Crí­me­nes: La ex­tra­ña muer­te de Erick (se­gun­da par­te)

¿Cuál es la pa­ga del pe­ca­do? ¿Cuál es el re­sul­ta­do de la trai­ción?

Diario El Heraldo - - Siempre - CAR­MI­LLA WY­LER sim­pre­car­mi­llawy­ler@yahoo.es

Es­te re­la­to na­rra un ca­so real. Se han cam­bia­do los nom­bres y se omi­ten al­gu­nos de­ta­lles a pe­ti­ción de las fuentes.

AE­rick lo en­con­tra­ron muer­to en la fin­ca de su fa­mi­lia. El fo­ren­se di­jo que la cau­sa de muer­te fue so­bre­do­sis de in­su­li­na. Te­nía en la san­gre “tan­ta co­mo pa­ra lle­nar un va­so”.

Pe­ro Erick no era dia­bé­ti­co, y ese me­di­ca­men­to no se usa en su ca­sa. En­ton­ces, ¿có­mo se in­yec­tó la in­su­li­na? El pa­pá di­jo que Erick no se sui­ci­da­ría ja­más por­que ama­ba la vi­da. Pe­ro es­ta­ba muer­to y na­die po­día ex­pli­car por qué. Ade­más, la noche de su muer­te lle­gó a la fin­ca se­gui­do de otro ca­rro… La Po­li­cía es­tá obli­ga­da a re­sol­ver la ex­tra­ña muer­te de Erick, pe­ro…

Es­ce­na

Era una ca­sa vie­ja, de prin­ci­pios del si­glo XX, pe­ro es­ta­ba acon­di­cio­na­da lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra ha­cer­la có­mo­da y agra­da­ble sin da­ñar su di­se­ño. El am­plio co­rre­dor es­tá fren­te al es­ta­cio­na­mien­to, y es­te es­tá bor­dea­do de ár­bo­les enor­mes y vie­jos. Su sa­la am­plia tie­ne mu­chos re­cuer­dos, cua­dros y fo­to­gra­fías en blanco y ne­gro. La co­ci­na es­tá ca­si igual a co­mo la cons­tru­ye­ron, con la pe­que­ña ex­cep­ción de la es­tu­fa eléc­tri­ca que des­ta­ca en un rin­cón.

Y las ha­bi­ta­cio­nes, de te­cho al­to y pa­re­des de pie­dra ta­lla­da y grue­sa, la úni­ca mo­der­ni­dad que pre­sen­tan son las ca­mas, las me­sas de noche y los cor­ti­na­jes. En una de es­tas, en­con­tra­ron a Erick. Muer­to. Es­ta­ba des­nu­do, acos­ta­do de la­do, en la par­te de­re­cha de la ca­ma. Su ro­pa es­ta­ba en el sue­lo, ti­ra­da en des­or­den. No ha­bía allí se­ña­les de vio­len­cia, na­die ha­bía for­za­do puer­tas o ven­ta­nas, y to­do es­ta­ba tan tran­qui­lo co­mo siem­pre, has­ta que el guar­dia en­con­tró el cuer­po.

“Es que el ca­rro ro­jo se fue co­mo a las ocho –les di­jo a los agen­tes–, y me ex­tra­ñó que el mu­cha­cho se que­da­ra más tiem­po en la ca­sa. Yo me acer­qué pa­ra ver que to­do es­tu­vie­ra en or­den, pe­ro cuan­do vi por la ven­ta­na del cuar­to, me ha­llé que es­ta­ba des­nu­do, y yo creí que es que es­ta­ba dor­mi­do. Las lu­ces del cuar­to es­ta­ban “pren­di­das” y las cor­ti­nas arri­za­das. Pe­ro a las do­ce, lo vi en la mis­ma po­si­ción, y aun­que me pa­re­ció ra­ro, no me alar­mé… Ah, pe­ro a eso de las dos de la ma­dru­ga­da ya no me pa­re­ció nor­mal aque­llo, y con al­go de mie­do a ser im­pru­den­te, en­tré a la ca­sa, fui has­ta el cuar­to, y lo vi… con los ojos ce­rra­dos, pe­ro me pa­re­ció que no res­pi­ra­ba. Allí to­da­vía pen­sé que es­ta­ba “in­res­pe­tan­do” al pa­trón, pe­ro me­jor me acer­qué, y sí, no res­pi­ra­ba, y es­ta­ba pá­li­do… Allí fue que lo to­qué… Y es­ta­ba he­la­do… co­mo muer­to… En­ton­ces lla­mé al pa­pá… por si es que so­lo es­ta­ba en­fer­mo. El pa­trón vino co­mo una ho­ra des­pués por­que no me con­tes­ta­ba el te­lé­fono… Vino co­mo a las tres”.

