LOS CO­LO­RES

Revista D - - FONDO -

El pos­te del bar­be­ro tie­ne su ori­gen en la Edad Me­dia. En esa épo­ca, quie­nes se de­di­ca­ban a ese ofi­cio tam­bién lle­va­ban a ca­bo ex­trac­cio­nes den­ta­les, san­grías y ci­ru­gías me­no­res.

Al efec­tuar al­guno de es­tos pro­ce­di­mien­tos, los pa­cien­tes su­je­ta­ban un pos­te pa­ra fa­ci­li­tar la sa­li­da de san­gre, que fluía has­ta una pa­lan­ga­na en la ba­se. Al ter­mi­nar el tra­ba­jo, los barberos en­ro­lla­ban las ga­sas en­san­gren­ta­das en los pa­los pa­ra po­ner­las a se­car. Así que la gen­te, al ver esos pos­tes blan­cos con ban­das ro­jas en­ro­lla­das, sa­bían que es­ta­ban an­te el es­ta­ble­ci­mien­to de un bar­be­ro-ci­ru­jano.

El azul apa­re­ció mu­cho tiem­po des­pués, aun­que su ori­gen no es­tá cla­ro. Al­gu­nos au­to­res ha­blan de pa­trio­tis­mo —pu­do ha­ber em­pe­zar a usar­se en Fran­cia o Es­ta­dos Uni­dos—, mien­tras que otros se re­fie­ren a la di­vi­sión que hu­bo en­tre ci­ru­ja­nos y barberos, ya que en 1745 se dio una escisión en el Ve­ne­ra­ble Gre­mio de Barberos, fun­da­do en 1308, y se creó la So­cie­dad de Ci­ru­ja­nos, que en 1800 se con­vir­tió en el Real Co­le­gio de Ci­ru­ja­nos. Pa­ra di­fe­ren­ciar am­bas ac­ti­vi­da­des hu­bo una “re­par­ti­ción de co­lo­res”: el ro­jo y el blanco pa­ra los ci­ru­ja­nos, mien­tras que se le aña­dió el azul a los barberos.

Fuentes: Cu­per­cu­rio­so.es y Eli­ve­li­men.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.