Ba­ta­llas de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial

Los com­ba­tes fue­ron fe­ro­ces, los fren­tes se vol­vie­ron san­grien­tos, las vic­to­rias cru­cia­les y las de­rro­tas aplas­tan­tes una hu­mi­lla­ción

Diario El Heraldo - - Siempre -

La Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial fue so­bre to­do un gi­gan­tes­co con­flic­to eu­ro­peo, cu­yo fi­nal se de­ci­dió en el fren­te oc­ci­den­tal, en Fran­cia y en Bél­gi­ca, don­de tu­vie­ron lu­gar las ba­ta­llas más san­grien­tas.

La gue­rra tam­bién de­jó mi­llo­nes de muer­tos en los de­más fren­tes eu­ro­peos: los Bal­ca­nes, Ita­lia. Y, de­bi­do a los im­pe­rios, al­can­zó rá­pi­da­men­te to­dos los con­ti­nen­tes: los do­mi­nios bri­tá­ni­cos se mo­vi­li­za­ron, el Áfri­ca co­lo­nial fue es­ce­na­rio de com­ba­tes, así co­mo Asia, don­de Ja­pón con­quis­tó las po­se­sio­nes ale­ma­nas a par­tir de agos­to de 1914.

La in­ter­ven­ción de Es­ta­dos Uni­dos, tar­día pe­ro de­ci­si­va, pro­vo­có en 1917 la in­cor­po­ra­ción de va­rios paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na. Y en cuan­to a Orien­te Pró­xi­mo, don­de hu­bo nu­me­ro­sos en­fren­ta­mien­tos du­ran­te cua­tro años, sus fron­te­ras que­da­ron to­tal­men­te trans­for­ma­das a raíz del con­flic­to.

Pe­ro el fren­te oc­ci­den­tal fue du­ran­te ca­si to­da la gue­rra el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de los be­li­ge­ran­tes. Allí fue, en una lí­nea de más de 700 km en­tre el mar del Nor­te y Sui­za, don­de se con­cen­tró el ma­yor nú­me­ro de com­ba­tien­tes y don­de tu­vie­ron lu­gar las ba­ta­llas mí­ti­cas de la gue­rra que de­ja­ron un nú­me­ro ate- rra­dor de víc­ti­mas.

Una difícil vic­to­ria rá­pi­da

El ini­cio de los com­ba­tes fue atro­na­dor. En agos­to de 1914, los fran­ce­ses in­ten­ta­ron en vano abrirse pa­so en­tre las fuer­zas ale­ma­nas en la re­gión de Lo­re­na (no­res­te), mien­tras el ejér­ci­to ger­mano atra­ve­sa­ba con éxi­to Bél­gi­ca, an­tes de cas­ti­gar a las tro­pas fran­ce­sas y di­ri­gir­se ha­cia un Pa­rís aban­do­na­do por sus ha­bi­tan­tes y el Go­bierno, que se ins­ta­ló en Bur­deos a co­mien­ru­sia, zos de sep­tiem­bre.

La tie­rra se lle­nó de san­gre: 27,000 sol­da­dos fran­ce­ses mu­rie­ron el sá­ba­do 22 de agos­to, el día más mor­tí­fe­ro de to­da la his­to­ria del ejér­ci­to fran­cés. Sin em­bar­go, en sep­tiem­bre, du­ran­te la ba­ta­lla del Mar­ne, un enor­me en­fren­ta­mien­to fron­tal que de­jó me­dio mi­llón de muer­tos, Jo­seph Jof­fre blo­queó a las tro­pas de Hel­mut von Molt­ke an­tes de ex­pul­sar­las ha­cia el nor­te.

Sin esa ba­ta­lla, fa­mo­sa por­que el ejér­ci­to fran­cés re­qui­só ta­xis pa­ri­si­nos pa­ra lle­var re­fuer­zos al fren­te, la gue­rra po­dría ha­ber ter­mi­na­do en unas se­ma­nas con una vic­to­ria ale­ma­na. A par­tir de en­ton­ces, la vio­len­cia de los bom­bar­deos obli­gó a los com­ba­tien­tes a ocul­tar­se en trin­che­ras, y el con­flic­to se con­vir­tió en una gue­rra de des­gas­te. Nin­gún es­tra­te­ga ha­bía an­ti­ci­pa­do ese es­ce­na­rio, y los in­ten­tos de avan­ces de am­bos ban­dos, ca­li­fi­ca­dos a ve­ces de “ma­tan­zas” o “car­ni­ce­rías”, no die­ron nin­gún re­sul­ta­do real an­tes de 1918.

El fren­te oc­ci­den­tal fue el ob­je­ti­vo de los be­li­ge­ran­tes.

Mo­vi­mien­to al es­te

En el fren­te orien­tal, me­nos po­bla­do, la si­tua­ción fue to­tal­men­te dis­tin­ta. Era im­po­si­ble ca­var trin­che­ras en es­pa­cios tan ex­ten­sos, y la

gue­rra fue, por tan­to, una gue­rra de mo­vi­mien­to.