El guar­dia no di­jo na­da más.

“¿Vio quién ma­ne­ja­ba el ca­rro ro­jo?” “No”.

“¿Pue­de des­cri­bir­me, de­cir­me có­mo era ese ca­rro?”

“Así, co­mo los ca­rros al­tos, pe­ro no sé si era ro­jo”.

“¿Re­cuer­da el nú­me­ro de placa?”

“No, se­ñor; si eso ni se mi­ra con la “nie­bli­na”… Yo so­lo le abrí el por­tón, cre­yen­do que de­trás ve­nía el mu­cha­cho…”

“Si ve un ca­rro más o me­nos igual a ese, ¿po­dría re­co­no­cer­lo?”

“A sa­ber… No le di­go que no me fi­jé bien por­que co­mo son las co­sas pri­va­das de los pa­tro­nes, y cuan­do ellos lle­gan a la fin­ca es por­que traen así co­mo sus mo­vi­das…”

Era su­fi­cien­te.

Fu­ne­ra­ria

Los agen­tes lle­ga­ron a la fu­ne­ra­ria en me­nos de quin­ce mi­nu­tos. El cuer­po de Erick ha­bía si­do lim­pia­do, ba­ña­do y afei­ta­do. Las enor­mes he­ri­das en “V” en su pe­cho eran gro­tes­cas, cos­tu­ra­das con la ma­yor im­pe­ri­cia, y eso hi­zo llo­rar a su pa­dre.

“¡Dios! –ex­cla­mó–. Mi hi­jo…”

Los de­tec­ti­ves no desea­ban per­der un se­gun­do.

“¿En­con­tró al­go anor­mal en él, apar­te de la in­su­li­na? –le pre­gun­ta­ron al mé­di­co, que pre­pa­ra­ba el cuer­po.

“No le en­tien­do”. El po­li­cía ha­bló di­rec­ta­men­te. “¿Us­ted po­dría de­cir­me dón­de se in­yec­tó la in­su­li­na la víc­ti­ma?”

El mé­di­co du­dó.

“No –di­jo–, no sé… En un bra­zo, tal vez…” “Ayú­de­me, por fa­vor” –agre­gó el de­tec­ti­ve. “¿Qué es lo que bus­ca?”

“Un pin­cha­zo, o sea, el pin­cha­zo de la agu­ja”. “Eso es ca­si im­po­si­ble de de­tec­tar… –re­pli­có el mé­di­co–. Las agu­jas pa­ra in­su­li­na son del­ga­das, en ex­tre­mo del­ga­das, y no de­jan hue­lla…”

“Doc­tor, es­te mu­cha­cho te­nía in­su­li­na en el cuer­po co­mo “pa­ra lle­nar un va­so”, se­gún sus pro­pias pa­la­bras, y no creo que se la in­yec­ta­ra él mis­mo. Y, si al­guien se la in­yec­tó, no lo hi­zo por po­qui­tos… Lo hi­zo de una so­la vez, y cuan­do es­ta­ba dor­mi­do… Lo en­con­tra­ron des­nu­do y eso sig­ni­fi­ca que tu­vo in­ti­mi­dad con al­guien, y ese al­guien de­be ser quien lo ma­tó… Por tan­to, sé que en al­gu­na par­te del cuer­po hay un pin­cha­zo, de agu­ja grue­sa, de je­rin­ga gran­de, que cap­te mu­chos CC de una so­la vez…”

“En­tien­do. ¿Por dón­de em­pe­za­mos a bus­car?”

