Octavio Car­va­jal: Sa­tá­ni­cos

No tran­sen la vi­da de inocen­tes con re­zos ni ofer­tas. No más hi­po­cre­sías ni men­ti­ras de ma­los re­li­gio­sos, po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios y pe­rio­dis­tas que se idean cas­tos y pia­do­sos

Diario El Heraldo - - Siempre - Octavio Car­va­jal

El pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump lan­zó di­ver­sas ame­na­zas al Trián­gu­lo Nor­te. Sen­ten­ció el ce­se de ayu­das eco­nó­mi­cas por la ca­ra­va­na de mi­gran­tes.

Aun­que mu­chos ca­be­zas ca­lien­tes quie­ran ne­gar­lo, la hui­da de hon­du­re­ños en bus­ca del mal lla­ma­do “sue­ño ame­ri­cano” se in­fec­tó con la in­tro­mi­sión de sec­to­res os­cu­ros del país, des­de el más sim­ple ac­ti­vis­ta po­lí­ti­co has­ta el más de los fa­tuos per­so­na­jes crio­llos y fo­rá­neos con el afán de har­tar sus lu­cros per­so­na­les co­bi­ja­dos en so­ta­nas sa­tá­ni­cas.

¿Có­mo es que re­li­gio­sos y su­pues­tos tu­to­res de de­re­chos hu­ma­nos ati­zan el pa­so de unos cin­co mil pai­sa­nos ha­cia Es­ta­dos Uni­dos? Amar a los se­me­jan­tes no sig­ni­fi­ca alen­tar­los por un pa­so sui­ci­da ha­cia el nor­te. Han muer­to unos cua­tro ca­tra­chos en me­dio de su fuga atrás de la cual exis­ten nu­tri­dos tru­cos por par­te de tra­pe­cis­tas del cul­to y de la po­lí­ti­ca.

Los evan­ge­lis­tas –en cual­quier par­te del mun­do- de­ben ser guías de amor, de paz en­tre sus pue­blos, no pres­tar­se a jue­gos su­cios de po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios de nin­gún ti­po. Si el sa­cer­do­te o pastor pro­te­ge co­rrup­tos, vio­la­do­res, ase­si­nos no pue­de pre­di­car la pa­la­bra sa­cro­san­ta ni mu­cho me­nos en­ga­ñar a tro­pas cul­pan­do a unos y “sal­van­do” a otros.

Mien­ten

Do­nald Trump, pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, tie­ne sus ma­ñas y lo­ca­men­te acu­sa de ban­do­le­ros a los mi­gran­tes, pe­ro eso no da pie pa­ra que nues­tra gen­te –en su con­jun­to hu­mil­de- sea usa­da por ga­la­nes con do­ble dis­cur­so, fal­sos que, cla­va­dos en va­rias fac­cio­nes y co­lo­res po­lí­ti­cos, in­ci­tan y cos­tean la mar­cha con fi­nes de­ma­gó­gi­cos y sa­tá­ni­cos.

Si bien es­ta tie­rra no es un pa­raí­so, to­dos, di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te, son ga­ran­tes de es­ta bom­ba que nos ex­plo­tó por mi­mar go­bier­nos, em­pre­sa­rios y opor­tu­nis­tas con ca­ras frías fren­te al au­men­to des­me­di­do e inex­cu­sa­ble de la co­rrup­ción, de la im­pu­ni­dad, su­ma­do al aco­so sin ce­sar del cri­men or­ga­ni­za­do que re­clu­ta a me­no­res pa­ra sus te­mi­bles pan­di­llas

Ran­das

Y la des­di­cha de mi­les es ma­ne­ja­da por as­tu­tos y per­ver­sos que en el nom­bre del pa­dre y del pis­to bus­can sa­car ven­ta­ja del ma­si­vo des­tie­rro de pai­sa­nos pa­ra su­je­tar o lo­grar el po­der po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co del país. El ciu­da­dano co­mún que ro­ba, ma­ta o el sim­ple ser­vi­dor pú­bli­co co­rrup­to no tie­ne mo­ral pa­ra re­ñir a go­ber­nan­tes la­dro­nes.