A par­tir de 1914, los oto­ma­nos, alia­dos de Ale­ma­nia, ce­rra­ron los es­tre­chos pa­ra ais­lar a Ru­sia. Es­ta lan­zó in­me­dia­ta­men­te una gran ofen­si­va con­tra Pru­sia Orien­tal, que se sal­dó con dos du­ras de­rro­tas en sep­tiem­bre, en Tan­nen­berg y en los la­gos Ma­su­ria­nos.

Pa­ra el Im­pe­rio de los za­res, que pron­to iba a ser de­rro­ca­do por una re­vo­lu­ción, co­men­zó un lar­go re­tro­ce­so ha­cia el es­te que ter­mi­nó con el hu­mi­llan­te tra­ta­do de Brest-li­tovsk, fir­ma­do en mar­zo de 1918 por el nue­vo go­bierno bol­che­vi­que con los im­pe­rios cen­tra­les. La nue­va Ru­sia per­dió en­ton­ces sus te­rri­to­rios oc­ci­den­ta­les y más del 30% de su po­bla­ción.

En el oes­te, el año 1915 es­tu­vo mar­ca­do por las gran­des y va­nas ofen­si­vas del ejér­ci­to de Fran­cia en el es­te del país. Los sol­da­dos su­frie­ron las con­se­cuen­cias de la gue­rra mo­der­na, en la que las ame­tra­lla­do­ras y la ar­ti­lle­ría no de­ja­ban nin­gu­na op­ción a los asal­tos de la in­fan­te­ría. Los ale­ma­nes uti­li­za­ron el gas de com­ba­te en la ciu­dad bel­ga de Ypres, una no­ve­dad que sus­ci­tó in­dig­na­ción mun­dial.

Desas­tre en los Dar­da­ne­los

El mis­mo año, la ofen­si­va na­val y te­rres­tre de los Dar­da­ne­los con la que los Alia­dos querían des­pe­jar los es­tre­chos dio lu­gar a una hu­mi­llan­te de­rro­ta an­te el Im­pe­rio oto­mano. La ope­ra­ción fue una ex­pe­rien­cia ini­ciá­ti­ca pa­ra mu­chos jó­ve­nes aus­tra­lia­nos y neo­ze­lan­de­ses, par­te de su iden­ti­dad na­cio­nal se for­jó en esos com­ba­tes de­ses­pe­ra­dos. Los ru­sos de­tu­vie­ron sin em­bar­go a los oto­ma­nos en el Cáu­ca­so y en Ar­me­nia. A raíz de esa ba­ta­lla, cien­tos de mi­les de ar­me­nios fue­ron ma­sa­cra­dos por los oto­ma­nos, que los acu­sa­ban de apo­yar al enemi­go ru­so.

Las fuer­zas na­va­les bri­tá­ni­cas y ale­ma­nas se en­fren­ta­ron en el mar del Nor­te. Ale­ma­nia, que que­ría im­po­ner un bloqueo ma­rí­ti­mo co­mo res­pues­ta al bloqueo que su­fría, lan­zó en 1915 una des­pia­da­da gue­rra sub­ma­ri­na. Una de­ci­sión es­tra­té­gi­ca po­co acer­ta­da que aca­bó in­ci­tan­do a los es­ta­dou­ni­den­ses, in­dig­na­dos por el tor­pe­deo ale­mán de bar­cos neu­tros o que trans­por­ta­ban a ci­vi­les es­ta­dou­ni­den­ses, co­mo el “Lu­si­ta­nia”, a en­trar en gue­rra.

Ver­dún, el sím­bo­lo

1916 fue el año de Ver­dún. Los ale­ma­nes lan­za­ron allí en fe­bre­ro una enor­me ofen- si­va, pe­ro los fran­ce­ses re­sis­tie­ron. La ba­ta­lla, cum­bre de la gue­rra de trin­che­ras, si­gue sien­do el sím­bo­lo del con­flic­to, de­bi­do a la vio­len­cia de unos com­ba­tes en­car­ni­za­dos que de­ja­ron cer­ca de 800,000 muer­tos y he­ri­dos de am­bos ban­dos.

En julio, las fuer­zas bri­tá­ni­cas em­pren­die­ron la ofen­si­va del Som­me, la ma­yor ba­ta­lla de la gue­rra, que cau­só 1.2 mi­llo­nes de víc­ti­mas. Pe­ro, una vez más, el avan­ce de­ci­si­vo que es­pe­ra­ban los es­tra­te­gas no tu­vo lu­gar, y el en­fren­ta­mien­to mar­có se­ve­ra­men­te a los bri­tá­ni­cos y a los ale­ma­nes.