El po­li­cía ha­bló di­rec­ta­men­te. –¿Us­ted po­dría de­cir­me dón­de se in­yec­tó la in­su­li­na la víc­ti­ma?

El mé­di­co du­dó.

–No –di­jo–, no sé… En un bra­zo, tal vez… –Ayú­de­me, por fa­vor –agre­gó el de­tec­ti­ve.

–¿Qué es lo que bus­ca? Un pin­cha­zo, o sea, el pin­cha­zo de la agu­ja”.

“No en los bra­zos… En una nal­ga…” El po­li­cía sa­có de un bol­si­llo una lu­pa. No tar­dó en dar un gri­to.

“Aquí es­tá –di­jo–; le pa­re­ce a us­ted un pin­cha­zo de agu­ja hi­po­dér­mi­ca grue­sa…”

El doc­tor se acer­có.

“Y muy grue­sa” –di­jo, vien­do a tra­vés de la lu­pa, un pun­to ro­jo, arri­ba, en la nal­ga de­re­cha.

El po­li­cía se vol­vió ha­cia uno de sus com­pa­ñe­ros.

“Que ven­ga ins­pec­cio­nes ocu­la­res y los mu­cha­chos de dac­ti­los­co­pia… –di­jo–. Va­mos a la fin­ca. Allí se co­me­tió un cri­men”.

El pa­dre de Erick se ha­bía de­rrum­ba­do en una si­lla de me­tal.

“Me lo ma­ta­ron –de­cía–. Fue que me lo ma­ta­ron”.

El po­li­cía pre­gun­tó, di­ri­gién­do­se al fo­ren­se. “¿En­con­tró al­gu­na otra dro­ga en su san­gre?” “No, so­lo co­caí­na… y li­cor”.

“Al­gún som­ní­fe­ro”.

El mé­di­co du­dó.

“Lo que creo es que lle­gó con al­guien, una mu­jer, tal vez, tu­vo re­la­cio­nes con ella, él se des­va­ne­ció des­pués, qui­zás por la co­ca y el li­cor, o por otra sus­tan­cia, y ella apro­ve­chó pa­ra in­yec­tar­le la in­su­li­na… que ya lle­va­ba pre­pa­ra­da y con in­ten­ción de ase­si­nar con ella…” “Pe­ro, ¿por qué?” –ru­gió el pa­dre.

“Es lo que va­mos a ave­ri­guar, se­ñor”.

“Mi hi­jo no le ha­cía mal a na­die”.

“Lo ma­ta­ron, se­ñor –re­pli­có el agente–, y eso es­tá cla­ro… Y lo ma­tó al­guien en quien él con­fia­ba… Na­die más es­tu­vo con él en el cuar­to, a me­nos que una ter­ce­ra per­so­na vi­nie­ra es­con­di­da en el se­gun­do ca­rro… Aun­que, si hu­bie­ra si­do así, tal vez…”

El de­tec­ti­ve ca­lló.

“¿Tal vez qué?” –pre­gun­tó el pa­pá de Erick. “No sé, se­ñor; so­lo es­toy pen­san­do en voz al­ta…”

El po­li­cía hi­zo una pau­sa.

“Quie­ro el ce­lu­lar de su hi­jo”.

“Es­tá en mi ca­sa”.

“Y quie­ro ver su cuar­to, su ca­rro, su ofi­ci­na… su compu­tado­ra”.

“Cla­ro”.

