En ju­nio de 1903

Revista D - - CIENCIA -

pre­sen­tó su te­sis doc­to­ral en la fa­cul­tad de cien­cias de la uni­ver­si­dad pa­ri­si­na, con­vir­tién­do­se en la pri­me­ra mu­jer en ob­te­ner el tí­tu­lo.

En 1935 su hi­ja Ire­ne fue ga­lar­do­na­da con el No­bel en Quí­mi­ca, así que Ma­rie Cu­rie fue la pri­me­ra ma­dre No­bel con una hi­ja con el mis­mo pre­mio. Su otra hi­ja, Eve, se de­di­có al pe­rio­dis­mo.

En ese mis­mo año (1903) fue la pri­me­ra mu­jer en re­ci­bir el Pre­mio No­bel de Fí­si­ca. El ga­lar­dón le fue otor­ga­do, jun­ta­men­te con su es­po­so Pie­rre y Hen­ri Bec­que­rel, por el des­cu­bri­mien­to de la ra­diac­ti­vi­dad.

La afa­ma­da cien­tí­fi­ca mu­rió el 4 de julio de 1934, en Al­ta Sa­bo­ya, Fran­cia, a los 66 años, de Anemia aplás­ti­ca.

Tres años más tar­de se con­vir­tió en la pri­me­ra pro­fe­so­ra y je­fa de la­bo­ra­to­rio de la Sor­bo­na (1906), en el mis­mo año que per­dió a su es­po­so, lue­go de un ac­ci­den­te vial.

En 1995, sus res­tos, jun­to a los de Pie­rre, fue­ron tras­la­da­dos a la cú­pu­la del Pan­teón de Pa­rís.

El se­gun­do Pre­mio No­bel, es­ta vez de Quí­mi­ca, por ha­ber pre­pa­ra­do el ra­dio e in­ves­ti­ga­do sus com­pues­tos, le fue otor­ga­do en 1911.

A ella se le atri­bu­ye el tér­mino ra­dio­ac­ti­vi­dad, pues fue la pri­me­ra per­so­na en uti­li­zar­lo, ya que tra­ba­ja so­bre es­to des­de 1898.

Du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial y ayu­da­da por su hi­ja Ire­ne, quien ya te­nía 18 años, pres­tó su co­la­bo­ra­ción a los alia­dos, ins­tru­yén­do­los en el ma­ne­jo de los equi­pos de ra­yos X.

Lue­go la gue­rra, su afán se cen­tró en crear un la­bo­ra­to­rio en me­mo­ria de su es­po­so. Sur­gió así el Ins­ti­tu­to de Ra­dio, un cen­tro in­ter­na­cio­nal pa­ra el es­tu­dio de la ra­dio­ac­ti­vi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.