Co­rrup­ción y cri­sis mi­gra­to­ria

Diario El Heraldo - - Opinión -

Los vi­vi­dos y en­car­na­dos sín­to­mas que de­ter­mi­nan es­ta se­ve­ra cri­sis mi­gra­to­ria de re­fu­gia­dos hon­du­re­ños son el des­em­pleo, la po­bre­za, el ham­bre y la des­nu­tri­ción; las en­fer­me­da­des y la muer­te. De­fi­cien­tes sis­te­mas de sa­lud y edu­ca­ción, la fal­ta de vi­vien­da y fal­ta de agua po­ta­ble, el al­to cos­to de los ali­men­tos y de los ser­vi­cios bá­si­cos; los al­tos im­pues­tos, la im­po­ten­cia, la de­s­es­pe­ran­za, la in­fe­li­ci­dad y con­fu­sión. Ade­más, la ba­ja au­to­es­ti­ma, la vio­len­cia e inseguridad ciu­da­da­na y ju­rí­di­ca, la per­se­cu­ción po­lí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca exa­cer­ba­das por la am­bi­ción des­me­di­da y cen­tra­li­za­ción de po­der; la in­ca­pa­ci­dad téc­ni­ca y ad­mi­nis­tra­ti­va ins­ti­tu­cio­nal, la im­pu­ni­dad y la co­rrup­ción. Es­te es el es­ce­na­rio cru­do e in­fe­liz que vi­ve el pue­blo hon­du­re­ño.

La co­rrup­ción no so­lo se lle­va el di­ne­ro de don­de más se ne­ce­si­ta, sino que se lle­va a cuen­tas par­ti­cu­la­res. Ade­más, de­bi­li­ta al go­bierno y es­ta de­bi­li­dad gu­ber­na­men­tal for­ta­le­ce la crea­ción de re­des or­ga­ni­za­das de ac­ti­vi­da­des re­ñi­das con la ley, quie­nes fo­men­tan de­li­tos ca­da vez más crea­ti­vos ba­sa­dos en el so­borno, que, al mis­mo tiem­po con la co­lu­sión de po­de­res, crean le­yes pa­ra pro­te­ger a co­rrup­tos y co­rrup­to­res y dar pa­so a la im­pu­ni­dad y es­ta­ble­cer la in­dus­tria de la co­rrup­ción. La co­rrup­ción im­pi­de el desa­rro­llo eco­nó­mi­co, de­bi­li­ta el Es­ta­do de de­re­cho, de­bi­li­ta tam­bién las es­truc­tu­ras de se­gu­ri­dad co­mo, por ejem­plo, la po­li­cía. A la lar­ga, la co­rrup­ción im­pi­de a las per­so­nas, a los paí­ses y a las em­pre­sas desa­rro­llar su po­ten­cial.

La co­rrup­ción so­ca­va los fun­da­men­tos de la de­mo­cra­cia, la go­ber­nan­za y los de­re­chos hu­ma­nos, de­bi­li­tan­do las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas que son la ba­se de una so­cie­dad jus­ta y equi­ta­ti­va. Un fun­cio­na­ria­do co­rrup­to obs­ta­cu­li­za enor­me­men­te la ca­pa­ci­dad del go­bierno de cu­brir las ne­ce­si­da­des bá­si­cas de sus ciu­da­da­nos. En los paí­ses en que la ayu­da in­ter­na­cio­nal tie­ne por ob­je­to me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da, la co­rrup­ción lo im­po­si­bi­li­ta.

Erra­di­car la co­rrup­ción se ha con­ver­ti­do en un ele­men­to fun­da­men­tal pa­ra al­can­zar me­tas co­mo ob­je­ti­vos de desa­rro­llo sos­te­ni­ble; com­ba­tir ese fla­ge­lo es una gran prio­ri­dad es­tra­té­gi­ca pa­ra los or­ga­nis­mos de desa­rro­llo en un nú­me­ro ca­da vez ma­yor de paí­ses.

