CA­MINO SA­GRA­DO

Eru­di­tos de Gua­te­ma­la y Te­ne­ri­fe pre­sen­tan li­bro de ru­ta se­gui­da por el San­to Her­mano Pedro.

Revista D - - PORTADA - Por Bren­da Mar­tí­nez

Dar a co­no­cer y que se le dé va­lor cul­tu­ral a las ru­tas y sen­de­ros re­co­rri­dos por el Her­mano Pedro en Te­ne­ri­fe, Es­pa­ña, así co­mo en Gua­te­ma­la, es el ob­je­ti­vo del li­bro Los ca­mi­nos del Her­mano Pedro.

Los au­to­res, miem­bros nu­me­ra­rios de la Aca­de­mia de Geo­gra­fía e His­to­ria de Gua­te­ma­la, el et­no­bo­tá­ni­co, mi­cro­bió­lo­go e his­to­ria­dor gua­te­mal­te­co Mi­guel To­rres y el doc­tor ti­ner­fe­ño en Geo­gra­fía, con Men­ción In­ter­na­cio­nal, Jo­sé Juan Cano Delgado, des­de ha­ce va­rios años han em­pren­di­do pro­yec­tos, con­ve­nios, con­fe­ren­cias, siem­bra de ár­bo­les es­qui­sú­chil —Bou­rre­ria Hua­ni­ta, sem­bra­do por el san­to ha­ce 362 años— en Te­ne­ri­fe, y pro­yec­tos geo­tu­rís­ti­cos, se­mi­na­rios y con­fe­ren­cias en Gua­te­ma­la. Con es­ta re­cien­te obra, To­rres ha pu­bli­ca­do sie­te li­bros so­bre el san­to Her­mano Pedro, mien­tras que Cano lle­va más de 15 años vin­cu­la­do con el es­tu­dio del Ca­mino del Her­mano Pedro en Te­ne­ri­fe y su re­cu­pe­ra­ción en la Co­mar­ca de Chas­na,

En es­ta in­ves­ti­ga­ción des­ta­ca el ca­pí­tu­lo Los ca­mi­nos del san­to Her­mano Pedro: de la co­mar­ca de Chas­na en Te­ne­ri­fe al va­lle de Pan­choy en Gua­te­ma­la. en el que se des­cri­be el iti­ne­ra­rio que hi­zo el san­to pe­re­grino des­de su tie­rra na­tal has­ta

San­tia­go de Gua­te­ma­la.

Pedro Be­tan­cur ha­bía te­ni­do una vi­da du­ra, des­de jo­ven se de­di­có al pas­to­reo en Vi­la­flor de Chas­na, Te­ne­ri­fe, ar­chi­pié­la­go Ca­na­rio, Es­pa­ña, don­de na­ció el 19 de mar­zo de 626. La as­cen­den­cia de su fa­mi­lia se ha tra­za­do has­ta el úl­ti­mo men­cey —rey de una de­mar­ca­ción te­rri­to­rial de los an­ti­guos guan­ches, ha­bi­tan­tes abo­rí­ge­nes de Te­ne­ri­fe— de la co­mar­ca de Ade­je, don Die­go, que mu­rió en 1505.

Su pa­dre fue Ama­dor Gon­zá­lez de la Ro­sa, que adop­tó el ape­lli­do de su abue­lo ma­terno, Juan Be­tan­cur. Pedro fue bau­ti­za­do el 21 de mar­zo de 1626 en la igle­sia pa­rro­quial de San Pedro Após­tol de Vi­la­flor. Se sa­be que Ama­dor tu­vo un pro­ble­ma de tie­rras con un ve­cino, el cual, a cam­bio de de­vol­ver­las, le pi­dió que le die­ra a su hi­jo Pedro pa­ra su ser­vi­cio. El ni­ño se ofre­ció pa­ra ayu­dar a sus pa­dres y via­jo a Ma­drid un tiem­po con su nue­vo pa­dre adop­ti­vo, quien lo cui­dó mu­cho. Años des­pués re­gre­só a ca­sa sin nun­ca ha­ber si­do es­cla­vo co­mo se ha afir­ma­do erró­nea­men­te. Du­ran­te su

ni­ñez y ado­les­cen­cia se de­di­có al pas­to­reo de re­ba­ños pro­pios. Por 12 años prac­ti­có cí­cli­ca­men­te la tras­hu­man­cia —re­la­ti­vo al ga­na­do— y ba­ja­ba des­de las al­tu­ras, cer­ca de las Ca­ña­das del Tei­de has­ta la cue­va de El Mé­dano, en la cos­ta.

Es­ta cue­va na­tu­ral es aho­ra un si­tio muy ve­ne­ra­do de pe­re­gri­na­ción pa­ra los ti­ner­fe­ños. A Pedro le ser­vía de re­fu­gio con­tra los pi­ra­tas be­re­be­res que lle­ga­ban des­de la cos­ta de Ma­rrue­cos. En la ac­tua­li­dad se ha re­cu­pe­ra­do par­te de ese an­ti­guo ca­mino que re­co­rría el san­to, y mi­les de ti­ner­fe­ños lo re­co­rren en su me­mo­ria.

