Anabel Ford

“La na­tu­ra­le­za tra­ba­ja a su tiem­po”

Revista D - - FRENTE - Por José Luis Es­co­bar

La sel­va es un alia­do más en la pre­ser­va­ción de los ves­ti­gios prehis­pá­ni­cos. Un mo­de­lo a par­tir de es­ta pro­pues­ta pue­de fa­vo­re­cer el de­sa­rro­llo de un nue­vo ti­po de tu­ris­mo.

El si­tio ar­queo­ló­gi­co El Pi­lar cuen­ta con al­re­de­dor de 50 hec­tá­reas de pla­zas, pa­la­cios y tem­plos ro­dea­dos por un área re­si­den­cial den­sa­men­te po­bla­da com­par­ti­da por Be­li­ce y Gua­te­ma­la, pues se en­cuen­tra en la zo­na de ad­ya­cen­cia de am­bos paí­ses. Tie­ne tam­bién un sis­te­ma de cal­za­das que co­nec­ta sus mo­nu­men­tos.

Es­tá a 30 km al nor­te de Melchor de Men­cos y dis­ta a unos 45 km de Ti­kal. Es­tá asen­ta­da en el bor­de del área de es­car­pa­dos que co­rres­pon­de al cen­tro de Pe­tén, en el ex­tre­mo don­de co­mien­za el Va­lle de Be­li­ce. Es el úl­ti­mo pun­to del ma­pa don­de pu­do eri­gir­se una ciu­dad de su ti­po, con las ca­rac­te­rís­ti­cas que tie­nen los si­tios ar­queo­ló­gi­cos de las tie­rras ba­jas.

Los ha­llaz­gos in­di­can que El Pi­lar es­tu­vo más re­la­cio­na­da con Ti­kal que con las ur­bes si­tua­das al es­te, en sue­lo be­li­ce­ño. En 1972 lo re­por­tó Jo­seph Pa­la­cio, Co­mi­sio­na­do de Ar­queo­lo­gía en aque­lla épo­ca. Más tar­de lo hi­zo Jaime Awe en un in­for­me. Y Anabel Ford lo vi­si­tó por pri­me­ra vez en 1983, año en que co­men­zó el pro­yec­to Be­li­ze Ri­ver Ar­cheo­lo­gi­cal Settle­ment Sur­vey (Brass, por sus si­glas en in­glés) y Ford em­pe­zó con el re­co­no­ci­mien­to de los pa­tro­nes de asen­ta­mien­to con re­la­ción al río Be­li­ce.

Pe­ro no fue sino has­ta 1992 cuan­do la ar­queó­lo­ga, des­pués de ges­tio­nar los per­mi­sos per­ti­nen­tes an­te Gua­te­ma­la y Be­li­ce, pu­do lle­var a ca­bo in­ves­ti­ga­cio­nes for­ma­les y tra­ba­jo de cam­po en El Pi­lar, que quie­re de­cir “lu­gar de mu­chas pi­las”, de­bi­do a la ri­que­za hí­dri­ca del en­torno.

Ford (Es­ta­dos Uni­dos, 1951) tie­ne es­tu­dios de pos­gra­do en Ar­queo­lo­gía y An­tro­po­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, San­ta Bár­ba­ra (UCSB). Es especialista en te­mas de Me­soa­mé­ri­ca, so­bre to­do en el área de las tie­rras ba­jas. Se le re­co­no­ce ha­ber des­cu­bier­to El Pi­lar y es­tá al fren­te del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes Me­soa­me­ri­ca­nas (Marc) de la UCSB. La doc­to­ra en Ar­queo­lo­gía sos­tie­ne que es po­si­ble usar la sel­va co­mo una ma­ne­ra na­tu­ral de pro­te­ger los edi­fi­cios an­ti­guos.

¿Cuán­do co­men­za­ron sus in­ves­ti­ga­cio­nes en El Pi­lar?

Ca­si des­de que des­cu­brí el si­tio, lo que ocu­rrió en 1983, pues fui la pri­me­ra ar­queó­lo­ga en tra­ba­jar ahí. Ese año hi­ce un cro­quis de la ciu­dad y de su cen­tro. Al si­guien­te, un ma­pa to­po­grá­fi­co y me di cuen­ta de que ha­bía más cons­truc­cio­nes, pe­ro fue en la dé­ca­da de 1990 que ob­tu­ve los per­mi­sos pa­ra tra­ba­jar en el lu­gar.

El Pi­lar es­tá ba­jo la ad­mi­nis­tra­ción gu­ber­na­men­tal de Be­li­ce y Gua­te­ma­la. Un equi­po de la UCSB nos he­mos uni­do pa­ra apo­yar las in­ves­ti­ga­cio­nes y el re­co­no­ci­mien­to del si­tio.

¿Qué apor­tes con­si­de­ra que es­ta ciu­dad pue­de dar pa­ra en­san­char la com­pren­sión que se tie­ne de la ci­vi­li­za­ción ma­ya?

