EL RE­TORNO DEL TITANIC

Una co­pia aus­tra­lia­na del le­gen­da­rio tras­atlán­ti­co bri­tá­ni­co sur­ca­rá los ma­res en­tre Eu­ro­pa y Amé­ri­ca más de un si­glo des­pués del trá­gi­co hun­di­mien­to del que fue­ra, en su tiem­po, el bar­co de pa­sa­je­ros más gran­de y lu­jo­so del mun­do.

Revista D - - HISTORIA - Por Ri­car­do Se­gu­ra

Los ad­mi­ra­do­res de Ro­se DeWitt Bu­ka­ter y Jack Daw­son, los per­so­na­jes prin­ci­pa­les de la me­mo­ra­ble pe­lí­cu­la Titanic (1997), de Ja­mes Ca­me­ron, in­ter­pre­ta­dos por Ka­te Wins­let y Leo­nar­do DiCa­prio, ten­drán la oca­sión de vivir la ex­pe­rien­cia de su pro­pio via­je a bor­do de la ré­pli­ca del le­gen­da­rio tras­atlán­ti­co bri­tá­ni­co.

El ma­yor y más sun­tuo­sos bar­co de pa­sa­je­ros del mun­do crea­do has­ta en­ton­ces, aun­que su rei­na­do fue­se muy bre­ve al que­dar truncado trá­gi­ca­men­te en 1912, cuan­do el bu­que se hun­dió tras cho­car con un ice­berg, po­cos días des­pués de zar­par de las cos­tas in­gle­sas rumbo a la ciu­dad de Nue­va York.

Dis­tin­tos me­dios han ade­lan­ta­do que el Titanic II es­ta­rá lis­to pa­ra su via­je inau­gu­ral en el 2022, pe­ro “aún no he­mos es­ta­ble­ci­do una fe­cha de sa­li­da, por­que no he­mos fi­na­li­za­do nues­tro ca­len­da­rio de cons­truc­ción”, con­fir­ma An­drew Crook, res­pon­sa­ble de la co­mu­ni­ca­ción del pro­yec­to.

“Es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra es­ta­ble­cer to­das las fe­chas pró­xi­ma­men­te y en­ton­ces in­for­ma­re­mos so­bre nues­tro via­je”, se­ña­la Crook des­de el cuar­tel ge­ne­ral de BSL en Bris­ba­ne (Aus­tra­lia), que el pró­xi­mo año se tras­la­da­rá a Pa­rís (Fran­cia), aña­dien­do que en la ac­tual eta­pa del pro­yec­to no “te­ne­mos pla­nes pa­ra cons­truir un Titanic III o una flo­ta de Ti­ta­nics”.

TEC­NO­LO­GÍA MO­DER­NA

El Titanic II re­pli­ca­rá al Titanic en lon­gi­tud y se­rá unos me­tros más an­cho pa­ra pro­por­cio­nar es­ta­bi­li­dad adi­cio­nal; ten­drá las mis­mas ca­te­go­rías de cla­se que el trans­atlán­ti­co ori­gi­nal, es de­cir pri­me­ra, se­gun­da y ter­ce­ra; y es­tá pre­vis­to que to­dos los res­tau­ran­tes y co­me­do­res es­tén re­pre­sen­ta­dos en el bar­co, se­gún Blue Star Li­ne (BSL), la com­pa­ñía que lo cons­tru­ye.

El RMS Titanic me­día apro­xi­ma­da­men­te 269 me­tros de lon­gi­tud y 28.2 me­tros en su pun­to más an­cho, te­nía un in­men­so sa­lón co­me­dor de pri­me­ra cla­se, cua­tro as­cen­so­res y una pis­ci­na; alo­ja­mien­tos de se­gun­da cla­se com­pa­ra­bles a la pri­me­ra cla­se en otros bar­cos, y una ter­ce­ra cla­se mo­des­ta, pe­ro con una re­la­ti­va co­mo­di­dad, de acuer­do a la En­ci­clo­pe­dia Bri­tá­ni­ca.

