Na­vi­dad eco­ló­gi­ca pro­mue­ven en el sur

En el ca­se­río de Gua­na­cas­ti­llo, al­dea de Pavana, se fa­bri­can más de 2,500 re­nos ela­bo­ra­dos a ba­se de pa­ja o za­ca­te, in­su­mos que se ob­tie­nen de la vas­ta ve­ge­ta­ción cir­cun­dan­te y pro­mue­ve una cul­tu­ra eco­ló­gi­ca. La ar­te­sa­nía ela­bo­ra­da en el sur se es­tá abrie

Diario El Heraldo - - Primer Plano - CHOLUTECA

Du­ran­te ca­da no­viem­bre, el ca­se­río de Gua­na­cas­ti­llo, al­dea de Pavana, en el mu­ni­ci­pio de Choluteca, se con­vier­te en una su­cur­sal de la vi­lla na­vi­de­ña de Santa.

Las fa­mi­lias de la co­mu­ni­dad han he­cho de la ela­bo­ra­ción de re­nos de pa­ja o za­ca­te una de sus más be­llas tra­di­cio­nes.

La ac­ti­vi­dad pro­vee de re­cur­sos eco­nó­mi­cos a más de 20 fa­mi­lias de la zo­na.

Anual­men­te, los ciu­da­da­nos del sec­tor ela­bo­ran más de 2,500 re­nos de to­dos los ta­ma­ños y es­ti­los, mo­ti­van­do a la po­bla­ción a vi­vir una Na­vi­dad eco­ló­gi­ca.

Y es que los ar­te­sa­nos uti­li­zan ca­mo­ti­llo -una es­pe­cie de plan­ta de la va­rie­dad del be­ju­co (en for­ma de en­re­da­de­ra)el cual pro­li­fe­ra en los po­tre­ros y ter­mi­na sien­do que­ma­do por los agri­cul­to­res pa­ra lim­piar sus pre­dios.

“No­so­tros ayu­da­mos al am­bien­te de esa ma­ne­ra, uti­li­zan­do pro­duc­to que es desecha­dos por otros, lo trans­for­ma­mos y crea­mos her­mo­sos ador­nos na­vi­de­ños”, ase­gu­ra Geo­van­ni Flo­res.

La fal­ta de opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les du­ran­te es­ta tem­po­ra­da del año mo­ti­vó a Flo­res de 29 años a in­cur­sio­nar en la ela­bo­ra­ción de las ma­nua­li­da­des, las cua­les son co­mer­cia­li­za­das en la ori­lla de la ca­rre­te­ra Pa­na­me­ri­ca­na que co­mu­ni­ca Choluteca con la ca­pi­tal del país.

“Des­de ha­ce tres años ve­ni­mos ha­cien­do re­nos y otras es­truc­tu­ras y es­te tra­ba­jo nos per­mi­te ob­te­ner di­ne­ro pa­ra pa­sar las fies­tas na­vi­de­ñas y has­ta pa­ra guar­dar di­ne­ri­to pa­ra el pró­xi­mo año”, co­men­ta el en­tre­vis­ta­do.

Ela­bo­ra­ción

Flo­res ex­pli­có que pa­ra lo­grar que un reno ten­ga una du­ra­ción de al me­nos tres años, la se­lec­ción de la ma­te­ria pri­ma es lo esen­cial.

La ma­le­za de­be ser cor­ta­da cuan­do aún es­tá ver­de y de­jar­la re­po­sar al sol al me­nos dos días.

Pos­te­rior­men­te, se ela­bo­ra la es­truc­tu­ra ba­se de los re­nos, la cual se rea­li­za con tro­zos de ma­de­ra uni­dos con cla­vos.

“Al te­ner la es­truc­tu­ra co­men­za­mos a se­lec­cio­nar el be­ju­co que uti­li­za­re­mos, el más se­co de­be ir aba­jo y lo más ver­de en­ci­ma pa­ra que no se pu­dra”, ex­pli­có el en­tre­vis­ta­do.

La es­truc­tu­ra prin­ci­pal se cu­bre con la ma­le­za y se le da for­ma con la pal­ma de la mano al tiem­po que se re­cu­bre de una ca­pa de alam­bre de co­bre.

“De­pen­dien­do de la des­tre­za, una per­so­na pue­de ha­cer un reno pe­que­ño en una o dos ho­ras, pe­ro ya las es­truc­tu­ras gran­des co­mo el tri­neo nos lle­va dos días”, con­fie­sa Flo­res, quien ase­gu­ra que aún le fal­ta per­fec­cio­nar la téc­ni­ca.

Cos­to

De­pen­dien­do del ta­ma­ño y di­se­ño de la es­truc­tu­ra, el pre­cio de los re­nos os­ci­lan en­tre los 200 y 2,000 lem­pi­ras.

“Los due­ños de los po­tre­ros nos ven­den el be­ju­co y te­ne­mos que com­prar la ma­de­ra, los cla­vos pa­ra la es­truc­tu­ra y el alam­bre pa­ra amal­ga­mar to­do el za­ca­te, por lo que te­ne­mos una in­ver­sión su­pe­rior a los 3,000 lem­pi­ras”, co­men­tó el en­tre­vis­ta­do.

La vis­to­si­dad de las es­truc­tu­ras y el ba­jo cos­to que po­see, mo­ti­va a cien­tos de hon­du­re­ños y ex­tran­je­ros ha ad­qui­rir el pro­duc­to y ador­nar sus ca­sas con es­te ti­po de ar­te­sa­nía, la cual es ten­den­cia y per­mi­te pro­te­ger el am­bien­te, ya que re­du­ce las que­mas.

“Mu­chos de los mu­cha­chos que se de­di­can a fa­bri­car los re­nos via­jan a Olan­cho y la cos­ta nor­te a ven­der pro­duc­to, pe­ro la idea sur­gió del sur y eso es bueno por­que nos da­mos a co­no­cer por co­sas bue­nas”, co­men­ta Flo­res

FO­TOS: EL HE­RAL­DO

Las crea­cio­nes in­clu­yen ca­rrua­jes na­vi­de­ños con fi­gu­ras de ve­na­do que ti­ran co­mo si lle­va­ra a San Ni­co­lás. En ple­na con­fec­ción del ve­na­do, Geo­van­ni Flo­res se es­me­ra ca­da día pa­ra dar­le un am­bien­te na­vi­de­ño al sur. Geo­van­ni Flo­res ya en ple­na ac­ti­vi­dad de co­mer­cian­te ofre­ce a una clien­ta uno de los ejem­pla­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.