Se de­be dar el ejem­plo en to­do. Ve­mos có­mo aho­ra sal­tan de “re­den­to­res” del éxo­do, sa­cer­do­tes, hi­jos y has­ta nie­tos de ri­cos con el úni­co fin de en­re­dar a in­cul­tos. Hay pá­rro­cos y pas­to­res que trai­cio­nan a su fe­li­gre­sía, mien­tras los po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios so­lo se acer­can a las mul­ti­tu­des cuan­do ur­gen de su apo­yo elec­to­ral.

Dia­blos

Con tú­ni­cas sa­tá­ni­cas y ves­ti­dos de se­da jun­to a sus mu­je­res se ven muy bo­ni­tos, pe­ro son me­ros es­ti­ra­dos (as) que fa­laz­men­te gi­men los ma­les de mi­gran­tes y a ta­pa­das los avi­van con fi­nes avie­sos. Los “pia­do­sos” vi­ven de las co­pio­sas li­mos­nas que ca­ra­va­nas de po­bres dan en las igle­sias. La Vir­gen de Su­ya­pa y to­dos los san­tos sa­ben de es­ta his­to­ria de pis­to en nom­bre de Cris­to. ¿En­ton­ces, quién es el da­dor ale­gre?

¿Qué hi­cie­ron us­te­des en los templos por evi­tar la migración que hoy ati­zan? Y us­te­des po­lí­ti­cos y fi­nan­cie­ros, ¿cuán­do com­par­ti­rán sus fuer­tes ri­que­zas y de gru­po pa­ra que sus dis­cur­sos sean cohe­ren­tes con sus pro­me­sas?, ¿sa­ben de los diez man­da­mien­tos o se que­dan ton­tos y ri­dícu­los re­zan­do a pe­da­zos el Pa­dre Nues­tro?

Cuen­tos

Si “llo­ran”, “su­fren” y “mue­ren” –se­gún sus pan­to­mi­mas­por los mi­gran­tes, ¿por qué cí­ni­ca­men­te ti­ran la so­ta­na, los tra­jes de ca­ché y las za­pa­ti­llas de cin­co mil dó­la­res pa­ra de­cir que les par­te el co­ra­zón es­te cal­va­rio de com­pa­trio­tas? In­ten­ten us­te­des –co­bar­des la­no­sos- pe­ne­trar ile­ga­les ha­cia el nor­te jun­to a los pe­la­dos. Ata­jo de ru­fia­nes.

¿Al­gu­na vez han so­por­ta­do ham­bre? Món­ten­se a La Bes­tia, así con­ta­rán un cuen­to real y no fic­ti­cio. No tran­sen la vi­da de inocen­tes con re­zos ni ofer­tas. No más hi­po­cre­sías ni men­ti­ras de ma­los re­li­gio­sos, po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios y has­ta de pe­rio­dis­tas que se idean cas­tos, dig­nos y pia­do­sos sien­do un pu­ño de pa­rá­si­tos.

Den res­pues­tas con man­dos pul­cros. No más vi­vi­do­res de un ban­do y de otro que apo­yan pro­yec­tos po­lí­ti­cos pa­ra sa­ciar sus co­di­cias. Una cuar­ta más y una re­elec­ción más, ja­más, y, me­nos a lo­mos de las ma­yo­rías. Por un gru­pi­llo de am­bi­cio­sos, na­die me­re­ce des­ven­tu­ra

La des­di­cha de mi­les es ma­ne­ja­da por as­tu­tos y per­ver­sos.

Se de­be dar ejem­plo en to­do. Ve­mos có­mo aho­ra sal­tan los “re­den­to­res”.

FO­TO: EL HE­RAL­DO

CON­CIEN­CIA Los mi­gran­tes tam­bién de­ben me­di­tar que es­tos tiem­pos no son pa­ra fa­bri­car hi­jos sin pa­dres ni fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.