LA MÁ­QUI­NA DE LA VER­DAD

Los po­li­gra­fis­tas cer­ti­fi­ca­dos aler­tan de las ma­las prác­ti­cas en el país.

Revista D - - PORTADA - Por Jo­sé Luis Es­co­bar

El po­lí­gra­fo si­gue sien­do una de las he­rra­mien­tas más em­plea­das pa­ra la in­ves­ti­ga­ción, pe­ro no to­dos los téc­ni­cos es­tán cer­ti­fi­ca­dos.

El em­pleo de po­lí­gra­fos en Gua­te­ma­la co­men­zó en las ins­ti­tu­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les en las dé­ca­das de 1980 y 1990, po­co tiem­po des­pués se unió la ini­cia­ti­va pri­va­da, prin­ci­pal­men­te las em­pre­sas de se­gu­ri­dad.

Más ade­lan­te se es­ta­ble­cie­ron fir­mas que pres­ta­ron es­te ser­vi­cio y en al­gu­nos ban­cos del sis­te­ma em­pe­za­ron a cer­ti­fi­car per­so­nas pa­ra lle­var a ca­bo in­ves­ti­ga­cio­nes in­ter­nas.

“Po­co a po­co las agencias de re­clu­ta­mien­to y selección de per­so­nal op­ta­ron por es­ta he­rra­mien­ta”, in­di­ca Ka­ri­na So­to Cas­te­lla­nos, te­so­re­ra de la Aso­cia­ción de Po­li­gra­fis­tas de Gua­te­ma­la y pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción La­ti­noa­me­ri­ca­na de Po­li­gra­fis­tas (ALP).

So­to Cas­te­lla­nos se­ña­la que a ni­vel mun­dial la uti­li­za­ción de es­ta má­qui­na, de­no­mi­na­da “de la ver­dad”, tie­ne raí­ces em­pí­ri­cas y tu­vo una épo­ca ini­cial en la que su uso es­ta­ba aso­cia­do con los ma­los tra­tos ha­cia los eva­lua­dos bus­can­do con­fe­sio­nes.

Agre­ga que mu­chos “uti­li­za­ban sus pro­pias téc­ni­cas”, in­ven­tán­do­las, pues “se de­cían ser cien­tí­fi­cos y se atri­buían el de­re­cho de ase­gu­rar que sus pro­ce­sos eran los me­jo­res”.

De acuer­do con So­to Cas­te­lla­nos “fue has­ta el 2011 que la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Po­li­gra­fis­tas (APA) vio la ne­ce­si­dad lle­var a ca­bo un es­tu­dio pa­ra pro­bar ta­les me­to­do­lo­gías y su con­fian­za.

“Es­te tra­ba­jo se desa­rro­lló en la­bo­ra­to­rios y uni­ver­si­da­des es­ta­dou­ni­den­ses y úni­ca­men­te seis téc­ni­cas fue­ron va­li­da­das con por­cen­ta­jes de en­tre 86 y 93.3 por cien­to de con­fia­bi­li­dad, las cua­les son las que ac­tual­men­te te­ne­mos per­mi­ti­do uti­li­zar”, de­ta­lla.

MA­LAS PRÁC­TI­CAS

So­to Cas­te­lla­nos se­ña­la que la la­bor de los po­li­gra­fis­tas en el país es­tá en cons­tan­te cre­ci­mien­to y que hay de 200 a 300 per­so­nas cer­ti­fi­ca­das, pe­ro apro­xi­ma­da­men­te más de 300 no lo es­tán y mues­tran nu­lo in­te­rés en pro­fe­sio­na­li­zar­se. Re­cien­te­men­te la Aso­cia­ción de Po­li­gra­fis­tas de Gua­te­ma­la or­ga­ni­zó su oc­ta­vo se­mi­na­rio de ca­pa­ci­ta­ción que so­lo con­tó con 55 ins­cri­tos. “La po­li­gra­fía es cam­bian­te, los cien­tí­fi­cos es­tán rea­li­zan­do es­tu­dios cons­tan­te­men­te”, di­ce, es por ello la im­por­tan­cia de que los aso­cia­dos es­tén ac­tua­li­za­dos, tam­bién pa­ra evi­tar ma­las prác­ti­cas.

La Aso­cia­ción ha de­tec­ta­do al­gu­nas, en­tre es­tas, que no se si­gue el pro­to­co­lo in­ter­na­cio­nal pa­ra las prue­bas, ya que hay em­pre­sas don­de du­ran seis, 30 o 60 mi­nu­tos “cuan­do lo mí­ni­mo que ha es­ta­ble­ci­do la APA es de ho­ra y me­dia. Una eva­lua­ción de es­te ti­po pue­de du­rar más, pe­ro nun­ca me­nos de 90 mi­nu­tos”, en­fa­ti­za So­to Cas­te­lla­nos.

“Hay em­pre­sas in­tere­sa­das en lu­crar sin pen­sar en el bie­nes­tar de los eva­lua­dos, vio­lan­do sus de­re­chos. Por ejem­plo, de­sig­nan pa­ra la en­tre­vis­ta a per­so­nas que no son ex­per­tas y ter­mi­nan frag­men­tan­do la prue­ba en dos o más pa­sos, lo cual es in­co­rrec­to, ya que se pier­de la se­cuen­cia del test. Los po­li­gra­fis­tas úni­ca­men­te se vuel­ven ope­ra­do­res de un ins­tru­men­to”, se­ña­la.