El Ca­mino del Her­mano Pedro tie­ne más de 350 años de his­to­ria, y ha­ce 15 años se pro­pu­so co­mo ini­cia­ti­va que unie­ra los di­fe­ren­tes mu­ni­ci­pios de la Co­mar­ca de Chas­na. Es­te ca­mino es un co­rre­dor am­bien­tal, de unos 18 km de lon­gi­tud, que mues­tra al ca­mi­nan­te ele­men­tos del pa­tri­mo­nio na­tu­ral y cul­tu­ral. Su re­co­rri­do prin­ci­pal une el cas­co an­ti­guo de Vi­la­flor con la Cue­va del Her­mano Pedro.

Du­ran­te el año, Pedro pe­re­gri­na­ba a los san­tua­rios de la Vir­gen de Can­de­la­ria, de San An­to­nio en la Vi­lla de La Oro­ta­va y de San Ama­ro en el puer­to de San­ta Cruz. Des­de los 14 años siem­pre tu­vo es­pe­cial de­vo­ción a es­te úl­ti­mo san­to, a quien atri­bu­yó su sa­na­ción, des­pués de ha­ber que­da­do pa­ra­lí­ti­co por un tiem­po.

Lue­go de la muer­te de su pa­dre, cuan­do te­nía 20 años, su ma­dre in­ten­tó ca­sar­lo con la hi­ja de un ve­cino pa­ra re­te­ner­lo en ca­sa. An­te es­ta op­ción, pre­fi­rió aban­do­nar Te­ne­ri­fe pa­ra via­jar co­mo mi­sio­ne­ro a las In­dias. Nun­ca más re­gre­sa­ría a su lu­gar de ori­gen.

DOS AÑOS DE VIA­JE

Con las po­cas co­sas que le ha­bían pre­pa­ra­do su ma­dre y quien ha­bía si­do su pro­me­ti­da, se fue sin des­pe­dir­se de los su­yos. No se sa­be con exac­ti­tud de qué puer­to par­tió, pe­ro se cree que fue el de Ga­ra­chi­co, al no­roes­te de Te­ne­ri­fe, ha­cia La Ha­ba­na, Cu­ba, el 18 de sep­tiem­bre de 1649, pro­ba­ble­men­te en un ga­león del si­glo XVI. Des­pués de un mes de via­je tras­atlán­ti­co lle­gó a La Ha­ba­na, don­de apren­dió el ofi­cio de te­je­dor y tra­ba­jó por cin­co me­ses, es­pe­ran­do que un bar­co lo lle­va­ra a Hon­du­ras. La em­bar­ca­ción que lle­gó tam­bién trans­por­ta­ba mer­can­cías a Gua­te­ma­la. Al es­cu­char es­te nom­bre por pri­me­ra vez, Pedro ex­cla­mó: “A esa ciu­dad quie­ro ir por­que con fuer­zas su­pe­rior y jú­bi­lo in­terno sien­to in­cli­na­ción de ir allá des­de que oí nom­brar­la...”.

Se em­bar­có a Hon­du­ras y du­ran­te el via­je en­fer­mó gra­ve­men­te de fie­bre muy al­ta. El ca­pi­tán, te­mien­do que se tra­ta­ra de una en­fer­me­dad in­fec­cio­sa, de­ci­dió man­dar­lo a tie­rra. El jo­ven fue de­ja­do en Trujillo, don­de se re­cu­pe­ró un po­co y de don­de em­pren­dió el lar­go ca­mino a San­tia­go, pa­ra lo cual te­nía que re­co­rrer unos 1 mil km. Co­mo no te­nía di­ne­ro y sus con­di­cio­nes de sa­lud eran pre­ca­rias, tu­vo que de­pen­der de la ca­ri­dad de los lu

ga­re­ños que en­con­tró en su re­co­rri­do. Se cal­cu­la que tar­dó dos o tres se­ma­nas ca­mi­nan­do a pie pa­ra lle­gar a su des­tino.

Se ig­no­ra el iti­ne­ra­rio del san­to, pe­ro To­rres, con orien­ta­ción de ex­per­tos, tra­tó de re­cons­truir la ru­ta se­gui­da por Pedro, ba­sán­do­se en ma­pas an­ti­guos. De esa cuen­ta, hi­po­té­ti­ca­men­te, se cree que sa­lió de la re­gión cos­te­ra atlán­ti­ca pan­ta­no­sa de Truij­llo y puer­to Ca­ba­llos (ac­tual­men­te puer­to Cor­tés) ha­cia San Pedro (hoy San Pedro Sula). Con­ti­nuó ca­mi­nan­do ha­cia el sur pa­san­do por va­rias ha­cien­das has­ta Que­sey­li­ca, San­ta Ro­sa de Co­pán y la an­ti­gua ciu­dad ma­ya de Co­pán. Lue­go, si­guió ha­cia el oes­te has­ta lle­gar a Esquipulas, don­de ya se ve­ne­ra­ba des­de fi­nes del si­glo XVI al Cris­to Ne­gro. Con­ti­nuó has­ta Zu­tia­pa (hoy Ju­tia­pa) pa­san­do por Coa­ni­zi­qui­la­pa, Ax­cos y Ca­na­les (hoy Vi­lla Ca­na­les). De­bió ha­ber lle­ga­do al va­lle de la Er­mi­ta, don­de hoy se asien­ta la Ciu­dad de Gua­te­ma­la, y de allí to­mó rum­bo a San­tia­go, vía San Mi­guel Pe­ta­pa.

