Lar­ga tra­ve­sía ¿Bol­so­na­ro, la me­jor de­ci­sión de los ca­rio­cas?

El fa­llo de una so­cie­dad que da mues­tras de ago­ta­mien­to an­te una cla­se po­lí­ti­ca ab­so­lu­ta­men­te co­rrom­pi­da

Diario El Heraldo - - Siempre - Ri­car­do An­go­so

La cla­se po­lí­ti­ca bra­si­le­ña es­tá des­acre­di­ta. La elec­ción de Bol­so­na­ro re­fle­ja el ac­tuar de un pue­blo can­sa­do y de­seo­so de pa­sar pá­gi­nas de una de las épo­cas más acia­gas de la his­to­ria.

La re­cien­te vic­to­ria del can­di­da­to an­ti­sis­te­ma y de ideo­lo­gía de­re­chis­ta Jair Bol­so­na­ro en las re­cien­tes elec­cio­nes pre­si­den­cia­les bra­si­le­ñas vuel­ve a po­ner so­bre la me­sa y en el fo­co la gra­ve cri­sis que aque­ja a la de­mo­cra­cia tra­di­cio­nal en el con­ti­nen­te. Y la ago­nía de un sis­te­ma po­lí­ti­co que es in­ca­paz de aten­der a las de­man­das de unas so­cie­da­des en pro­fun­da re­ce­sión so­cial y eco­nó­mi­ca. Pe­ro el asun­to tam­bién es­tá cla­ra­men­te li­ga­do a la co­rrup­ción, qui­zá el prin­ci­pal pro­ble­ma de las jó­ve­nes de­mo­cra­cias la­ti­noa­me­ri­ca­nas, ca­da día más des­acre­di­ta­das por el pé­si­mo ma­ne­jo de los re­cur­sos por par­te de sus go­ber­nan­tes. Por no ha­blar del des­ca­ra­do la­tro­ci­nio que ejer­cen al­gu­nos de sus man­da­ta­rios, co­mo pa­sa en ca­si to­dos los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na.

Bol­so­na­ro ha si­do ele­gi­do no por mé­ri­tos pro­pios, co­mo qui­zá pien­sen al­gu­nos, sino por los de­mé­ri­tos de otros y por el has­tío de una so­cie­dad can­sa­da de pre­sen­ciar es­cán­da­lo tras sin es­cán­da­lo sin que na­die pon­ga co­to a tan­to des­pro­pó­si­to. La cla­se po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal de Bra­sil es­tá to­tal­men­te des­acre­di­ta­ti­dos da. Dil­ma Rous­seff, la úl­ti­ma pre­si­den­ta ele­gi­da de­mo­crá­ti­ca­men­te, fue des­ti­tui­da por el le­gis­la­ti­vo por asun­tos de tur­bio y os­cu­ro re­cuer­do, pe­ro so­bre to­do por su im­pli­ca­ción en so­na­dos es­cán­da­los de co­rrup­ción re­la­cio­na­dos con la em­pre­sa pe­tro­le­ra bra­si­le­ña Pe­tro­bras. Pe­ro su an­te­ce­sor, el mí­ti­co Lu­la, tam­bién se vio im­pli­ca­do en el mis­mo es­cán­da­lo y otros ca­sos, lo que le lle­va­ron a su de­ten­ción en el año 2016, si­tua­ción que to­da­vía per­sis­te y que le ha im­pe­di­do ser el can­di­da­to pre­si­den­cial en es­tas elec­cio­nes, ha­bien­do ce­di­do a Fernando Had­dad el tes­ti­go pa­ra ser el can­di­da­to del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res bra­si­le­ño.

Had­dad pa­gó du­ra­men­te el des­cré­di­to que he­re­da­ba su for­ma­ción y fue de­rro­ta­do con­tun­de­men­te por Bol­so­na­ro, que ob­tu­vo más del 55% de los vo­tos fren­te al 44% ob­te­ni­do por el iz­quier­dis­ta.