Otro ca­so in­co­rrec­to del que se tie­ne co­no­ci­mien­to en el gre­mio es la fal­si­fi­ca­ción de di­plo­mas y que a al­gu­nos que es­tán cer­ti­fi­ca­dos “se les pre­sio­na pa­ra fir­mar de 20 a 30 prue­bas por día, ba­jo ame­na­za de des­pe­dir­los, pres­tan­do así su nom­bre y su rú­bri­ca, lo cual es to­tal­men­te in­co­rrec­to. Lo más que una per­so­na pue­de eje­cu­tar dia­ria­men­te es un má­xi­mo de cin­co prue­bas, por­que no da tiem­po pa­ra más. Es­to es can­sa­do si se to­ma en cuen­ta que pos­te­rior­men­te de­ben re­dac­tar los in­for­mes”, apun­ta.

Tam­bién se da el ca­so de em­pre­sas o es­cue­las que sin el aval de la APA “em­pie­zan a for­mar po­li­gra­fis­tas em­pí­ri­cos que no tie­nen los co­no­ci­mien­tos pa­ra po­der rea­li­zar las prue­bas”, de es­tas, cuen­ta, “hay va­rias en la ca­pi­tal pe­ro no es­tán su­per­vi­sa­das ni au­to­ri­za­da por la APA, la en­ti­dad que ejer­ce el con­trol de las es­cue­las, pre­ci­sa­men­te pa­ra ve­lar por­que la en­se­ñan­za sea

ade­cua­da”, sos­tie­ne la pre­si­den­ta quien ade­más es ins­truc­to­ra pri­ma­ria del La­ti­na­me­ri­can Po­li­graph Ins­ti­tu­te, con se­de en Co­lom­bia.

Pa­ra ocu­par el pues­to, co­men­ta, le exi­gie­ron va­rios re­qui­si­tos, “co­mo, por ejem­plo, es­tu­dios a ni­vel uni­ver­si­ta­rio, maes­tría, ca­pa­ci­ta­ción con­ti­nua­da en po­li­gra­fía y va­li­dar los es­tu­dios en el ex­tran­je­ro. Los es­tán­da­res que la APA exi­ge a las es­cue­las cer­ti­fi­ca­das son muy al­tos”, ano­ta.

IM­POR­TAN­CIA

¿Por qué es re­le­van­te con­tra­tar a pro­fe­sio­na­les y em­pre­sas cer­ti­fi­ca­das? So­to Cas­te­lla­nos con­si­de­ra que la de­man­da de los ser­vi­cios de un pro­fe­sio­nal res­pon­de “en pri­mer lu­gar, a que en Gua­te­ma­la se ma­ne­ja un al­to ín­di­ce de­lin­cuen­cial que ha­ce ne­ce­sa­rio la con­tra­ta­ción se­gu­ra de per­so­nal”.

Asi­mis­mo, es­tá la Ley Con­tra el La­va­do de Di­ne­ro u Otros Ac­ti­vos que so­li­ci­ta al­gún ni­vel de in­ves­ti­ga­ción o co­no­ci­mien­to de los em­plea­dos y clien­tes de las em­pre­sas.

“Tam­bién hay mu­chos ca­sos de frau­des ban­ca­rios o en el co­bro de se­gu­ros. Hay agencias de em­plea­das do­més­ti­cas que so­li­ci­tan el ser­vi­cio, pues mu­chas ve­ces hay tra­ba­ja­do­ras que per­te­ne­cen a ban­das de se­cues­tra­do­res o gru­pos delincuenciales que po­drían da­ñar a las fa­mi­lias o su pa­tri­mo­nio”, di­ce.

En es­te sen­ti­do, in­di­ca So­to Cas­te­lla­nos, es im­por­tan­te aler­tar a los usua­rios.

“De­ben ve­lar por­que la em­pre­sa que les pres­te el ser­vi­cio lle­ne los re­qui­si­tos ne­ce­sa­rios pa­ra ope­rar, pe­ro de for­ma res­pon­sa­ble, con ca­li­dad, ya que no pue­den con­fiar su prin­ci­pal bien, que es su ca­pi­tal hu­mano, a per­so­nas ines­cru­pu­lo­sas o pseu­dos po­li­gra­fis­tas, a quie­nes lo que me­nos les in­tere­sa es el eva­lua­do, sino lle­nar sus bol­si­llos”.

“Mu­chas ve­ces t—con­ti­núa— los em­pre­sa­rios se van por el pre­cio y sa­cri­fi­can

ca­li­dad por pre­cio sin pen­sar que es­tán po­nien­do en ries­go a su pro­pio per­so­nal y a su pro­pia em­pre­sa. Quie­nes lle­van a ca­bo las eva­lua­cio­nes de­ben ser pro­fe­sio­na­les y en­ten­der que “es­tán eva­luan­do a per­so­nas con ne­ce­si­da­des, a quie­nes pue­den afec­tar di­rec­ta­men­te si no si­guen los pa­sos o pro­to­co­lo es­ta­ble­ci­do por la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Po­li­gra­fis­tas”.

Fo­to: Shut­ters­tock

Fo­tos: Shut­ters­tock

La prue­ba de po­lí­gra­fo per­mi­te de­ter­mi­nar ras­gos de con­fia­bi­li­dad y una me­di­ción ob­je­ti­va y es­tan­da­ri­za­da de una mues­tra de com­por­ta­mien­tos.

La po­li­gra­fía es más sen­ci­lla de lo que la gen­te su­po­ne.

Un po­li­gra­fis­ta nun­ca ha­rá pre­gun­tas que vio­len la in­ti­mi­dad del exa­mi­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.