El man­za­ni­llo es la plan­ta más ve­ne­no­sa del mun­do.

El man­za­ni­llo tie­ne el du­do­so ho­nor de ser la plan­ta más ve­ne­no­sa del mun­do.

Revista D - - NEWS - Por Roberto Villalobos Via­to

I ma­gí­ne­se pa­sear en una idí­li­ca pla­ya de­sier­ta con are­na blan­ca, pal­me­ras bam­bo­leán­do­se y el ru­mor del mar co­lor tur­que­sa. De re­pen­te se to­pa con unas pe­que­ñas fru­tas ver­des pa­re­ci­das a las man­za­nas que han caí­do de un ár­bol gi­gan­te de tron­co pla­tea­do. Ten­ta­do por la cu­rio­si­dad le da un mor­dis­co a una de ellas. Sor­pren­den­te­men­te sa­be dul­ce; es muy agra­da­ble. Jus­to esa fue la ex­pe­rien­cia de la ra­dió­lo­ga bri­tá­ni­ca Ni­co­la Stric­kland, quien en 1999 es­ta­ba de va­ca­cio­nes en la is­la ca­ri­be­ña de To­ba­go. La ma­la no­ti­cia fue que, sin sa­ber­lo, pro­bó el fru­to de la plan­ta más ve­ne­no­sa del mun­do se­gún el Li­bro Guin­ness de los Récords.

El man­za­ni­llo (Hip­po­ma­ne man­ci­ne­lla) es en­dé­mi­co de zo­nas de la Nor­tea­mé­ri­ca me­ri­dio­nal, Cen­troa­mé­ri­ca, el Ca­ri­be y par­tes sep­ten­trio­na­les de Su­da­mé­ri­ca. Pue­de cre­cer en am­bien­tes de al­ta sa­li­ni­dad y por esa ra­zón se ha­lla co­mún­men­te en en­tor­nos cos­te­ros. Es tan pe­li­gro­so que en mu­chos lu­ga­res es­tá mar­ca­do con cru­ces ro­jas o pla­cas iden­ti­fi­ca­ti­vas pa­ra aler­tar a los po­bla­do­res.

LOS EFEC­TOS

Stric­kland, hoy pre­si­den­ta del Ro­yal Co­lle­ge of Ra­dio­lo­gists, des­cri­bió los efec­tos del di­mi­nu­to fru­to. In­di­ca que mo­men­tos más tar­de de ha­ber­lo mor­di­do no­tó un ex­tra­ño pi­cor en la boca. Lue­go pro­gre­só a “una sen­sa­ción de ar­dor y des­ga­rro, y una opre­sión en la gar­gan­ta”. A las dos ho­ras ape­nas po­día tra­gar por­que el do­lor era in­so­por­ta­ble. A las ocho ho­ras, los sín­to­mas ora­les mer­ma­ron, pe­ro los gan­glios lin­fá­ti­cos cer­vi­ca­les se vol­vie­ron sen­si­bles.

La plan­ta ya te­nía ma­la repu­tación des­de si­glos an­tes. El cro­nis­ta es­pa­ñol Gon­za­lo Fer­nán­dez de Ovie­do en su obra Su­ma­rio de la na­tu­ral his­to­ria de las In­dias (1526), ha­bla­ba so­bre los efec­tos que pro­vo­ca­ban las fle­chas que los na­ti­vos ame­ri­ca­nos lan­za­ban con­tra su ejér­ci­to, ya que es­tas es­ta­ban im­preg­na­das con la re­si­na del man­za­ni­llo. “Nin­gún re­me­dio hay pa­ra tal he­ri­do de es­ta yer­ba (…) y de 50 que hie­ran, no es­ca­pan tres”.

En 1678, John Es­que­me­ling, au­tor de Los bu­ca­ne­ros de Amé­ri­ca, tam­bién es­cri­bió so­bre su ex­pe­rien­cia con “el ár­bol lla­ma­do man­za­ni­llo o ár­bol de la man­za­na ena­na” cuan­do es­tu­vo en la is­la La Es­pa­ño­la —hoy Hai­tí y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na—. “Un día es­ta­ba ex­tre­ma­da­men­te ator­men­ta­do por los mos­qui­tos y je­je­nes, y aún ig­no­ran­te so­bre la na­tu­ra­le­za de es­te ár­bol, cor­té una ra­ma pa­ra que me sir­vie­ra de aba­ni­co, pe­ro la ca­ra se me hin­chó y se me lle­nó de am­po­llas, co­mo si me hu­bie­ra que­ma­do, a tal gra­do que es­tu­ve cie­go por tres días”.

