Lesly Palacios, so­bri­na nie­ta de Gu­mer­cin­do Palacios Flo­res, es una drea­mer.

De­jó el país sien­do ado­les­cen­te y, en EE. UU., se abrió ca­mino en la do­cen­cia; hoy im­par­te cla­ses en la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Ca­li­for­nia.

Revista D - - NEWS - Por Jo­sé Luis Es­co­bar

Lesly Palacios es una jo­ven que per­te­ne­ce a la ge­ne­ra­ción de in­mi­gran­tes la­ti­nos que en Es­ta­dos Uni­dos se co­no­ce co­mo drea­mers (so­ña­do­res). Lle­gó a ese país en el 2006 y es­tá por con­cluir una maes­tría en Cien­cias Bio­ló­gi­cas e im­par­te cla­ses en el De­par­ta­men­to de Cien­cias Bio­ló­gi­cas de la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca del Es­ta­do de Ca­li­for­nia, en Po­mo­na.

Palacios tie­ne 28 años, es una de los apro­xi­ma­da­men­te 700 mil me­no­res de 30 años que en el es­ta­do de Ca­li­for­nia cuen­tan con un per­mi­so pa­ra re­si­dir en la na­ción ame­ri­ca­na que se co­no­ce, por sus si­glas en in­glés, co­mo Daca (De­fe­rred Ac­tion for Child­hood Arri­vals); es un trá­mi­te que ca­da dos años de­be ser re­no­va­do, des­pués de la pri­me­ra vez que lo so­li­ci­ta­ron, cuan­do eran me­no­res de edad re­cién lle­ga­dos al país.

Si bien ca­da be­ne­fi­cia­do es un ca­so par­ti­cu­lar, en mar­zo los drea­mers fue­ron el cen­tro de las no­ti­cias por­que vieron ame­na­za­do el pro­gra­ma Daca, de­bi­do a la nue­va po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria del go­bierno de Do­nald Trump que bus­ca ce­sar­la. Des­de en­ton­ces hay al­ti­ba­jos le­ga­les que con­ti­núan en la Su­pre­ma Cor­te.

Mien­tras ese pa­no­ra­ma se di­lu­ci­da, Palacios con­ti­núa su for­ma­ción pro­fe­sio­nal y lle­va, jun­to con su familia, mú­si­ca a las mi­sas do­mi­ni­ca­les del tem­plo Es­pí­ri­tu San­to. El ta­len­to es al­go que co­rre en su san­gre, pues la con­na­cio­nal es pa­rien­te de Gu­mer­cin­do Palacios Flo­res, uno de los más ex­cel­sos ma­rim­bis­tas gua­te­mal­te­cos.

¿A qué edad de­jó Gua­te­ma­la?

Na­cí en la Ciu­dad de Gua­te­ma­la, don­de vi­ví has­ta los 15 años. Fal­ta­ban tres me­ses pa­ra cum­plir 16 cuan­do, jun­to con mi ma­dre, lle­gué a Ca­li­for­nia y me reu­ní con

dos mis her­ma­nos ma­yo­res. Uno de ellos fue el pri­me­ro en de­jar Gua­te­ma­la, al se­gun­do año del fa­lle­ci­mien­to de mi padre, pa­ra apo­yar a la familia. To­dos nos reuni­mos en el 2006.

¿Re­to­mó sus es­tu­dios?

Es di­fí­cil lle­gar a un país nue­vo en don­de no se ha­bla nues­tro idio­ma. Los in­mi­gran­tes te­ne­mos que tra­ba­jar el do­ble pa­ra com­pren­der el len­gua­je y la his­to­ria lo­cal; el con­tex­to es muy di­fe­ren­te. Es­ta es una reali­dad que co­no­ce­mos des­de que lle­ga­mos a la es­cue­la, la que es muy ar­dua com­ple­tar, pues se re­quie­re de bas­tan­te per­se­ve­ran­cia.

Co­men­cé en el San­ta Mó­ni­ca High School y tres años des­pués, en el 2009, me trans­fe­rí al Co­le­gio Co­mu­ni­ta­rio San­ta Mó­ni­ca, de don­de egre­sé en el 2014.