Tam­bién se su­gie­re que ha­bría to­ma­do otra ru­ta. Es po­si­ble que des­de el puer­to Trujillo se hu­bie­ra em­bar­ca­do en al­gu­na fragata que bor­dea­ra la cos­ta hon­du­re­ña has­ta lle­gar al Gol­fo Dul­ce, de don­de par­tía el Ca­mino Real ha­cia San­tia­go de Gua­te­ma­la, a don­de lle­gó el 18 de fe­bre­ro de 1651, des­pués de un lar­go y ac­ci­den­ta­do via­je de ca­si dos años des­de su na­ti­va Te­ne­ri­fe.

Se lle­nó de gran emo­ción cuan­do lle­gó al ce­rro Bue­na Vis­ta, en Pe­ta­pa, des­de don­de con­tem­pló la ciu­dad, lle­na de igle­sias y con­ven­tos. Se arro­di­lló y re­zó una Sal­ve a la Rei­na de los Án­ge­les. Lue­go, se pu­so de pie y ex­cla­mó su fa­mo­sa fra­se: “Aquí he de vi­vir y mo­rir”. Es co­no­ci­da la anéc­do­ta que cuan­do el Her­mano Pedro lle­gó al puen­te de las Mon­jas de la Con­cep­ción, por don­de aún se en­tra en la ciu­dad, be­só la tie­rra y en ese mo­men­to se pro­du­jo una se­rie de tem­blo­res que du­ra­ron has­ta el día si­guien­te.

TE­NE­RI­FE-GUA­TE­MA­LA

El Ca­mino del Her­mano Pedro de Te­ne­ri­fe es­tá vin­cu­la­do con las ru­tas de los es­qui­sú­chi­les y la ru­ta del pe­re­grino en An­ti­gua Gua­te­ma­la. Cano, en el marco de la re­cu­pe­ra­ción y re­va­lo­ri­za­ción de las re­des ca­mi­ne­ras, pro­po­ne in­te­grar la de­no­mi­na­da Ru­ta Cul­tu­ral In­ter­na­cio­nal del Her­mano Pedro (Te­ne­ri­fe-An­ti­gua Gua­te­ma­la). La ru­ta del pe­re­grino se­ña­la los 13 si­tios his­tó­ri­cos que fre­cuen­ta­ba el Her­mano Pedro: te­la­res de don Pedro de Ar­men­gol, Puen­te del Ma­ta­sano, Hos­pi­tal Real de San­tia­go, igle­sia La Mer­ced, igle­sia y con­ven­to de la Com­pa­ñía de Je­sús, Ca­te­dral, Obras So­cia­les del Her­mano Pedro, Ca­lle de los Pa­sos, Pa­rro­quia de Nues­tra Se­ño­ra de los Re­me­dios, Er­mi­ta del San­to Cal­va­rio, hos­pi­tal e igle­sia Nues­tra Se­ño­ra de Be­lén, igle­sia de la Es­cue­la de Cris­to, don­de fue ve­la­do, e igle­sia San Francisco El Gran­de, don­de es­tá en­te­rra­do.

En nue­ve de es­tos si­tios hay sem­bra­dos ár­bo­les de es­qui­sú­chil, plan­ta­dos por To­rres du­ran­te los úl­ti­mos 15 años. De ahí na­ció la pa­ra­le­la ru­ta de los es­qui­sú­chi­les, re­co­rri­do obli­ga­to­rio pa­ra quien desee pro­fun­di­zar en la vi­da y obra del san­to gua­te­mal­te­co.

Foto: cor­te­sía de Mi­guel To­rres y Jo­sé Juan Cano

Ca­mino del Her­mano Pedro, en Vi­la­flor de Chas­na, Te­ne­ri­fe, Is­las Ca­na­rias, que so­lía re­co­rrer el san­to du­ran­te su ado­les­cen­cia pa­ra pas­to­rear sus re­ba­ños.

Foto: cor­te­sía de la aca­dé­mi­ca Co­ra­lia An­chi­si de Ro­drí­guez

Ma­pa del si­glo XVIII de te­rri­to­rio hon­du­re­ño y gua­te­mal­te­co que re­co­rrió el Her­mano Pedro des­de Trujillo pa­ra di­ri­gir­se a San­tia­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.