In­ves­ti­ga­ción

La úl­ti­ma lla­ma­da que Erick hi­zo es­ta­ba re­gis­tra­da a las seis de la tar­de con trein­ta y dos mi­nu­tos y die­ci­sie­te se­gun­dos. La hi­zo des­de al­gún lu­gar cer­cano a la co­lo­nia El Si­tio. “Des­pués des­cu­bri­mos que la hi­zo de la ga­so­li­ne­ra que es­tá en la sa­li­da a Va­lle de Án­ge­les –di­ce el po­li­cía–; allí ha­lla­mos re­gis­tro de las com­pras que hi­zo, y que pa­gó con tar­je­ta de cré­di­to. Whisky, pa­pas fri­tas, ga­lle­tas, con­do­nes, dul­ces y ga­so­li­na. To­do, des­pués de las seis y me­dia. Mien­tras ha­cía las com­pras, ha­bló con al­guien…”

“¿Quién era ese al­guien?”

“El nú­me­ro es­ta­ba a nom­bre de un mu­cha­cho, Fu­lano de Tal… de La Li­ber­tad, Co­ma­ya­gua… Cuan­do lo en­tre­vis­ta­mos, nos di­mos cuen­ta que él no sa­lió de su pue­blo en el úl­ti­mo mes”. “En­ton­ces, ¿có­mo es que es­te nú­me­ro es­tá a tu nom­bre? –le pre­gun­tó la Po­li­cía–. Ten­go que de­cir­te que es­te nú­me­ro es­tá in­vo­lu­cra­do en un ase­si­na­to, y si no nos ayu­dás, va­mos a te­ner que lle­var­te a Te­gu­ci­gal­pa pa­ra in­ves­ti­ga­ción… La víc­ti­ma, o sea, el muer­to, ha­bló con vos unas dos o tres ho­ras an­tes de que lo ma­ta­ran”.

“Con­mi­go no; yo no he ha­bla­do con na­die”. “En­ton­ces, ¿me po­dés de­cir por qué es­te nú­me­ro es­tá a tu nom­bre?”

El mu­cha­cho abrió la bo­ca pa­ra de­cir al­go. El de­tec­ti­ve lo in­te­rrum­pió.

“Pe­ro an­tes de que me di­gás men­ti­ras, te voy a de­cir que sa­be­mos bien don­de fue com­pra­do el chip… Aquí mis­mo, en La Li­ber­tad…” El mu­cha­cho tem­bla­ba.

“Es que un pri­mo mío me pi­dió el fa­vor… Di­jo que ha­bía per­di­do la iden­ti­dad y el te­lé­fono, y que le ayu­da­ra”.

“Ya. ¿Quién es tu pri­mo?”

“Se lla­ma Jorge; es en­tre­na­dor de un gim­na­sio en Te­gus…”

“¿Jorge qué?”

El mu­cha­cho ha­bló has­ta por los co­dos.

Vi­deos

Los de­tec­ti­ves tar­da­ron una se­ma­na pa­ra po­der in­gre­sar a la compu­tado­ra per­so­nal de Erick. La guar­da­ba en su cuar­to, en una ga­ve­ta de una de sus me­si­tas de noche. Allí, los agen­tes en­con­tra­ron un te­les­co­pio, so­bre su trí­po­de, fren­te a la ven­ta­na, y otro em­ba­la­do en su ca­ja. Cuan­do el “hac­ker” abrió los ar­chi­vos, una lla­ma­da in­te­rrum­pió su ale­gría. El de­tec­ti­ve a car­go del ca­so con­tes­tó de in­me­dia­to:

“Te­ne­mos al que com­pró el chip y sa­be­mos a quién se lo en­vió…”

“No­so­tros aca­ba­mos de en­trar a la compu­tado­ra per­so­nal de la víc­ti­ma”. “Ex­ce­len­te”.

Ar­chi­vos

Era una compu­tado­ra nue­va, y es­ta­ba ca­si vir­gen.

“Pa­re­ce que era muy especial pa­ra Erick –di­jo el “hac­ker”, lue­go de sol­tar un sil­bi­do–. Mi­rá es­to”.

