La­dri­dos, mau­lli­dos y can­tos

El apre­cio por las mas­co­tas su­pe­ran las tra­ve­su­ras que pue­dan lle­gar a ha­cer.

Revista D - - MASCOTAS - Por José Luis Es­co­bar

En la in­ves­ti­ga­ción La in­fluen­cia de las mas­co­tas en la vi­da hu­ma­na se de­ter­mi­na que las mas­co­tas tie­nen una in­fluen­cia po­si­ti­va en la sa­lud y bie­nes­tar de los hu­ma­nos en los as­pec­tos psi­co­ló­gi­co, fi­sio­ló­gi­co, te­ra­péu­ti­co y psi­co­so­cial.

“Su com­pa­ñía se ha re­co­no­ci­do co­mo un fac­tor pro­tec­tor con­tra en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y re­duc­tor del es­trés de sus pro­pie­ta­rios. Son un so­por­te psi­co­ló­gi­co, re­du­cen la sen­sa­ción de so­le­dad y per­mi­ten la in­ter­ac­ción de sus pro­pie­ta­rios con el me­dio so­cial que los cir­cun­da”, in­di­ca la pu­bli­ca­ción.

Las si­guien­tes his­to­rias son mues­tra de es­ta es­tre­cha re­la­ción.

PE­PE

“Des­de ni­ño me han fas­ci­na­do los pe­rros; he te­ni­do va­rios”, in­di­ca el es­cri­tor Javier Pa­ye­ras. Con el que vi­ve aho­ra se lla­ma Pe­pe. Su nom­bre es una adap­ta­ción de Pe­pe­ro­nia, alias la Pe­pa, otro can que tu­vo.

Los do­min­gos por las ma­ña­nas pa­sean por el Ce­rri­to del Carmen y se que­da jun­to a Pa­ye­ras mien­tras lee. “Julio Cor­tá­zar de­cía que ha­bía gen­te pro­pe­rros y pro­ga­tos. Yo me iden­ti­fi­co con los pri­me­ros. De mis li­bros fa­vo­ri­tos so­bre es­tos de­bo men­cio­nar Via­jes con Char­ley, de John Stein­beck, acer­ca de al­guien que en au­to re­co­rre el sur de Ca­li­for­nia, en com­pa­ñía de Char­ley, su pe­rro”, ex­pli­ca. Otra pu­bli­ca­ción

esen­cial pa­ra el au­tor es Flush, de Vir­gi­nia Woolf. “La no­ve­la es­tá con­ta­da a tra­vés de los ojos de un pe­rro que se lla­ma Flush”, di­ce.

Pe­pe le ha da­do gra­tos mo­men­tos, y al­gu­na que otra ra­bia, co­mo la oca­sión en que mor­dis­queó una edi­ción an­ti­gua de un li­bro de Enrique Gó­mez Ca­rri­llo. El in­ci­den­te ocu­rrió cuan­do era ca­cho­rro, aho­ra tie­ne sie­te años y se com­por­ta me­jor.

WYATT Y QUANAH

Dos co­ca­ti­les lle­nan con sus can­tos el ho­gar de Trudy Mer­ca­dal, doc­to­ra en Es­tu­dios Com­pa­ra­dos en Cien­cias So­cia­les. “Mis nie­tos le die­ron el nom­bre al ma­cho (Wyatt). La hem­bra (Quanah) lle­va el de un guerrero na­ti­vo ame­ri­cano. Ha­cía dos años que no te­nía mas­co­tas”, se­ña­la.

“Es­tas aves tie­nen un ce­re­bro di­mi­nu­to, pe­ro es sor­pren­den­te la ma­ne­ra en que en­tien­den su en­torno. Les gus­ta re­co­rrer la ca­sa, al­go que les per­mi­to ha­cer con las ven­ta­nas ce­rra­das pa­ra que ejer­ci­ten sus alas. Sue­len acom­pa­ñar­me en la sa­la mien­tras leo, o en mi ha­bi­ta­ción, cuan­do es­toy ab­sor­ta en al­gu­na in­ves­ti­ga­ción”, in­di­ca.

La doc­to­ra tam­bién to­ma cla­ses de ar­te y una vez re­cuer­da que es­ta­ba por ter­mi­nar una ta­rea cuan­do uno de los co­ca­ti­les de­fe­có so­bre sus di­bu­jos. “No ha si­do la úni­ca gra­cia que han he­cho. Hu­bo una vez que por es­tas si­tua­cio­nes Wyatt se es­con­dió de­trás del re­fri­ge­ra­dor y no sa­lió de ahí has­ta que to­dos en ca­sa nos fui­mos a dor­mir; so­li­to vol­vió a su jau­la”, cuen­ta.

Wyatt es el más ami­ga­ble, to­ma sin pro­ble­mas la co­mi­da de sus ma­nos e in­clu­si­ve se sube a sus hom­bros pa­ra ju­gar con sus are­tes o co­lla­res. En cam­bio, Quanah es más re­ser­va­da.

DINDI

Gin­ger lle­gó a la ca­sa de la can­tau­to­ra Magda An­gé­li­ca cuan­do te­nía dos me­ses y ha­ce ca­si un año vi­ven jun­tas. De ca­ri­ño la ar­tis­ta la lla­ma Dindi, una adap­ta­ción del con­cep­to orien­tal del ying y yang, que ha­bla del ba­lan­ce en­tre el bien y el mal.

“Me gus­tan los ga­tos por­que son muy in­de­pen­dien­tes”, re­sal­ta la can­tan­te. Con la ga­ta tie­nen un ri­tual, ya que le ras­ca la ca­be­za ca­da vez que ella vuel­ve a ca­sa. Sue­le ser un efi­caz des­per­ta­dor por­que al no­tar que duer­me más de la cuen­ta, se sube a la ca­ma y to­ca su ca­ra pa­ra que se pon­ga en pie.

“Es una ga­ta per­sa, al­go te­rri­to­rial, pe­ro es su­per ca­ri­ño­sa y no ha he­cho des­tro­zos en la ca­sa. Em­pe­zó a afi­lar sus ga­rras en las si­llas del co­me­dor pe­ro po­ner un ras­ca­dor fue su­fi­cien­te pa­ra tran­qui­li­zar­la. He apren­di­do mu­cho de ella, tie­ne una leal­tad in­con­di­cio­nal. La ener­gía fe­li­na pa­ra mí es mis­te­rio­sa e in­tere­san­te a la vez”, re­sal­ta.

Fo­to: Erick Ávi­la

Fo­to: Es­bin García

Fo­to: Juan Diego Gon­zá­lez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.