Tres cuen­tos iné­di­tos del es­cri­tor Kal­ton Bruhl

En es­ta oca­sión pu­bli­ca­mos tres te­ne­bro­sos re­la­tos iné­di­tos de un es­cri­tor hon­du­re­ño con­tem­po­rá­neo

Diario El Heraldo - - Siempre - Ós­car Ur­te­cho

Una lí­nea di­fu­sa se­pa­ra el sue­ño de la pesadilla. En los tres cuen­tos que pu­bli­ca­mos hoy bas­ta un ol­vi­do, una pre­gun­ta y has­ta una voz pa­ra ha­cer­nos cru­zar esa lí­nea. Kal­ton Bruhl cons­tru­ye es­tos re­la­tos con la des­tre­za de un ar­te­sano que do­mi­na su ofi­cio: pri­me­ro nos pre­sen­ta una si­tua­ción y en pocas pa­la­bras nos acos­tum­bra a ella, lue­go nos re­ve­la otra di­men­sión de los he­chos, una nue­va luz ate­rra­do­ra cae so­bre los per­so­na­jes y es­tá con­ce­bi­da pa­ra sor­pren­der al lec­tor irre­me­dia­ble­men­te. Siem­pre los pro­ta­go­nis­tas son ni­ños, siem­pre el len­gua­je es sen­ci­llo y con­ci­so, se di­ce só­lo lo ne­ce­sa­rio pa­ra cons­truir la anéc­do­ta. Es­ta au­sen­cia de as­pa­vien­tos es­ti­lís­ti­cos exi­ge de los lec­to­res la inocen­cia de quie­nes se de­jan cau­ti­var por la his­to­ria y no re­pa­ran de­ma­sia­do en el ad­je­ti­vo no­ve­do­so o en la fra­se poé­ti­ca. Son cuen­tos he­chos pa­ra pa­sar­la bien, y con ese pro­pó­si­to le re­co­men­da­mos leer­los.

En la cue­va

Car­li­tos, el ni­ño nue­vo, en­tra co­rrien­do a la cue­va. Se lle­va una mano al pe­cho y con la otra nos in­di­ca que es­pe­re­mos a que re­cu­pe­re el alien­to. Yo me cru­zo de bra­zos y arru­go la fren­te. Los de­más ha­cen ges­tos de fas­ti­dio. Car­li­tos es un alar­mis­ta, así que nos pre­pa­ra­mos pa­ra es­cu­char una de sus ri­dí­cu­las his­to­rias. Los que lle­va­mos más tiem­po vi­vien­do en el bos­que nos he­mos acos­tum­bra­do a los rui­dos y, so­bre to­do, a los si­len­cios. Car­li­tos to­da­vía ve en ca­da co­sa una se­ñal, un au­gu­rio. Fi­nal­men­te nos di­ce que ha vis­to un gru­po de adul­tos que vie­nen ha­cia la cue­va. “Has­ta traen perros”, nos di­ce con los ojos bien abier­tos. To­dos nos aba­lan­za­mos a la en­tra­da de la cue­va y ha­ce­mos vi­se­ra con nues­tras ma­nos. Juan es­ti­ra el cue­llo y ade­lan­ta un oí­do. “Son perros”, di­ce con ab­so­lu­ta con­vic­ción. Aho­ra to­dos los es­cu­cha­mos. Nos apre­su­ra­mos a ocul­tar­nos. Es­ta­mos asus­ta­dos. He­mos apren­di­do a des­con­fiar de los adul­tos. La cue­va se lle­na de la­dri­dos y lu­ces de lin­ter­nas. Con­ten­go la res­pi­ra­ción y cie­rro los ojos. Sé que los de­más ha­cen lo mis­mo. “¡En­con­tré al­go!”, gri­ta uno de los hom­bres. Me aso­mo con pre­cau­ción. Co­mo era de es­pe­rar­se en­con­tra­ron a Car­li­tos. Vuel­vo a es­con­der­me y me abra­zo a mis pier­nas. Las ho­ras trans­cu­rren. Uno a uno los van en­con­tran­do. To­dos llo­ran, pe­ro no pue­do con­so­lar­los. Me re­signo. No tar­da­rán mu­cho en lo­ca­li­zar­me, así que lo me­jor se­rá fa­ci­li­tar­les la bús­que­da. Lo im­por­tan­te es que to­dos si­ga­mos jun­tos. Me pongo de pie. Los hom­bres han jun­ta­do a los otros die­ci­nue­ve ni­ños y se los lle­van fue­ra de la cue­va. Re­gre­san pe­ro so­lo pa­ra re­co­ger su equi­po.co­rro pa­ra al­can­zar­los mien­tras les gri­to, en­tre lá­gri­mas, que no me de­jen so­lo, que me si­gan bus­can­do, que yo es­toy en­te­rra­do allí don­de se de­rrum­ba­ron esas pie­dras.