El pri­mer vi­deo, fe­cha­do dos me­ses an­tes de la muer­te de Erick, mos­tra­ba a una pa­re­ja en la in­ti­mi­dad de un dor­mi­to­rio, de­trás de una al­ta ven­ta­na de vi­drio. Era una mu­jer jo­ven con un hom­bre al­to y muscu­loso, con co­la de caballo y can­da­do fino.

“Es­to lo gra­bó con un ce­lu­lar –di­jo el ex­per­to–, y con la ayu­da del te­les­co­pio… Pa­re­ce que a es­te de­cha­do de vir­tu­des le gus­ta­ba es­piar a sus ve­ci­nos, so­bre to­do a sus ve­ci­nas…” “¿Y los otros vi­deos?”

“Son re­pro­duc­cio­nes del pri­me­ro, y hay uno más, de una se­ma­na des­pués… Más ex­plí­ci­to…”

Los po­li­cías re­gre­sa­ron al cuar­to de Erick. Des­de allí, y en la di­rec­ción que apun­ta­ba el te­les­co­pio, se veía una ven­ta­na al­ta, de ar­co am­plio, os­cu­re­ci­da por una cor­ti­na grue­sa. “Esa es la ven­ta­na –di­jo el de­tec­ti­ve–. No hay otra igual y nin­gu­na más que­da en el ran­go de vi­sión del te­les­co­pio…”

“¿A qué dis­tan­cia es­tá, más o me­nos?” “A unos ocho­cien­tos me­tros, su­pon­go”. “Buen ofi­cio te­nía el cha­va­lo”.

“Y ese ofi­cio lo lle­vó a la muer­te… es­toy se­gu­ro”.

El po­li­cía hi­zo una pau­sa, lue­go, agre­gó: “Es ho­ra de vi­si­tar esa ca­sa”.

Ca­sa

“No fue difícil en­con­trar la ca­sa –di­ce el de­tec­ti­ve–; en­via­mos un dron des­de el cuar­to de Erick y lo man­tu­vi­mos vo­lan­do so­bre el te­cho has­ta que lle­ga­mos… Es­tá si­tua­da más arri­ba, a se­te­cien­tos die­ci­séis me­tros exac­tos al nor­te de la ca­sa de la víc­ti­ma. Por su­pues­to, di­mos mu­chas vuel­tas an­tes de lle­gar”.

Eran las on­ce de la ma­ña­na. Nos abrió un guar­dia que lla­mó a la se­ño­ra, por­que el “je­fe de ca­sa no es­tá”.

“An­da fue­ra del país”.

La se­ño­ra

“Me sor­pren­dí al ver a aque­lla mu­jer –di­ce el de­tec­ti­ve–. No muy al­ta, pe­ro la más be­lla en­tre las be­llas, pa­ra des­cri­bír­se­la de una so­la vez…”

El de­tec­ti­ve se pre­sen­tó.

“¿En qué le pue­do ser­vir?” –pre­gun­tó ella, tem­blan­do de pies a ca­be­za, y blan­ca co­mo el pa­pel.

“Que­re­mos ha­blar con us­ted por los vi­deos que le hi­zo Erick –le di­jo el de­tec­ti­ve, cuan­do es­tu­vie­ron so­los–; us­ted sa­be a lo que me re­fie­ro…”

La mu­jer es­tu­vo a pun­to de des­ma­yar­se. “¿Por qué lo ma­tó?” –le pre­gun­tó el de­tec­ti­ve, con acento acu­sa­dor.

Ella llo­ra­ba en si­len­cio.

“Erick, por ca­sua­li­dad, la gra­bó te­nien­do re­la­cio­nes con su en­tre­na­dor del gim­na­sio, ¿no es cier­to?, y con el vi­deo, la chan­ta­jeó pa­ra que se acos­ta­ra con él… ¿Es así?” Ella mo­vió la ca­be­za ha­cia ade­lan­te.