Sin du­da al­gu­na es­tos tra­ba­jos brin­dan más da­tos pa­ra en­ten­der y co­no­cer có­mo era la vi­da co­ti­dia­na de los ma­yas en las tie­rras ba­jas, pe­ro tam­bién dan una pers­pec­ti­va eco­ló­gi­ca y sus en­la­ces con las ac­ti­vi­da­des cí­vi­cas, ce­re­mo­nia­les y re­si­den­cia­les. Es­tos úl­ti­mos as­pec­tos se co­mien­zan a des­ve­lar de me­jor ma­ne­ra con el uso de la tec­no­lo­gía Li­dar que per­mi­te apre­ciar el sue­lo sin el man­to de la sel­va.

¿Qué nue­vos pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción se lle­va­rán a ca­bo en El Pi­lar?

Aho­ra es­ta­mos en­fo­ca­dos en el re­co­no­ci­mien­to del lu­gar. Tam­bién, es­ta­mos en­fo­ca­dos en la ocu­pa­ción y el ma­ne­jo que sus po­bla­do­res hi­cie­ron del sue­lo y del im­pac­to que es­to tu­vo. Es­to lo po­dre­mos de­ter­mi­nar con más tra­ba­jo de cam­po.

¿Qué sa­be de su for­ma de vi­da?

Pa­ra con­se­guir ali­men­tos va­mos a un mer­ca­do can­to­nal o bien a un su­per­mer­ca­do. En el pa­sa­do hu­bo al­go si­mi­lar, con es­to quie­ro de­cir que se con­tó con un cen­tro que pro­veía mu­cho de lo que se ne­ce­si­ta­ba. No era un es­ta­ble-

ci­mien­to co­mer­cial co­mo aho­ra lo en­ten­de­mos sino el mis­mo bos­que, el cual era apro­ve­cha­do al má­xi­mo pa­ra con­tar con plan­tas que sir­vie­ran en la alimentación, la me­di­ci­na, la cons­truc­ción y otras ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas. Es­te ejem­plo de sel­va-jar­dín no era ex­clu­si­vo de El Pi­lar, ha­blo de to­da la re­gión ma­ya.

¿Del in­te­rés por ese te­ma sur­gió Ar­queo­lo­gía ba­jo el do­sel?

Ese es un pro­yec­to im­por­tan­te por­que pro­po­ne un mo­de­lo pa­ra cui­dar de la sel­va, pues es­ta tam­bién es par­te de la Ar­queo­lo­gía, y pue­de ayu­dar a la con­ser­va­ción de los mo­nu­men­tos. Rom­pe con el pa­trón que se de­no­mi­na Chi­chén It­zá, por­que no bus­ca des­cu­brir y res­tau­rar los edi­fi­cios co­mo su­ce­dió con ese si­tio, en Mé­xi­co, más bien de­ja que el man­to ver­de con­ti­nué pro­te­gién­do­los.

Re­cuer­do una es­truc­tu­ra ubi­ca­da cer­ca del Mun­do Per­di­do, en Ti­kal, que en los años 1980 te­nía un ár­bol de ra­món ad­he­ri­do y es­te ayu­da­ba a que si­guie­ra en pie. Pe­ro, co­mo mu­chos ca­sos más, fue re­mo­vi­do y aho­ra ese ves­ti­gio es­tá de­bi­li­ta­do. Al re­mo­ver el ár­bol tam­bién se da­ñó par­te del eco­sis­te­ma, pues las aves, mo­nos y otras cria­tu­ras que lo anida­ban, per­die­ron su ho­gar.

Los mo­de­los de con­ser­va­ción han cam­bia­do, las in­ter­ven­cio­nes a las es­truc­tu­ras tam­bién. Y Ar­queo­lo­gía ba­jo el do­sel es una pro­pues­ta más que con­ge­nia con el tu­ris­mo.

¿De qué ma­ne­ra?

Ne­ce­si­ta­mos pen­sar en la he­ren­cia prehis­pá­ni­ca no so­lo co­mo un atrac­ti­vo tu­rís­ti­co. Se de­be ha­cer un ba­lan­ce y de­ter­mi­nar qué ne­ce­si­ta­mos: ¿te­ner so­lo lu­ga­res be­llos, cui­da­dos y pro­te­gi­dos? Al­gu­nos pien­san que eso es lo co­rrec­to, pa­ra con­ser­var los edi­fi­cios de for­ma en que se ha he­cho con los de Chi­chen It­zá o el Tem­plo I de Ti­kal,

Pe­ro tam­bién es im­por­tan­te con­tri­buir con el me­dioam­bien­te. Es vi­tal sa­ber que la na­tu­ra­le­za tra­ba­ja a su tiem­po, por­que pa­ra ha­bi­li­tar un mo­nu­men­to ex­pues­to se lle­va un pro­ce­so don­de la es­truc­tu­ra se se­ca y se ca­lien­ta al sol, afec­tán­do­la tam­bién el frío, la noche, el des­gas­te de la llu­via, la sa­li­ni­dad y el áci­do. To­do es­te lar­go pro­ce­so crea pol­vo que con­vier­te en rui­nas los edi­fi­cios, yo lo que pro­pon­go es pre­ser­var los mo­nu­men­tos en lu­gar de ex­hi­bir rui­nas.