Cria­tu­ras

En­tro a la crip­ta. Es­tá ama­ne­cien­do, pe­ro en el in­te­rior de es­te lu­gar rei­na una noche per­pe­tua. Las som­bras bai­lan

Bruhl em­plea los téc­ni­cas del best se­ller pa­ra atra­par al lec­tor.

so­bre las pa­re­des al com­pás de la os­ci­lan­te lla­ma de la an­tor­cha. Avan­zó a tra­vés de un den­so ve­lo de te­la­ra­ñas. De vez en cuan­do es­cu­cho el ren­co­ro­so chi­lli­do de las ra­tas tras ca­mi­nar so­bre ellas. Col­ga­do del hom­bro lle­vo un ta­le­go re­ple­to de afi­la­das es­ta­cas. Me ha to­ma­do bas­tan­te tiem­po en­con­trar el es­con­di­te de esas ne­fas­tas cria­tu­ras. Re­zo en voz ba­ja. Im­plo­ro que mi es­pí­ri­tu y mi bra­zo ten­gan la fuer­za ne­ce­sa­ria du­ran­te es­ta te­rri­ble ta­rea. El Se­ñor me ha mos­tra­do to­do el es­plen­dor de su com­pa­sión; aho­ra ne­ce­si­to ol­vi­dar esas en­se­ñan­zas. De­bo ser im­pla­ca­ble. Lle­go a una in­men­sa bó­ve­da. Los sar­có­fa­gos es­tán ali­nea­dos uno jun­to al otro. Des­li­zo la pri­me- ra ta­pa. La cria­tu­ra duer­me. Con­tem­plo en­ter­ne­ci­do la pla­ci­dez de su sem­blan­te. Cie­rro los ojos con fuer­za. No pue­do du­dar. Cla­vo la es­ta­ca en su pe­cho. Voy al si­guien­te sar­có­fa­go. Mi fe se acre­cien­ta. Ya na­da pue­de de­te­ner­me. Las cria­tu­ras se agi­tan le­ve­men­te an­tes de ex­ha­lar su úl­ti­mo y pú­tri­do alien­to. Es­toy a pun­to de des­car­gar un nue­vo gol­pe cuan­do es­cu­cho vo­ces a mi es­pal­da. To­da la crip­ta se ilu­mi­na. Me pro­te­jo los ojos con el dor­so de una mano. Qui­zás sean las hues­tes ce­les­tia­les que vie­nen en mi ayu­da, pien­so con­mo­vi­do. Com­pren­do mi error cuan­do una mul­ti­tud de ma­nos me in­mo­vi­li­za y me ha­ce caer de bru­ces. Las mon­jas llo­ran y aú­llan co­mo po­se­sas. “Pa­dre”, gi­mo­tean, “¿có­mo pu­do ha­cer­les eso a los po­bres ni­ños del or­fa­na­to? ¡To­dos es­tos inocen­tes an­ge­li­tos!” No en­tien­do una pa­la­bra de lo que di­cen. Si­go lu­chan­do pa­ra sol­tar­me. Mi mi­sión no pue­de que­dar in­con­clu­sa.