BSL in­for­ma, además, que la op­ción de que los pa­sa­je­ros pue­dan ex­pe­ri­men­tar to­das las cla­ses di­fe­ren­tes a bor­do del Titanic II en el mis­mo via­je, “es­tá sien­do con­si­de­ra­da”.

Aña­de tam­bién que el Titanic II se de­ten­drá en los mis­mos puer­tos que su an­te­ce­sor, in­clui­dos Sout­ham­pton (Reino Uni­do) y ten­drá co­mo des­tino Nue­va York (Es­ta­dos Uni­dos), y que la in­for­ma­ción so­bre su via­je inau­gu­ral —fe­cha y los pre­cios de los bi­lle­tes, que aún no es­tán dis­po­ni­bles pa­ra su com­pra— se anun­cia­rá en el si­tio web de BSL (www.blues­tar­li­ne.com).

El pre­si­den­te de BSL, Cli­ve Pal­mer, con­fir­mó que es­ta com­pa­ñía ha re­co­men­za­do los tra­ba­jos pa­ra cons­truir el Titanic II, que ha­bían que­da­do sus­pen­di­dos en el 2015 de­bi­do a res­tric­cio­nes fi­nan­cie­ras.

Du­ran­te ese anun­cio efec­tua­do en Londres, Pal­mer pre­sen­tó un vi­deo (www.you­tu­be.com/c/Ti­ta­nic2B­lueS­ta­rLi­ne) que mues­tra las ca­rac­te­rís­ti­cas de la na­ve y en el que es­te mul­ti­mi­llo­na­rio de­di­ca­do al ne­go­cio de la mi­ne­ría y con­si­de­ra­do uno de los ciu­da­da­nos más ri­cos y exi­to­sos de Aus­tra­lia ex­pli­ca su vi­sión de “crear la na­ve don­de los sue­ños se ha­rán reali­dad”.

“En 1912 el Titanic fue el bar­co de los sue­ños. Du­ran­te más de un si­glo, su le­yen­da ha si­do im­pul­sa­da por el mis­te­rio, la in­tri­ga y el res­pe­to por to­do lo que re­pre­sen­ta­ba”, se­gún Pal­mer, en su pri­me­ra tra­ve­sía el Titanic II na­ve­ga­rá des­de Chi­na, don­de se cons­tru­ye, has­ta Sout­ham­pton y, des­de allí, a Nue­va York, re­gre­san­do a Sout­ham­pton y unien­do tres con­ti­nen­tes.

El ca­fé pa­ri­sino, la gran es­ca­le­ra, los ba­ños tur­cos, el gim­na­sio, la pis­ci­na, los as­cen­so­res y el sa­lón pa­ra fu­ma­do­res del Titanic bri­tá­ni­co, se­rán re­pro­du­ci­dos en detalle y con to­do su lu­jo y es­plen­dor en su ré­pli­ca aus­tra­lia­na, cu­ya cons­truc­ción cuen­ta con la par­ti­ci­pa­ción téc­ni­ca de la com­pa­ñía fi­ne­sa de di­se­ño e in­ge­nie­ría ma­ri­nas Del­ta­ma­rin, se­gún BSL.

Pal­mer con­clu­ye en el vi­deo de pre­sen­ta­ción que con su pro­yec­to se com­ple­ta­rá “el via­je in­te­rrum­pi­do en 1912, ya que na­ve­ga­re­mos ha­cia Nue­va York, con un bar­co que re­pre­sen­ta­rá el es­pí­ri­tu de amor de Ro­se y Jack, la es­pe­ran­za de paz y re­con­ci­lia­ción en el mun­do y de un buen fu­tu­ro y una vi­da me­jor pa­ra to­da la Hu­ma­ni­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.