Pa­ra sa­lir de la cri­sis mi­gra­to­ria en Hon­du­ras se de­be in­cre­men­tar el desa­rro­llo eco­nó­mi­co y con­tro­lar de ma­ne­ra es­tric­ta, con se­ve­ri­dad y sin tre­gua, el des­vío de fon­dos com­ba­tien­do enér­gi­ca­men­te la im­pu­ni­dad y la co­rrup­ción. Mien­tras no se com­ba­tan las cau­sas de raíz, con­ti­nua­rán más flu­jos mi­gra­to­rios, por lo que es ur­gen­te in­ver­tir en la pre­ven­ción y re­so­lu­ción de los con­flic­tos. Na­die se va de su ca­sa por gus­to, na­die de­ja lo que ha cons­trui­do a lo lar­go de to­da su vi­da por­que le ape­tez­ca ha­cer tu­ris­mo o te­ner una aven­tu­ra adre­na­lí­ni­ca, des­de lue­go que no, ca­te­gó­ri­ca­men­te los mi­gran­tes re­fu­gia­dos no lo ha­cen.

La cri­sis mi­gra­to­ria hon­du­re­ña, el ori­gen de su cau­sa, se en­cuen­tra aquí, en nues­tra na­ción, por lo tan­to, si el pro­ble­ma real es­tá aquí, es aquí don­de se ten­drá que em­pe­zar a tra­ba­jar y no en los paí­ses en trán­si­to mi­li­ta­ri­zan­do sus fron­te­ras.

Pa­ra pre­ve­nir y com­ba­tir la co­rrup­ción es pre­ci­so sa­ber es­co­ger a las me­jo­res per­so­nas de fi­cha lim­pia, do­ta­das de amor pa­trio, ca­pa­ci­dad, ho­nes­ti­dad e in­te­gri­dad; ade­más, crear un cli­ma de trans­pa­ren­cia, ren­di­ción de cuen­tas y par­ti­ci­pa­ción de to­dos los miem­bros de la so­cie­dad, sin se­cre­ti­vi­dad de cuen­tas. La ciu­da­da­nía hon­du­re­ña con­si­de­ra cau­sa pre­ci­pi­tan­te del caos so­cial y po­lí­ti­co per­ma­nen­te en el país la for­ma in­cons­ti­tu­cio­nal de có­mo fue elec­to el ac­tual go­ber­nan­te, ade­más del frau­de evi­den­cia­do en el pro­ce­so elec­to­ral con re­sul­ta­dos ofi­cia­les aco­mo­da­dos y da­dos a co­no­cer pú­bli­ca­men­te tres me­ses pos­te­rio­res a las elec­cio­nes, mien­tras en otros paí­ses ta­les re­sul­ta­dos se brin­dan a las dos o tres ho­ras de fi­na­li­za­das las elec­cio­nes.

En el te­ma de pro­pues­tas, la ciu­da­da­nía de Hon­du­ras in­clu­so plan­tea co­mo una sa­li­da sa­lo­mó­ni­ca a la cri­sis po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca, so­cial y mi­gra­to­ria la re­nun­cia del ac­tual man­da­ta­rio y su equi­po, con­vo­car a elec­cio­nes ge­ne­ra­les y des­po­jar de to­dos los asi­de­ros ju­di­cia­les, po­lí­ti­cos, ad­mi­nis­tra­ti­vos, fi­nan­cie­ros, elec­to­ra­les y mi­li­ta­res a quie­nes de­ten­tan el po­der y dar pa­so a la libre, ge­nui­na y pu­ra ex­pre­sión del pue­blo en las ur­nas. Asi­mis­mo, que la so­cie­dad ci­vil de­be con­vo­car a los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les vin­cu­lan­tes co­mo la Con­ven­ción de las Na­cio­nes Uni­das con­tra la Co­rrup­ción y la Con­ven­ción de las Na­cio­nes Uni­das con­tra la De­lin­cuen­cia Or­ga­ni­za­da Trans­na­cio­nal; a los ins­tru­men­tos re­gio­na­les y sec­to­ria­les co­mo el Con­ve­nio de la OCDE so­bre la lu­cha con­tra el so­borno de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos na­cio­na­les y ex­tran­je­ros y, des­de lue­go, apli­car la Ley Mag­nitsky

Pa­ra sa­lir de la cri­sis mi­gra­to­ria en Hon­du­ras se de­be in­cre­men­tar el desa­rro­llo eco­nó­mi­co y con­tro­lar de ma­ne­ra es­tric­ta, con se­ve­ri­dad y sin tre­gua, el des­vío de fon­dos com­ba­tien­do enér­gi­ca­men­te la im­pu­ni­dad y la co­rrup­ción”.

Eloy Or­te­ga Sou­za Mé­di­co ve­te­ri­na­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.