Co­mu­nión

La ni­ña, ves­ti­da com­ple­ta­men­te de blanco, abrió la bo­ca y re­ci­bió la hos­tia so­bre su len­gua. Mien­tras re­ci­bía el sa­cra­men­to re­cor­dó a la vie­ja se­ño­ra Crom­well. La an­cia­na vi­vía so­la en un ca­se­rón cons­trui­do en los lin­de­ros del bos­que. Ella ha­bía cos­tea­do su pri­me­ra co­mu­nión in­clu­yen­do el her­mo­so ves­ti­do blanco. La ni­ña era huér­fa­na y vi­vía con unos pa­rien­tes le­ja­nos de su ma­dre. Ellos ya te­nían su­fi­cien­tes bo­cas que ali­men­tar y de­ci­die­ron que era tiem­po de que co­men­za­ra a tra­ba­jar. La co­lo­ca­ron co­mo sir­vien­ta en la man­sión de la se­ño­ra Crom­well, quien siem­pre es­ta­ba ne­ce­si­ta­da de ayu­da. Ella era tan bue­na que ter­mi­na­ba en­vian­do a sus don­ce­llas a es­tu­diar en la gran ciu­dad. To­das eran unas ma­la­gra­de­ci­das, se­gún los ru­mo­res de la gen­te, ya que nin­gu­na ha­bía re­gre­sa­do a dar las gra­cias. La ni­ña per­ma­ne­ció en si­len­cio du­ran­te to­da la mi­sa. Lue­go de la ben­di­ción sa­cer­do­tal y la des­pe­di­da co­rrió ha­cia la ca­sa de su pro­tec­to­ra. La an­cia­na la es­pe­ra­ba sen­ta­da en un enor­me sillón. Se pu­so de pie al ver­la en­trar. “¿Hi­cis­te to­do lo que te di­je?”, le pre­gun­tó con ai­re se­ve­ro. La ni­ña asin­tió con la ca­be­za. “¿Blas­fe­mas­te mien­tras co­mul­ga­bas?”, con­ti­nuó in­te­rro­gan­do. La ni­ña vol­vió a asen­tir. La se­ño­ra Crom­well son­rió com­pla­ci­da. “Es­pe­ro que la hos­tia si­ga in­tac­ta”, le di­jo a la ni­ña al tiem­po que se sa­ca­ba uno de los al­fi­le­res con que man­te­nía su pei­na­do.

La ni­ña ha­bía ce­rra­do la bo­ca cui­dán­do­se de no jun­tar los dien­tes. La an­cia­na to­mó una de las ma­nos de la ni­ña y le pin­chó un de­do. Lo apre­tó has­ta que una grue­sa go­ta de san­gre se for­mó so­bre la ye­ma. La pe­que­ña com­pren­dió al ins­tan­te y se lle­vó el de­do a la bo­ca. Sin­tió un ex­tra­ño cos­qui­lleo, co­mo si al­go se mo­vie­ra so­bre su len­gua. “Es­cu­pe so­bre las pal­mas de tus ma­nos”, le di­jo la an­cia­na. La ni­ña mi­ró asom­bra­da: un pe­que­ño rep­til se agi­ta­ba en el hue­co que for­ma­ban sus ma­nos. “Lo has he­cho bien”, la fe­li­ci­tó la an­cia­na. “Al prin­ci­pio lo ali­men­ta­rás so­lo con tu san­gre. Aho­ra eres co­mo su ma­dre”, la ins­tru­yó, “con el tiem­po po­drás uti­li­zar la san­gre de los de­más. Se­rá tu sir­vien­te y tu ins­tru­men­to”. La se­ño­ra Crom­well vol­vió a sen­tar­se. “Siem­pre qui­se una com­pa­ñe­ra”, sus­pi­ró con un po­co de tris­te­za, “pe­ro to­das las de­más fra­ca­sa­ron. Pa­ga­ron ca­ro sus erro­res. De­bes sa­ber que mi Se­ñor no to­le­ra los fra­ca­sos”. “Que­rrá de­cir nues­tro Se­ñor”, la co­rri­gió la ni­ña, y ba­lan­ceó con ter­nu­ra a la cria­tu­ra en­tre sus ma­nos

Sus tex­tos os­ci­lan en­tre el re­la­to po­li­cia­co, el te­rror y el rea­lis­mo.

“La da­ma del ca­fé y otros mis­te­rios” fue es­cri­to jun­to a Nery Gai­tán.

Es­ta es la por­ta­da del pró­xi­mo li­bro de Kal­ton Bruhl, en el que es­ta­rán los cuen­tos que hoy pu­bli­ca­mos en Siem­pre.

El mo­men­to en que el te­rror in­va­de el sue­ño fue re­tra­ta­do en “La pesadilla” por el pin­tor sui­zo Hen­ri Fu­se­li.

En “El res­plan­dor” (1980), de Stan­ley Ku­brick, apa­re­ce el per­so­na­je de un ni­ño que es ca­paz de per­ci­bir el mal. Es­to y su vul­ne­ra­bi­li­dad in­cre­men­tan el te­rror que pro­du­ce la pe­lí­cu­la.

Los crea­do­res de aven­tu­ras de te­rror siem­pre han cons­trui­do per­so­na­jes in­fan­ti­les pa­ra con­tra­po­ner­los a la fi­gu­ra del mal. Es­to se da, por ejem­plo, en la cin­ta Pol­ter­geist (1982). EL MIE­DO ASO­CIA­DO A LA IN­FAN­CIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.