De la mis­ma for­ma, el pre­si­den­te sa­lien­te, el con­tro­ver­ti­do po­lí­ti­co Mi­chel Te­mer, es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do des­de ha­ce dos años por es­tar im­pli­ca­do en va­rias tra­mas de co­rrup­ción nun­ca acla­ra­das. Su po­pu­la­ri­dad es­tá por los sue­los y los bra­si­le­ños re­ce­lan abier­ta­men­te de su ca­pa­ci­dad pa­ra es­tar al fren­te de la má­xi­ma ma­gis­tra­tu­ra del país. Así fue po­si­ble que la gen­te se de­can­ta­ra por el cam­bio y quie­ra pa­sar pá­gi­na de una de las épo­cas más acia­gas de la his­to­ria de Bra­sil.

Vo­to

Re­sul­ta real­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo que el vo­to jo­ven, más for­ma­do, ur­bano y con es­tu­dios se de­can­tó cla­ra­men­te por Bol­so­na­ro, en cla­ro de­tri­men­to del can­di­da­to iz­quier­dis­ta; en ciu­da­des co­mo Río de Janeiro y Sao Pau­lo, por ejem­plo, el vo­to en fa­vor de Bol­so­na­ro su­peró a la me­dia na­cio­nal e in­clu­so lle­gó, en al­gu­nos dis­tri­tos, a su­pe­rar más del 65% en fa­vor del can­di­da­to ul­tra. En el otro ex­tre­mo, el can­di­da­to iz­quier­dis­ta ga­nó en las zo­nas ru­ra­les y en las áreas más atra­sa­das y me­nos for­ma­das del país, co­mo si se pu­die­ra sos­te­ner que a ma­yor in­for­ma­ción me­nor cau­dal de vo­tos pa­ra la iz­quier­da. O la iz­quier­da li­de­ra­da por el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res se re­fun­da e inicia un pro­fun­do pro­ce­so de re­no­va­ción o aca­ba­rá ago­ni­zan­do irre­ver­si­ble­men­te en una so­cie­dad que da mues­tras de ago­ta­mien­to an­te una cla­se po­lí­ti­ca ab­so­lu­ta­men­te co­rrom­pi­da.

“Lo cier­to es que la ima­gen de ‘hom­bre fuerte’ que pro­me­te ‘ley y or­den’ en el atri­bu­la­do país pa­re­ce ha­ber con­ven­ci­do por lo me­nos a la mi­tad de un elec­to­ra­do po­la­ri­za­do po­lí­ti­ca­men­te, en­fras­ca­do en una gue­rra cul­tu­ral con­tra la igual­dad de gé­ne­ro y se­xual, que de­tes­ta a los par- po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les y se sien­te in­se­gu­ro en una so­cie­dad vio­len­ta. Son, en su ma­yo­ría, hom­bres de ra­za blan­ca, ma­yo­ri­ta­ria­men­te evan­gé­li­cos y con edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria que se unie­ron en su re­cha­zo a Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va y su Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res”, se­ña­la­ba el ana­lis­ta Ser­gio Muñoz.

La pre­gun­ta es qué ocu­rri­rá a par­tir de aho­ra en Bra­sil. Si bien las cau­sas del éxi­to po­lí­ti­co es­tán cla­ras, tras ha­ber vi­vi­do unos años de in­far­to en que los mi­tos aca­ba­ban en la cárcel a te­nor de sus ma­los ma­ne­jos, co­mo fue el ca­so de Lu­la, tam­po­co es­tá cla­ro que el nue­vo pre­si­den­te va­ya a te­nor éxi­to en el cor­to pla­zo, so­bre to­do de­bi­do a la com­ple­ji­dad de la cri­sis bra­si­le­ña. La eco­no­mía mues­tra sig­nos de es­tar sa­lien­do de la re­ce­sión, pe­ro con un tí­mi­do cre­ci­mien­to tras años de da­tos ne­ga­ti­vos, y la se­gu­ri­dad es­tá ba­tien­do to­dos los ré­cords, so­bre en lo re­la­ti­vo al nú­me­ro de ho­mi­ci­dios al año. En el 2017, se­gún da­tos