“Yo no lo co­no­cía –agre­gó–, pe­ro una ma­ña­na vino a la ca­sa y le di­jo a una de las mu­cha­chas que me en­tre­ga­ra un so­bre… Allí ve­nía una me­mo­ria y un nú­me­ro de te­lé­fono…” “Us­ted vio el vi­deo y lo lla­mó”.

“Le pre­gun­té ¿qué era lo que que­ría?” “Lo mis­mo que le das a él…” –le res­pon­dió Erick.

“¿No que­rés di­ne­ro?”

“No… Me so­bra… Te quie­ro a vos… Si no me das una res­pues­ta en dos ho­ras, los cuel­go en in­ter­net y se los man­do a los com­pa­ñe­ros de tus hi­jos en la es­cue­la, y a tu es­po­so…” “Al prin­ci­pio, ella ac­ce­dió pa­ra re­cu­pe­rar los vi­deos –di­ce el de­tec­ti­ve–, pe­ro Erick qui­so más. En­ton­ces, ella se de­pri­mió, has­ta que su en­tre­na­dor le sa­có la ver­dad…” “Us­te­des lo ma­ta­ron” –le di­jo el de­tec­ti­ve a la mu­jer.

“No, no fui yo… Él lle­va­ba una je­rin­ga gran­de, con un lí­qui­do, y des­pués de que… tu­vi­mos re­la­cio­nes, Erick se dur­mió por­que es­ta­ba be­bi­do y creo que dro­ga­do, y en­ton­ces, él en­tró y lo in­yec­tó en una nal­ga… Des­pués me di­jo que era in­su­li­na, y que de­ja­ría de jod… pa­ra siem­pre”.

No­ta fi­nal

Los de­tec­ti­ves lle­ga­ron a la far­ma­cia don­de el en­tre­na­dor com­pró la in­su­li­na, y a la agro­pe­cua­ria don­de com­pró la je­rin­ga, una pa­ra in­yec­tar ca­ba­llos. To­do lo pa­gó con tar­je­ta de dé­bi­to. El ca­rro ro­jo, una ca­mio­ne­ta Hon­da, es­ta­ba en el par­queo del gim­na­sio. Allí en­con­tra­ron más evi­den­cias, co­mo ser, un bo­te va­cío de in­su­li­na. En ese mo­men­to, lle­gó una lla­ma­da al ce­lu­lar del de­tec­ti­ve:

“Buen tra­ba­jo –le di­je­ron–.de­jen el res­to a otro equi­po… Or­den de arri­ba”.

“Nos re­ti­ra­ron del ca­so, pe­ro un día, qui­se sa­ber si el en­tre­na­dor se­guía tra­ba­jan­do… Eso fue dos se­ma­nas des­pués. Por pu­ra cu­rio­si­dad, pre­gun­té por él. Te­nía diez días de no ir al tra­ba­jo, no con­tes­ta­ba su te­lé­fono, y su fa­mi­lia ya ha­bía pues­to la de­nun­cia de su des­apa­ri­ción… Creo que to­da­vía lo an­dan bus­can­do…”

“¿Y ella? ¿Ha sa­bi­do al­go de ella?” “No… No me ha in­tere­sa­do… Pe­ro el ca­so es ex­tra­or­di­na­rio y se lo cuen­to con la au­to­ri­za­ción ver­bal del pa­pá del mu­cha­cho muer­to… ¿Se acuer­da que le di­je que te­nía un sú­per ca­so, pe­ro que pe­di­ría per­mi­so pa­ra con­tár­se­lo?

–¿En qué le pue­do ser­vir?– pre­gun­tó ella, tem­blan­do de pies a ca­be­za, y blan­ca co­mo el pa­pel. –Que­re­mos ha­blar con us­ted por los vi­deos que le hi­zo Erick –le di­jo el de­tec­ti­ve, cuan­do es­tu­vie­ron so­los–; us­ted sa­be a lo que me re­fie­ro…

La mu­jer es­tu­vo a pun­to de des­ma­yar­se”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.