La ca­pi­tal de Po­lo­nia fue des­trui­da du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Hoy es un icono de la ar­qui­tec­tu­ra.

La ca­pi­tal de Po­lo­nia fue des­trui­da por los na­zis du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial pe­ro fue re­cons­trui­da con fi­de­li­dad.

Revista D - - NEWS - Tex­to y fo­tos: Roberto Villalobos Via­to

A quel día el cie­lo es­ta­ba nu­bla­do y el vien­to so­pla­ba bas­tan­te frío. Eso no es ex­tra­ño du­ran­te la pri­ma­ve­ra de Var­so­via, la ca­pi­tal de Po­lo­nia, pe­ro en esa oca­sión las ca­lles se mi­ra­ban es­pe­cial­men­te tris­tes y enig­má­ti­cas.

Pa­ra mu­chos vi­si­tan­tes eso es su­fi­cien­te co­mo pa­ra que­dar­se tum­ba­do en la ca­ma. Pa­ra otros tan­tos, sin em­bar­go, es un ali­cien­te pa­ra ex­plo­rar y sen­tir su ha­lo mis­te­rio­so. Así que, con ener­gía, me en- ca­mi­né ha­cia el cen­tro his­tó­ri­co, cu­ya ar­qui­tec­tu­ra pa­ra­ce sa­ca­da de un cuen­to de ha­das.

WARSZAWA

Voy con una cá­ma­ra col­ga­da al cue­llo, un pe­que­ño dia­rio en mi bol­si­llo y el ce­lu­lar en la mano pa­ra guiar­me con Goo­gle Maps.

En el tra­yec­to veo ace­ras lim­pias y con po­ca gen­te; de he­cho, en Warszawa (Var­so­via) tan so­lo hay 1.8 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. No ha­blan mu­cho en­tre sí; más bien, los úni­cos so­ni­dos que se es­cu­chan son los que ha­cen los au­to­mó­vi­les y los tran­vías ama­ri­llos que pa­san con­ti­nua­men­te.

Lue­go de una de­ce­na de cua­dras se va sin­tien­do más el he­la­do cli­ma y, ya cer­ca de mi des­tino, in­gre­so al Res­tau­ran­te Ho­no­rat­ka, que tie­ne abier­tas sus puer­tas des­de 1826 y que vi­si­ta­ba asi­dua­men­te el com­po­si­tor y vir­tuo­so pia­nis­ta Fré­de­ric Cho­pin.

Aden­tro es aco­ge­dor y su de­co­ra­ción,

aus­te­ra, aun­que va­le la pe­na con­tem­plar sus tra­ba­ja­dos mu­ra­les y lám­pa­ras an­ti­guas. De al­gu­na for­ma me lle­go a sen­tir co­mo en un am­bien­te so­vié­ti­co, qui­zás por la re­la­ti­va cer­ca­nía con la ac­tual Ru­sia, una po­ten­cia que in­flu­yó en la vi­da so­cial y cul­tu­ral po­la­ca du­ran­te gran par­te del si­glo XX.

Des­pués de po­co más de una ho­ra, sal­go de nue­vo a las frías ca­lles var­so­via­nas. A po­cos me­tros ob­ser­vo la be­lla ar­qui­tec­tu­ra de su sta­re mias­to (cen­tro his­tó­ri­co), la cual es­tá jus­to al la­do del apa­ci­ble río Vís­tu­la.

Ca­be se­ña­lar que to­da esa área fue des­trui­da por los na­zis du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, pe­ro, lue­go de fi­na­li­za­do el con­flic­to bé­li­co, los po­la­cos em­pren­die­ron la ti­tá­ni­ca ta­rea de re­cons­truir­la con fi­de­li­dad y pa­ra ello se ba­sa­ron en pla­nos, pin­tu­ras, fo­to­gra­fías y una in­gen­te can­ti­dad de es­pe­cia­lis­tas. En 1980, la Unes­co lo de­cla­ró Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por ser “ejem­plo úni­co de re­cons­truc­ción prác­ti­ca­men­te to­tal de un pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co his­tó­ri­co de los si­glos XIII al XX”. Sus ha­bi­tan­tes, por su­pues­to, se sien­ten or­gu­llo­sos.

En el sta­re mias­to es in­tere­san­te per­der­se en­tre sus ca­lle­jue­las em­pe­dra­das con lo­ca­les de re­cuer­dos, ba­res o ca­fés, has­ta lle­gar a la em­ble­má­ti­ca Pla­za del Mer­ca­do, que es­tá ro­dea­da de cons­truc­cio­nes de co­lo­res, muy si­mi­la­res a las de Cra­co­via o Wro­claw, tam­bién en ese país.

A un cos­ta­do es­tá la es­ta­tua de la Si­re­na, uno de los sím­bo­los de Var­so­via, he­cha en bron­ce en 1855 por Kons­tanty He­gel y que es una de las es­ca­sas es­cul­tu­ras que so­bre­vi­vie­ron a la de­vas­ta­ción de la gue­rra.

Cer­ca es­tá la barbacana de­fen­si­va que ori­gi­nal­men­te ha­bía si­do le­van­ta­da en 1540. Hoy es uno de los si­tios más fo­to­gra­fia­dos.

Más ade­lan­te se en­cuen­tra la enor­me Pla­za Zam­bowy, en la cual se le­van­ta la Co­lum­na de Se­gis­mun­do, de ca­si 23 me­tros de al­tu­ra. Ahí mis­mo se ob­ser­va el ro­ji­zo Cas­ti­llo Real, que da­ta­ba del si­glo XV, en cu­yo in­te­rior se ad­mi­ra una im­pre­sio­nan­te co­lec­ción de al­fom­bras pro­ce­den­tes de Per­sia, el Cáu­ca­so, Ana­to­lia y Me­dio Orien­te. Des­ta­ca, asi­mis­mo, su To­rre del Re­loj, de 60 me­tros.

