62 es­pe­cies de aves en un jar­dín

El pro­duc­to de un re­ga­lo se trans­for­mó en tres ca­len­da­rios.

Revista D - - ASÍ LO VIVÍ - Clau­dia de Ara­gón

¿ Se ima­gi­na si su jar­dín fue­ra vi­si­ta­do por más de me­dio cen­te­nar de es­pe­cies de aves? Es­to me su­ce­dió a mí.

Me he to­ma­do la ta­rea de fo­to­gra­fiar des­de el 2014 a las aves que lle­gan a mi ca­sa, y gra­cias al apo­yo del or­ni­tó­lo­go Juan Fernando Her­nán­dez y del biólogo Mar­co Centeno, he iden­ti­fi­ca­do y cla­si­fi­ca­do a 62 aves y do­cu­men­tar mi sin­gu­lar ex­pe­rien­cia en tres ca­len­da­rios que he pro­du­ci­do sin nin­gún pa­tro­ci­nio, ya que mi ob­je­ti­vo es ha­cer ac­ce­si­ble la iden­ti­fi­ca­ción de los pá­ja­ros de ma­yor avis­ta­mien­to en la Ciu­dad de Gua­te­ma­la, don­de re­si­do.

Es im­por­tan­te re­sal­tar que es­tas em­plu­ma­das ami­gas lle­gan al jar­dín tan so­lo atraí­das por la ve­ge­ta­ción, pues no co­lo­co co­me­de­ros pa­ra atraer­las.

¿CÓ­MO EM­PE­ZÓ?

Mi ma­dre era quien sa­bía las fe­chas de cum­plea­ños de to­dos los miem­bros de la fa­mi­lia, pe­ro al mo­rir de­ci­dí ob­se­quiar­le a mi pa­dre ca­da Na­vi­dad un calendario con esas fe­chas ahí in­di­ca­das, de ma­ne­ra que no se le pa­sa­ra nin­gu­na.

En no­viem­bre del 2014, cuan­do un ci­prés que es­tá fren­te a una de las ven­ta­nas de mi co­ci­na fue in­va­di­do por un sin­nú­me­ro de di­mi­nu­tos, bu­lli­cio­sos e in­quie­tos pa­ja­ri­tos, cu­yos so­ni­dos se ase­me­ja­ban al de un be­so cor­to y re­pe­ti­ti­vo, un so­lo pen­sa­mien­to ocu­pó mi men­te: “¡A mi pa­pá le en­can­ta­ría ver es­to!”. Fue así co­mo em­pe­za­ron mis es­fuer­zos pa­ra fo­to­gra­fiar­los y mos­trár­se­los, pues él, des­pués del fa­lle­ci­mien­to de mi ma­má, no sa­lió más de su ca­sa.

Mi in­ten­ción era atraer­lo a mi ho­gar pa­ra mos­trar­le las co­sas lin­das que po­dría ver per­so­nal­men­te si ac­ce­día ve­nir.

Los días sub­si­guien­tes fui des­cu­brien­do que nues­tro jar­dín era vi­si­ta­do por aves di­fe­ren­tes y en­ton­ces se me ocu­rrió ha­cer­le un calendario, por eso el pri­me­ro (2016) se lla­mó Aves de ca­sa.

La­men­ta­ble­men­te, mi pa­dre en­fer­mó de gra­ve­dad en el 2015 y de­jó es­te mun­do an­tes de po­der dar­le mi ob­se­quio. Sin em­bar­go, fa­mi­lia­res y ami­gos me ani­ma­ron a con­cluir­lo a ma­ne­ra de hon­rar su me­mo­ria y tam­bién pa­ra con­tar con un do­cu­men­to que de­ja­ra re­gis­tra­da es­ta ex­tra­or­di­na­ria ex­pe­rien­cia. Ani­ma­da por mis se­gui­do­res de Fa­ce­book, amis­ta­des y fa­mi­lia tra­ba­jé el se­gun­do calendario en el 2017, al cual de­no­mi­né Aves de pa­so, con el cual di a co­no­cer, prin­ci­pal­men­te, las es­pe­cies mi­gra­to­rias que vi­si­tan el país de sep­tiem­bre a mar­zo, apro­xi­ma­da­men­te.

Mu­chas per­so­nas creen que me pa­so el día es­pe­ran­do a que lle­guen las aves pa­ra re­tra­tar­las, pe­ro no es así. Sim­ple­men­te ha­go mis la­bo­res en ca­sa te­nien­do siem­pre cer­ca mi cá­ma­ra y al es­cu­char al­gún can­to nue­vo sal­go a bus­car de qué ave se tra­ta, por­que al­go muy sim­pá­ti­co me pa­sa, pues al es­cu­char los can­tos ya co­no­ci­dos, por­que he lo­gra­do fo­to­gra­fiar a su emi­sor, pien­so co­mo cuan­do uno es­tá com­ple­tan­do un ál­bum: “Esa ya la ten­go.”

Es­tá com­pro­ba­do que la ob­ser­va­ción de aves, ade­más de ser una ac­ti­vi­dad muy en­tre­te­ni­da, trae be­ne­fi­cios. Por una par­te, ejer­ci­ta la pa­cien­cia, pe­ro tam­bién me­jo­ra nues­tros re­fle­jos y con­di­ción fí­si­ca, pues es una ac­ti­vi­dad que nos obli­ga a mo­ver­nos y a la vez, ab­sor­be­mos la vi­ta­mi­na D que pro­vie­ne del sol y, so­bre to­do, res­pi­ra­mos me­jor. Co­mo efec­to co­la­te­ral, trae con­si­go la apre­cia­ción de la na­tu­ra­le­za, lo que nos lle­va a te­ner tam­bién un me­jor cui­da­do de nues­tra ca­sa co­mún, el pla­ne­ta Tie­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.