Es­tos efec­tos son oca­sio­na­dos por­que la plan­ta exu­da una gran can­ti­dad de to­xi­nas en el lá­tex que des­pren­de; en­tre ellas des­ta­ca el for­bol, un com­pues­to or­gá­ni­co que per­te­ne­ce a la familia de los di­ter­pe­nos.

Otra de sus pro­pie­da­des es que re­sul­ta so­lu­ble en agua, lo que au­men­ta el pe­li­gro y la to­xi­ci­dad. Por eso, si al­guien se re­fu­gia de­ba­jo de sus ra­mas du­ran­te la llu­via, el for­bol di­lui­do le pro­vo­ca­ría gra­ves que­ma­du­ras, mien­tras que si le en­tra en los ojos le ge­ne­ra­ría que­ra­to­con­jun­ti­vi­tis, una in­fla­ma­ción de la cór­nea y la con­jun­ti­va.

Pa­ra col­mo de ma­les, los di­ver­sos és­te­res de for­bol en el lá­tex pue­den ser des­en­ca­de­nan­tes de tu­mo­res can­ce­rí­ge­nos a tra­vés de la ac­ti­va­ción de la pro­teí­na qui­na­sa C. De he­cho, los bio­quí­mi­cos W. Adolf y E. Hec­ker, en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en el Jour­nal of Na­tu­ral Pro­ducts, des­acon­se­jan un con­tac­to pro­lon­ga­do con su ma­de­ra, pre­ci­sa­men­te por ese mo­ti­vo.

Pe­ro, tal co­mo ya lo ha­bían des­cri­to los ex­plo­ra­do­res cen­tu­rias an­tes, la ame­na­za más in­me­dia­ta es su fru­to, ya que co­mér­se­la cau­sa vó­mi­tos y dia­rrea tan se­ve­ros que des­hi­dra­tan el cuer­po has­ta el pun­to de no re­torno.

EX­TER­MI­NIO

De­bi­do al pe­li­gro que re­pre­sen­ta pa­ra el ser hu­mano, el man­za­ni­llo ha que­ri­do ser eli­mi­na­do. No obs­tan­te, es­te ár­bol tam­bién cum­ple con una la­bor fun­da­men­tal en la pro­tec­ción del me­dioam­bien­te, ya que sus ex­ten­sas raí­ces asien­tan el frá­gil es­tra­to cos­te­ro, evi­ta la ero­sión del li­to­ral y es un ex­ce­len­te cor­ta­vien­tos.

Ade­más, el for­bol po­dría ser be­ne­fi­cio­so, tal co­mo lo re­ve­lan cien­tí­fi­cos del Scripps Re­search Ins­ti­tu­te, quie­nes han lo­gra­do sin­te­ti­zar­lo pa­ra fa­bri­car­lo en can­ti­da­des úti­les pa­ra la in­ves­ti­ga­ción y el desa­rro­llo de fár­ma­cos. De esa cuen­ta, al­gu­nos han re­plan­ta­do man­za­ni­llos en zo­nas don­de ha­bían si­do eli­mi­na­dos, eso sí, de for­ma con­tro­la­da y con ró­tu­los de ad­ver­ten­cia, que se se­pa que sus fru­tos son tó­xi­cos, co­mo la man­za­na que Blancanieves nun­ca de­bió co­mer.

“To­das las par­tes del man­za­ni­llo son ex­tre­ma­da­men­te ve­ne­no­sas y su in­ter­ac­ción o in­ges­ta pue­de ser le­tal”.

Ins­ti­tu­to de Cien­cias de Ali­men­tos y Agri­cul­tu­ra de Flo­ri­da (EE. UU.).

Fo­to: Shut­ters­tock

El fru­to mi­de unos cua­tro cen­tí­me­tros de diá­me­tro y es al­ta­men­te tó­xi­co.

El man­za­ni­llo (Hip­po­ma­ne man­ci­ne­lla) sue­le cre­cer en lu­ga­res cos­te­ros y, por lo tan­to, de al­ta sa­li­ni­dad. Se ha iden­ti­fi­ca­do des­de Flo­ri­da, EE. UU., has­ta Co­lom­bia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.