Ne­ce­si­ta­mos pen­sar en pre­ser­var la he­ren­cia ma­ya. Las ge­ne­ra­cio­nes del fu­tu­ro tam­bién tie­nen de­re­cho a apre­ciar las pi­rá­mi­des. Ar­queo­lo­gía ba­jo el do­sel en El Pi­lar cons­ta de cua­tro com­po­nen­tes prin­ci­pa­les: la ca­pa de la sel­va en ni­ve­les, la prác­ti­ca ac­tual de jar­di­ne­ría fo­res­tal, la ri­que­za de la ho­ja­ras­ca en des­com­po­si­ción so­bre el sue­lo y los mo­nu­men­tos prehis­tó­ri­cos en sí. De he­cho, la som­bra de es­ta cor­ti­na fo­res­tal sir­ve pa­ra con­ser­var la es­ta­bi­li­dad de los mo­nu­men­tos prehis­pá­ni­cos, ya que al es­tar ex­pues­tos se so­me­ten a un de­te­rio­ro ace­le­ra­do.

¿Có­mo se ama­rra to­do es­to con el tu­ris­mo?

Cuan­do co­men­za­ron las in­ves­ti­ga­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas en El Pi­lar a co­mien­zos de la dé­ca­da de 1990, la ve­ge­ta­ción de la sel­va tro­pi­cal ha­bía cu­bier­to las es­truc­tu­ras del si­tio. La sen­sa­ción era asom­bro­sa.

Era un es­pa­cio de paz que da­ba a los vi­si­tan­tes una per­cep­ción per­so­nal de des­cu­bri­mien­to. Aun­que des­de en­ton­ces se rea­li­za­ron mu­chas ex­ca­va­cio­nes y le­van­ta­mien­tos car­to­grá­fi­cos, gran par­te de las ex­ca­va­cio­nes fue­ron cu­bier­tas. Ac­tual­men­te, los vi­si­tan­tes pue­den ex­pe­ri­men­tar una sen­sa­ción y un en­torno si­mi­la­res a los que apre­cia­ron los pri­me­ros ar­queó­lo­gos cuan­do se re­des­cu­brió el si­tio.

Pen­sar en la va­li­dez de es­te mo­de­lo en el con­tex­to de la re­gión ma­ya abre la puer­ta pa­ra va­ria­cio­nes del mo­de­lo Chi­chen It­zá, con lo cual se da pa­so a un nue­vo tra­ta­mien­to y a un con­trol in­te­gral de si­tios ma­yas fu­tu­ros, la pre­ser­va­ción de sus en­tor­nos na­tu­ra­les y el re­co­no­ci­mien­to de las co­mu­ni­da­des ve­ci­nas que los man­tie­nen y ro­dean.

Es­te es un mo­de­lo muy di­fe­ren­te de con­su­mo tu­rís­ti­co que ofre­ce una nue­va narrativa ya que in­clu­ye el con­tex­to in­ter­re­la­cio­na­do de cul­tu­ra y na­tu­ra­le­za y brin­da un pa­no­ra­ma de los as­pec­tos co­ti­dia­nos de la vi­da de los an­ti­guos ma­yas.

¿Qué ri­que­za guar­da es­ta sel­va-jar­dín?

La jar­di­ne­ría fo­res­tal en El Pi­lar y en las co­mu­ni­da­des ad­ya­cen­tes son for­mas co­mo las per­so­nas tra­tan a la sel­va co­mo una huer­ta útil. El efec­to que tie­ne co­mo do­sel y un sue­lo rico, pre­ser­van los mo­nu­men­tos.

Pe­ro va más allá. Las plan­tas se cul­ti­van pa­ra me­di­ca­men­tos, or­na­men­tos, ali­men­tos, es­pe­cias, tin­tu­ras, ve­ne­nos, cons­truc­ción, pro­duc­tos del ho­gar, ju­gue­tes, be­bi­das, fo­rra­je y mu­cho más.

Aun­que mu­chas de las huer­tas re­fle­jan la in­fluen­cia in­ter­na­cio­nal de los úl­ti­mos 500 años, más de la mi­tad de las plan­tas son au­tóc­to­nas y ca­si to­das las es­pe­cies do­mi­nan­tes de la sel­va se en­cuen­tran en es­tas huer­tas.

Se han iden­ti­fi­ca­do 175 es­pe­cies de ár­bo­les, 140 arbustos y 135 hier­bas, sin men­cio­nar los di­ver­sos be­ju­cos, plan­tas epi­fi­tas, pal­me­ras, he­le­chos y pas­tos. Los hor­ti­cul­to­res tra­di­cio­na­les tam­bién co­no­cen la com­ple­ji­dad de los in­sec­tos, las aves y los mur­cié­la­gos en lo con­cer­nien­te a la po­li­ni­za­ción y via­bi­li­dad de las se­mi­llas y su dis­per­sión.

La som­bra de es­ta cor­ti­na fo­res­tal sir­ve pa­ra con­ser­var la es­ta­bi­li­dad de los mo­nu­men­tos prehis­pá­ni­cos”.

Fo­to: cor­te­sía de Anabel Ford

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.