Par­que En­ri­que Gó­mez Ca­rri­llo

Revista D - - FONDO -

Fue nom­bra­do tam­bién Cam­po­san­to de los Re­me­dios (1777), pla­za de San Fran­cis­co (1825), pla­za de Las Vic­to­rias (1863), Par­que Con­cor­dia (1874) y par­que En­ri­que Gó­mez Ca­rri­llo (1966). En el tra­zo de la ciu­dad fi­gu­ra­ba co­mo Cam­po­san­to de Los Re­me­dios, de­bi­do a que en la es­qui­na no­ro­rien­tal, ha­cia la ac­tual 18 ca­lle de la zo­na 1, que­da­ba la igle­sia de Nues­tra Señora de los Re­me­dios (aho­ra co­no­ci­da co­mo El Cal­va­rio). Los frai­les de San Fran­cis­co se ha­bían apro­pia­do del lu­gar pa­ra en­te­rrar a sus clé­ri­gos. La ne­cró­po­lis les per­te­ne­ció has­ta 1839, pues la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te de 1823 re­sol­vió dar el so­lar a los ve­ci­nos pa­ra cons­truir un mer­ca­do o un par­que, de­ci­dién­do­se lo úl­ti­mo por cues­tio­nes de sa­lu­bri­dad. De es­ta ma­ne­ra sur­gió la pla­za de San Fran­cis­co, en 1825.

El ejér­ci­to gua­te­mal­te­co ga­nó en 1863 una ba­ta­lla con­tra El Salvador, los sol­da­dos fes­te­ja­ron en el lu­gar y se le conoció co­mo par­que de Las Vic­to­rias. En 1866 se cons­tru­yó un mu­ro pe­ri­me­tral con la­dri­llos y se sem­bra­ron va­rios ár­bo­les pa­ra con­tar con una ala­me­da in­ter­na. En 1874, tras fi­na­li­zar una re­mo­de­la­ción, co­men­zó a lla­már­se­le Par­que de La Con­cor­dia, por­que su jar­di­ni­za­ción re­cor­da­ba a un ver­gel ho­mó­ni­mo en Pa­rís. El de Gua­te­ma­la te­nía cua­tro áreas, ca­da una con es­pe­cies dis­tin­tas. Al cen­tro se cons­tru­yó un es­tan­que, de­co­ra­do con plantas acuá­ti­cas. Fue otro si­tio que con­tó con ilu­mi­na­ción por las no­ches (1887) y era, prác­ti­ca­men­te, un jar­dín bo­tá­ni­co. Ade­más, tu­vo un ca­rru­sel. En 1911 sus ace­ras fue­ron re­mo­za­das y los jó­ve­nes de aque­lla épo­ca las usa­ban pa­ra pa­ti­nar por las no­ches. En 1966 se co­lo­có un bus­to del es­cri­tor En­ri­que Gó­mez Ca­rri­llo, obra de Ro­dol­fo Ga­leot­ti To­rres, con lo cual una vez más cam­bió su nom­bre. Es­te par­que tam­bién al­ber­gó a los afec­ta­dos por el te­rre­mo­to de 1976, la ocu­pa­ción des­tru­yó sus jar­di­nes, ban­cas y mo­nu­men­tos. En 1978 se re­mo­de­ló, pe­ro en 1996, pen­san­do en cons­truir un es­ta­cio­na­mien­to sub­te­rrá­neo, cam­bia com­ple­ta­men­te su as­pec­to por el ac­tual. Es­tos tra­ba­jos con­clu­ye­ron en el 2003.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.