Lue­go me ins­cri­bí en la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca del Es­ta­do de Ca­li­for­nia, Po­mo­na, que po­pu­lar­men­te es co­no­ci­da co­mo Cal Poly Po­mo­na, y co­men­cé a es-

Sé de va­rios pro­fe­sio­na­les que quie­ren se­guir ade­lan­te y sa­car lo me­jor del Daca pa­ra te­ner un tra­ba­jo le­gal y no te­mer­le a na­da”.

tu­diar una li­cen­cia­tu­ra en Bio­lo­gía con una es­pe­cia­li­za­ción en Zoo­lo­gía. Cul­mi­né la li­cen­cia­tu­ra en ju­nio del 2017 e in­me­dia­ta­men­te me con­tra­ta­ron en la uni­ver­si­dad.

¿Qué pues­to acep­tó?

Soy ins­truc­to­ra de la­bo­ra­to­rio, un tra­ba­jo que se co­no­ce co­mo Tea­ching As­so­cia­te. Bá­si­ca­men­te lo que ha­go es ins­truir a los jó­ve­nes de se­gun­do o ter­cer año en los la­bo­ra­to­rios de Fi­sio­lo­gía Hu­ma­na. Co­men­cé en sep­tiem­bre del año pa­sa­do y tra­ba­jo me­dia jor­na­da, por­que con­ti­núo es­tu­dian­do en la mis­ma uni­ver­si­dad; al con­cluir la li­cen­cia­tu­ra co­men­cé una maes­tría en Cien­cias Bio­ló­gi­cas y, el otro año, al gra­duar­me, de­seo se­guir un doc­to­ra­do en la mis­ma ra­ma.

¿Per­te­ne­ce a la ge­ne­ra­ción drea­mer?

Sí, soy de esa ge­ne­ra­ción, pues vi­ne a Es­ta­dos Uni­dos cuan­do te­nía 15 años; hoy ten­go 28.

¿Es­tán or­ga­ni­za­dos?

Sí, por ejem­plo, en mi uni­ver­si­dad hay una aso­cia­ción es­pe­cial­men­te pa­ra es­tu­dian­tes sin do­cu­men­tos. Siem­pre nos con­vo­can pa­ra que lle­gue­mos y hablemos de nues­tras op­cio­nes.

Has­ta an­tes de mar­zo, cuan­do el pro­gra­ma Daca co­rría el ries­go de que­dar inac­ti­vo, el má­xi­mo te­mor pa­ra mu­chos era que es­tos per­mi­sos iban a ven­cer. Yo pu­de apli­car pa­ra una re­no­va­ción, pa­ra dos años más.

¿Qué hu­bie­ra su­ce­di­do si no la re­no­va­ba?

Mi ma­dre re­cien­te­men­te ob­tu­vo la re­si­den­cia, por me­dio de ella pu­de ini­ciar otro pro­ce­di­mien­to pa­ra so­li­ci­tar la mía, pe­ro es un trá­mi­te que po­dría du­rar in­clu­si­ve una dé­ca­da.

Aun­que ha­bría es­ta­do de for­ma ile­gal esa hu­bie­ra si­do mi al­ter­na­ti­va pues ten­dría una ges­tión a mi fa­vor. Creo que de ha­ber si­do esa mi si­tua­ción ac­tual, es­ta­ría tem­po­ral­men­te en Gua­te­ma­la mien­tras los pa­pe­les se arre­glan.

¿Co­no­ce a más jó­ve­nes en una si­tua­ción si­mi­lar?

Co­noz­co a un par. Pe­ro cla­ro que sé que hay mu­chos más en la uni­ver­si­dad o en la ofi­ci­na que men­cio­né.

Es una pro­fe­sio­nal la­bo­ran­do en una uni­ver­si­dad, ¿eso es usual pa­ra una drea­mer?

Ten­go mu­chos ami­gos en las mis­mas con­di­cio­nes y muy po­cos no per­si­guen su sue­ño.