En Orien­te Pró­xi­mo, los bri­tá­ni­cos, que ha­bían al­ter­na­do has­ta el mo­men­to las vic­to­rias y los fra­ca­sos mi­li­ta­res, pro­vo­ca­ron la re­vuel­ta de los ára­bes, a los que pro­me­tie­ron la in­de­pen­den­cia fren­te a la do­mi­na­ción oto­ma­na. Un epi­so­dio en el que tu­vo un pa­pel des­ta­ca­do Law­ren­ce de Ara­bia. Pe­ro en el mis­mo mo­men­to, Lon­dres y Pa­rís ya se re­par­tían de an­te­mano la re­gión con los acuer­dos Sy­kes-pi­cot, fir­ma­dos en mar­zo.

El cam­bio de­ci­si­vo

1917 fue el año del cam­bio, con la en­tra­da en gue­rra de Es­ta­dos Uni­dos con­tra Ale­ma­nia. Fue el año de las úl­ti­mas gran­des ba­ta­llas, tan mor­tí­fe­ras co­mo inú­ti­les. El fra­ca­so de la ofen­si­va de Ni­ve­lle en el Ca­mino de las Da­mas en abril y ma­yo de 1917 pro­vo­có mo­ti­nes en el ejér­ci­to fran­cés y una re­vi­sión de la es­tra­te­gia mi­li­tar alia­da.

En oc­tu­bre, las fuer­zas ita­lia­nas vi­vie­ron un desas­tre en Ca­po­ret­to, don­de de­ja­ron 300,000 pri­sio­ne­ros en ma­nos de los aus­troa­le­ma­nes. Pe­ro es­tos, ago­ta­dos y fal­tos de hom­bres y ma­te­ria­les, no apro­ve­cha­ron ese éxi­to.

A fi­na­les de 1917, la gue­rra se ace­le­ró al sur: el ge­ne­ral bri­tá­ni­co Ed­mund Allenby en­tró en Je­ru­sa­lén, des­pués de que Reino Uni­do se de­cla­ra­ra a fa­vor del es­ta­ble­ci­mien­to de un ho­gar na­cio­nal pa­ra el pue­blo ju­dío en Pa­les­ti­na, con­tra­di­cien­do las pro­me­sas he­chas a los ára­bes.

En el fren­te oc­ci­den­tal, Ale­ma­nia, que se ha­bía li­bra­do de Ru­sia en el es­te, echó el res­to pa­ra lo­grar la vic­to­ria an­tes de la lle­ga­da de los re­fuer­zos es­ta­dou­ni­den­ses. Su ejér­ci­to con­si­guió al fin fran­quear las lí­neas enemi­gas en la pri­ma­ve­ra de 1918 y se vol­vió a acer­car a Pa­rís, que su­frió bom­bar­deos.

El hun­di­mien­to ale­mán

Pe­ro los Alia­dos, di­ri­gi­dos por el ge­ne­ral Fer­di­nand Foch, vol­vie­ron a fre­nar a las ex­haus­tas fuer­zas ale­ma­nes en el Mar­ne, y es­tas, que pa­re­cían es­tar cer­ca de la vic­to­ria, se hun­die­ron du­ran­te el ve­rano an­te las con­tra­ofen­si­vas alia­das y se re­ple­ga­ron ha­cia las fron­te­ras. En­tre­tan­to, el Im­pe­rio aus­trohún­ga­ro, Bul­ga­ria y los oto­ma­nos su­frie­ron de­rro­tas aplas­tan­tes que los obli­ga­ron a ca­pi­tu­lar.

El 11 de no­viem­bre de 1918, el ar­mis­ti­cio fir­ma­do en Ret­hon­des por los ale­ma­nes se­lla la vic­to­ria de los Alia­dos. En Fran­cia y Reino Uni­do, ago­ta­dos por años de gue­rra, la mu­che­dum­bre mues­tra su ale­gría en las ca­lles. Pe­ro en paí­ses co­mo Po­lo­nia, Tur­quía o Ru­sia, ame­na­za­dos por la gue­rra ci­vil, ha­brá que es­pe­rar años de san­grien­tos con­flic­tos re­gio­na­les pa­ra que ter­mi­ne real­men­te la Gran Gue­rra

La Ba­ta­lla de Ver­dún, el ma­yor ac­to de la re­sis­ten­cia fran­ce­sa.

HIS­TO­RIA El cas­co per­fo­ra­do por una ba­la du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial en el mu­seo Fleury-de­vant-douau­mont, Fran­cia.

Una per­so­na ob­ser­va par­te del equi­pa­mien­to que usa­ron los sol­da­dos en la icó­ni­ca ba­ta­lla de Ver­dún.

Un ce­men­te­rio y un mo­nu­men­to en Fleury­de­vant­douau­mont re­cuer­dan a los caí­dos en la ba­ta­lla de Ver­dún.

Ex­hi­bi­ción al con­me­mo­rar la Ba­ta­lla de Ver­dún, una de las más de­ci­si­vas de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.