gu­nos pe­rua­nos lo con­fun­den con el fi­cus o la qui­nua.

La qui­na tam­bién es ma­te­ria pri­ma del agua tó­ni­ca y del amar­go de angostura, que se em­plea pa­ra pre­pa­rar el gin to­nic y pis­co sour, res­pec­ti­va­men­te.

Los pri­me­ros en usar su cor­te­za pa­ra ali­viar las fie­bres y do­lo­res fue­ron los pue­blos pre­co­lom­bi­nos de los ac­tua­les Pe­rú, Co­lom­bia, Ecua­dor y Ve­ne­zue­la, don­de cre­ce el ár­bol. Si­glos des­pués la qui­ni­na se usó pa­ra tra­tar la ma­la­ria.

El ár­bol cre­ce has­ta 15 me­tros en bos­ques hú­me­dos en­tre mil 300 a dos mil 900 me­tros de al­ti­tud en las re­gio­nes de Piu­ra, Lam­ba­ye­que, Ca­ja­mar­ca y en el Va­lle de los ríos Apu­rí­mac, Ene y Man­ta­ro.

“Pe­rú cuen­ta con 20 de las 29 es­pe­cies de qui­na que exis­ten en el mun­do, pe­ro mu­chas de ellas ya son di­fí­ci­les de ha­llar de­bi­do a la de­fo­res­ta­ción, de­gra­da­ción de los sue­los y al cre­ci­mien­to de las fron­te­ras agrí­co­las”, ex­pli­ca el in­ge­nie­ro fo­res­tal Ale­jan­dro Gó­mez, quien ha di­ri­gi­do pro­yec­tos de pre­ser­va­ción.

“Su há­bi­tat es muy frá­gil y es­tán ex­pues­tos al ex­ter­mi­nio por la que­ma de gran­des ex­ten­sio­nes de te­rre­nos pa­ra sem­brar ca­fé y otros cul­ti­vos, tam­bién por la ca­li­dad de su ma­de­ra”, pre­ci­sa Gó­mez.

DES­DE 1825

Las vir­tu­des de la qui­na fue­ron re­co­no­ci­das en Eu­ro­pa a par­tir de 1631, cuan­do el sa­cer­do­te je­sui­ta Alon­so Mes­sia Ve­ne­gas la lle­vó a Ro­ma, en­via­do por el co­le­gio Má­xi­mo de San Pa­blo de Li­ma, don­de se usa­ba pa­ra eli­mi­nar las tem­bla­de­ras. Lue­go se sem­bró en otros paí­ses.

El nom­bre de cin­cho­na lo ad­qui­rió la es­pe­cie en la Co­lo­nia lue­go de que la cor­te­za de la qui­na sal­va­ra la vi­da de la con­de­sa de Chin­chón, es­po­sa del vi­rrey Luis Je­ró­ni­mo de Ca­bre­ra y Bo­ba­di­lla (1629-1639), cuar­to con­de de Chin­chón. Por es­te nom­bre se la co­no­ció des­de me­dia­dos del si­glo XVIII.

Si­món Bo­lí­var y el na­cien­te Con­gre­so de Pe­rú apro­ba­ron el 24 de fe­bre­ro de 1825 co­lo­car a la qui­na en el Es­cu­do Na­cio­nal por sus be­ne­fi­cios me­di­ci­na­les.

Es­te es el se­gun­do em­ble­ma que ha te­ni­do Pe­rú y si­gue vi­gen­te. Ade­más de es­te ár­bol tie­ne una vi­cu­ña y una cor­nu­co­pia de­rra­man­do mo­ne­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.