Pre­sen­ta la ima­gen de “hom­bre fuerte” que pro­me­te “ley y or­den”.

del Fo­ro Bra­si­le­ño de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, hu­bo 63,000 ho­mi­ci­dios en el país, una ci­fra su­pe­rior -29 ho­mi­ci­dios por ca­da 100,000 ha­bi­tan­tes- a la ta­sa de Co­lom­bia (25) aun­que por de­ba­jo de la del en­fer­mo cró­ni­co del con­ti­nen­te, Ve­ne­zue­la (ca­si 60).

La inseguridad, que es per­ci­bi­da por mu­chos bra­si­le­ños co­mo el pri­mer pro­ble­ma del país, tam­bién ha in­flui­do mu­cho en fa­vor de Bol­so­na­ro, ya que el aho­ra pre­si­den­te cen­tró una bue­na par­te de su cam­pa­ña en ata­jar es­te asun­to al cos­te que sea, mien­tras el can­di­da­to iz­quier­dis­ta no su­po aten­der es­ta sen­si­bi­li­dad y cons­tru­yó un dis­cur­so re­tó­ri­co que no co­nec­tó con las preo­cu­pa­cio­nes del elec­to­ra­do bra­si­le­ño.

Pe­ro hay más pro­ble­mas. “Del de­sola­dor pa­no­ra­ma de pro­ble­mas que en­fren­ta es­te país des­ta­co dos ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­dos. En lo eco­nó­mi­co, el sis­te­ma de pen­sio­nes es un desas­tre por­que es ex­ce­si­va­men­te ge­ne­ro­so y ca­re­ce de los fon­dos ne­ce­sa­rios pa­ra sos­te­ner­lo. No hay lí­mi­te de edad pa­ra el re­ti­ro y sus be­ne­fi­cios son in­com­pa­ra­ble­men­te más ge­ne­ro­sos que en el res­to de los paí­ses del área, aun­que el sis­te­ma be­ne­fi­cia más a los ri­cos que a los po­bres y la de­mo­gra­fía es­tá en su con­tra. La po­bla­ción ma­yor de 65 años se tri­pli­ca­rá pa­ra el 2050”, se­ña­la el co­lum­nis­ta ya ci­ta­do Ser­gio Muñoz.

El pro­ble­ma po­lí­ti­co ra­di­ca­ría en que no cuen­ta con la su­fi­cien­te ma­yo­ría en el le­gis­la­ti­vo pa­ra lle­var ade­lan­te su pro­gra­ma y ten­dría que li­diar con una ma­yo­ría cla­ra­men­te ad­ver­sa, si­tua­da a la iz­quier­da, que se­gu­ra­men­te no le apo­ya­ría. Por aho­ra, el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res, que más le val­dría de­di­car­se a un se­rio cues­tio­na­mien­to in­terno e ini­ciar su mo­der­ni­za­ción po­lí­ti­ca, ha sa­ca­do el ha­cha de gue­rra y ha anun­cia­do que co­men­za­rá su an­da­du­ra en la opo­si­ción con una du­ra con­tes­ta­ción so­cial y ca­lle­je­ra al nue­vo go­ber­nan­te. La mar­gi­na­li­za­ción de la iz­quier­da y su ten­den­cia al au­tis­mo con res­pec­to a la so­cie­dad bra­si­le­ña anun­cian una lar­ga tra­ve­sía del de­sier­to pa­ra las fuer­zas pro­gre­sis­tas bra­si­le­ñas. ¿Se­rá así?

PO­DERJair Bol­so­na­ro co­men­za­rá a ejer­cer co­mo pre­si­den­te de Bra­sil el 1 de ene­ro de 2019.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.