¿ POR QUÉ sen­ti­mos que el tiem­po pa­sa más rá­pi­do con­for­me en­ve­je­ce­mos ?

Revista D - - CIENCIA - Fuen­te:

Cuan­do so­mos ni­ños o jó­ve­nes ex­pe­ri­men­ta­mos mu­chas co­sas por pri­me­ra vez, co­mo los cum­plea­ños, los be­sos o las va­ca­cio­nes. El neu­ro­cien­tí­fi­co Da­vid Ea­gle­man se­ña­la que en esas cir­cuns­tan­cias hay mu­cho que se gra­ba en la men­te; la lis­ta es tan den­sa y los re­cuer­dos es­tán tan apre­tu­ja­dos que al evo­car­los nos da la sen­sa­ción de que han de­bi­do du­rar mu­chí­si­mo.

“Es­to se com­prue­ba en el día a día”, ex­pli­ca. “Al con­du­cir por pri­me­ra vez a tu nue­vo tra­ba­jo, el ca­mino se te ha­ce lar­go, pe­ro cuan­do lo has re­co­rri­do va­rias ve­ces, pa­re­ce más cor­to por­que el ce­re­bro ha de­ja­do de al­ma­ce­nar in­for­ma­ción”, agre­ga.

Esas sen­sa­cio­nes, sin em­bar­go, no son más que una ilu­sión, una for­mi­da­ble cons­truc­ción de nues­tro ce­re­bro, se­ña­la Ea­gle­man. “Cuan­tas más me­mo­rias te­ne­mos aso­cia­das a al­go, nues­tro ce­re­bro cree que ha trans­cu­rri­do más tiem­po”, ase­gu­ra. En su opi­nión, lo que ocu­rre es que la men­te con­ser­va las nue­vas ex­pe­rien­cias de un mo­do dis­tin­to al ha­bi­tual.

Se ha des­cu­bier­to, además, que em­plea más ener­gía cuan­do tie­ne que dar for­ma a una evo­ca­ción no­ve­do­sa. Di­cho de otra for­ma: lo ori­gi­nal nos sus­ci­ta abun­dan­tes re­cuer­dos, mien­tras que los he­chos ru­ti­na­rios de nues­tra vi­da pos­te­rior a ese iné­di­to su­ce­so no pa­san de ser me­ros bos­que­jos en nues­tra ca­be­za.

Fo­to: Shut­ters­tok

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.