Lue­go de va­rios mi­nu­tos de con­tem­pla­ción, bien me­re­ce la pe­na in­gre­sar a uno de los establecimientos pa­ra co­mer, be­ber y des­can­sar.

EN LAS AFUE­RAS

Pró­xi­mos a la sa­li­da del cas­co an­ti­guo es­tán la Ca­te­dral del Ejér­ci­to Po­la­co, de di­se­ño so­brio, y el Mo­nu­men­to al Le­van­ta­mien­to de Var­so­via, que es­tá de­di­ca­do a los va­lien­tes que per­die­ron la vi­da al re­be­lar­se con­tra la ocu­pa­ción na­zi, en 1944.

Es acon­se­ja­ble, asi­mis­mo, ca­mi­nar por la Ru­ta Real, que em­pie­za en la ca­lle Kra­kows­kie Pr­zed­mies­cie, la cual era usa­da por los re­yes pa­ra ir del cas­ti­llo a las re­si­den­cias de ve­rano. En el tra­yec­to se localizan el Pa­la­cio Pre­si­den­cial y la Uni­ver­si­dad de Var­so­via, has­ta lle­gar al mo­nu­men­to a Ni­co­lás Co­pér­ni­co. Cer­ca, el enor­me Par­que Real La­zien­ki, don­de hay otros pun­tos de in­te­rés co­mo el Pa­la­cio y Tea­tro de la Is­la —ro­dea­dos de una la­gu­na—, la exó­ti­ca Ca­sa Blan­ca y, cla­ro, sus be­llos jar­di­nes, los cua­les va­rían en to­na­li­dad se­gún la tem­po­ra­da: ver­de en ve­rano y pri­ma­ve­ra, co­lo­res na­ran­jas y ama­ri­llen­tos en oto­ño y un im­pe­ca­ble blan­co en in­vierno.

Otro de los lu­ga­res in­elu­di­bles es el Mu­seo Fré­de­ric Cho­pin, de­di­ca­do, por su­pues­to, a uno de los más gran­des com­po­si­to­res de mú­si­ca clá­si­ca. Ahí, apar­te de es­cu­char sus no­tas mu­si­ca­les se pue­de ver su piano e, in­clu­so, un me­chón de su ca­be­llo.

MÁS AC­TI­VI­DA­DES

Var­so­via tie­ne una nu­me­ro­sa ofer­ta ar­tís­ti­ca y cul­tu­ral. Uno de los edi­fi­cios que asom­bran es el po­lé­mi­co Pa­la­cio de la Cul­tu­ra y la Cien­cia, de 231 me­tros, con el cual no to­dos los po­la­cos es­tán de acuer­do, ya que fue un re­ga­lo de Jo­sé Sta­lin, ex­dic­ta­dor de la des­apa­re­ci­da Unión So­vié­ti­ca. En cual­quier ca­so, su mi­ra­dor ofre­ce vis­tas im­pre­sio­nan­tes de la ca­pi­tal.

Otro pun­to de in­te­rés es el Gue­to, don­de mu­rie­ron al­re­de­dor de 400 mil ju­díos du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Aun­que hoy so­lo que­dan unos po­cos ves­ti­gios, el lu­gar fue re­crea­do fi­de­dig­na­men­te en la pe­lí­cu­la El Pia­nis­ta , de Ro­bert Po­lans­ki.

Pe­ro si es­tá muy in­tere­sa­do so­bre lo que pa­só en aque­lla épo­ca, una vi­si­ta obli­ga­da es el Mu­seo Ju­dío, el cual tie­ne fren­te a su fa­cha­da el Mo­nu­men­to a los Hé­roes del Gue­to, que fre­cuen­te­men­te es­tá ador­na­do con mu­chas flo­res.

PE­SE AL FRÍO

La his­to­ria re­cien­te de la ca­pi­tal de Po­lo­nia es­tá em­pa­ña­da por el desas­tre de la in­va­sión na­zi, la pos­te­rior in­fluen­cia co­mu­nis­ta y las dic­ta­du­ras. Su gen­te se ha so­bre­pues­to pe­se a las vi­ci­si­tu­des, —su cas­co his­tó­ri­co es ejem­plo de ello— y aun­que pa­rez­can fríos en su for­ma de ser, al co­no­cer­los sor­pren­den por su son­ri­sa y ama­bi­li­dad, so­bre to­do en­tre los jó­ve­nes, tal vez por­que no su­frie­ron en car­ne pro­pia la pro­ble­má­ti­ca del si­glo XX.

Var­so­via es aho­ra una ciu­dad ver­ti­gi­no­sa, di­ná­mi­ca y don­de siem­pre hay mu­cho qué ha­cer.

La Pla­za del Mer­ca­do, en el cen­tro his­tó­ri­co de la ca­pi­tal po­la­ca.

La Es­ta­tua de la Si­re­na so­bre­vi­vió a la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Mo­nu­men­to al Le­van­ta­mien­to de Var­so­via; al fon­do, Ca­te­dral del Ejér­ci­to.

La barbacana fue re­cons­trui­da lue­go de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

El Pa­la­cio de la Cul­tu­ra y la Cien­cia fue un “re­ga­lo” de Sta­lin a Var­so­via. Al la­do, se ob­ser­va el cam­bio a la mo­der­ni­dad en esa ciu­dad.

El Mo­nu­men­to a los Hé­roes del Gue­to es­tá fren­te al Mu­seo Ju­dío.

Al fon­do, el Es­ta­dio Na­cio­nal, de­cla­ra­do de má­xi­ma ca­te­go­ría por la Uefa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.