La ma­yo­ría son muy lu­cha­do­res y em­pren­de­do­res, le echan mu­chí­si­mas ga­nas y no creo que yo sea la ex­cep­ción, la frus­tra­ción se da en­tre quie­nes no apro­ve­chan las con­di­cio­nes pa­ra su­pe­rar­se, ya que sé de va­rios pro­fe­sio­na­les más que quie­ren se­guir ade­lan­te y sa­car lo me­jor del Daca pa­ra te­ner un tra­ba­jo le­gal y no te­mer­le a na­da. Eso es una ben­di­ción, lo sa­be­mos y lo apre­cia­mos.

So­mos mu­chos los drea­mers. No di­ría que soy la úni­ca con una opor­tu­ni­dad la­bo­ral, eso lo sa­be buen por­cen­ta­je de los jó­ve­nes, pe­ro tam­bién co­no­cen acer­ca de las opor­tu­ni­da­des que po­de­mos al­can­zar. So­mos muy per­se­ve­ran­tes.

¿Por qué se in­tere­só en la Bio­lo­gía?

Se­guí esa ca­rre­ra por­que que­ría ser ve­te­ri­na­ria. Mis her­ma­nos ma­yo­res cuen­tan con un téc­ni­co en esa es­pe­cia­li­dad y mi in­te­rés por la pro­fe­sión tu­vo que ver tam­bién con el sue­ño fa­mi­liar de abrir nues­tra pro­pia clí­ni­ca pa­ra ani­ma­les.

Pe­ro esa for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria era muy ca­ra, y sien­do una drea­mer con es­ta­tus de Daca, no ob­tu­ve el prés­ta­mo que pre­ci­sa­ba. Por esa ra­zón to­mé es­tu­dios en Bio­lo­gía, lo que con­si­de­ro que fue una de­ci­sión acer­ta­da, por­que ter­mi­nó por gus­tar­me mu­cho y pu­de lle­var a otros ám­bi­tos mi vo­ca­ción por la do­cen­cia.

¿En qué otros si­tios ha im­par­ti­do cla­ses?

Asis­to a un mi­nis­te­rio de jó­ve­nes y, por ca­si cin­co años, ins­truí a los ni­ños y jó­ve­nes que to­ma­ron la pri­me­ra co­mu­nión y la con­fir­ma­ción. Siem­pre me ha gus­ta­do en­se­ñar, ex­pli­car y ha­blar en público.

Cuan­do es­ta­ba ter­mi­nan­do la li­cen­cia­tu­ra, mi je­fa me in­di­có que si se­guía la maes­tría ten­dría la op­ción de dar cá­te­dras en los la­bo­ra­to­rios.

¿Qué otras ac­ti­vi­da­des son de su in­te­rés?

Mi tío abue­lo, Gu­mer­cin­do Palacios Flo­res, fue com­po­si­tor de ma­rim­ba una de sus pie­zas más co­no­ci­das es Lá­gri­mas de Tel­ma. La pa­sión por la mú­si­ca co­rre por mis ve­nas pues sé in­ter­pre­tar ma­rim­ba, gui­ta­rra, ba­jo y ba­te­ría.

Ade­más, he can­ta­do en la ca­te­dral de Nues­tra Se­ño­ra de Los Án­ge­les y en el co­ro de la Fi­lar­mó­ni­ca de Ca­li­for­nia, en el Dis­ney Con­cert Hall.

¿La acom­pa­ña su familia?

Mis her­ma­nos me acom­pa­ñan con sus ins­tru­men­tos y mi ma­dre lo ha­ce con su voz. Can­ta­mos los do­min­gos en la mi­sa de las sie­te de la ma­ña­na en la igle­sia Es­pí­ri­tu San­to.

El ma­yor to­ca el ba­jo, el me­diano las per­cu­sio­nes y, el que le si­gue, la gui­ta­rra. Tam­bién can­to jun­to con mi pro­me­ti­do, quien es otro jo­ven en el pro­gra­ma Daca, y es ori­gi­na­rio de El Sal­va­dor; él to­ca el piano. En las mi­sas can­to y to­co la gui­ta­rra; nues­tro mi­nis­te­rio de ala­ban­za se lla­ma Cris­to Vi­ve.

Fo­to: Cor­te­sía de Lesly Palacios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.