CUL­PA­BLES

Los otros cua­tro acu­sa­dos fue­ron sen­ten­cia­dos por el de­li­to de en­cu­bri­mien­to y re­co­bra­rían su libertad en los pró­xi­mos días

Diario El Heraldo - - Portada -

En uno de los ca­sos más im­pac­tan­tes, ni la jus­ti­cia ni la in­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal pu­die­ron de­ter­mi­nar con cla­ri­dad có­mo ocu­rrie­ron los he­chos en los que mu­rió el jo­ven uni­ver­si­ta­rio Carlos Co­llier la no­che del 11 de oc­tu­bre de 2017. Los jue­ces con­clu­yen que el ho­mi­ci­da fue Carlos Al­fre­do Al­va­ren­ga, alias “Su­sano”, y el res­to de los jó­ve­nes en­cu­brie­ron el cri­men.

Los jue­ces que con­for­man la Sa­la II del Tri­bu­nal de Sen­ten­cia, por una­ni­mi­dad de vo­tos, de­cla­ra­ron cul­pa­ble a Carlos Al­fre­do Al­va­ren­ga, alias “Su­sano”, co­mo au­tor del de­li­to de ho­mi­ci­dio en per­jui­cio del jo­ven Carlos Emi­lio Co­llier Núñez.

Mien­tras que a los otros acu­sa­dos Ol­ga Ma­ría Ló­pez Fe­rru­fino, Ja­mes Alexander O’con­nor Már­quez, Jo­sé Carlos Za­mo­ra Me­jía y

Elías Tau­fic Chahín los en­con­tra­ron cul­pa­bles del de­li­to de en­cu­bri­mien­to.

Du­ran­te la lec­tu­ra de la sen­ten­cia es­tu­vie­ron pre­sen­tes los fa­mi­lia­res de Co­llier y de los cin­co acu­sa­dos.

Los jue­ces es­ta­ble­cie­ron en su fa­llo que Carlos Al­va­ren­ga, alias “Su­sano”, fue sen­ten­cia­do por el de­li­to de ho­mi­ci­dio por­que fue él quien dis­pa­ró en con­tra de la hu­ma­ni­dad de Carlos Co­llier la no­che del 11 de oc­tu­bre de 2017 en la co­lo­nia Loar­que.

El vehícu­lo en que ocu­rrie­ron los he­chos era con­du­ci­do por Ja­mes Alexander O’con­nor, Ol­ga Fe­rru­fino co­mo co­pi­lo­to y en la par­te tra­se­ra “Su­sano” al la­do de la puer­ta iz­quier­da, se­gui­do por Co­llier, Elías Chahín y Jo­sé Carlos Za­mo­ra.

“Una vez en el in­te­rior del vehícu­lo, por ra­zo­nes des­co­no­ci­das, el jo­ven Carlos Al­va­ren­ga dis­pa­ró en por lo me­nos dos oca­sio­nes al jo­ven Carlos Co­llier pro­vo­cán­do­le dos he­ri­das, la pri­me­ra con ori­fi­cio de en­tra­da en la re­gión re­tro­au­ri­cu­lar iz­quier­da y la se­gun­da he­ri­da con ori­fi­cio de en­tra­da en la me­ji­lla de­re­cha, cau­sán­do­le la muer­te”, in­di­ca el fa­llo.

Es­ta­ble­ce que mi­nu­tos des­pués, los cin­co acu­sa­dos to­ma­ron el cuer­po de Carlos Co­llier y lo fue­ron a de­jar a un de­pó­si­to de ba­su­ra ubi­ca­do cer­ca de una es­cue­la pri­va­da en las cer­ca­nías de Loar­que.

Los jue­ces la­men­ta­ron que al­re­de­dor de es­te cri­men no exis­tió una prue­ba di­rec­ta que es­ta­ble­cie­ra có­mo ocu­rrie­ron los he­chos por­que los impu­tados se guar­da­ron el de­re­cho de emi­tir al­gún cri­te­rio, sin em­bar­go, hay in­di­cios, que son ele­men­tos pro­ba­dos.

Los in­di­cios de es­te ca­so son que el jo­ven Carlos Al­va­ren­ga y los otros impu­tados es­tu­vie­ron de­par­tien­do con Co­llier el día de su muer­te.

Ade­más, “Su­sano” fue a bus­car a Co­llier a su vi­vien­da y un ter­cer in­di­cio es que “Su­sano” iba sen­ta­do al la­do iz­quier­do de Co­llier.

El cuar­to in­di­cio es que Carlos Al­va­ren­ga tu­vo el ar­ma con que ocu­rrie­ron los dis­pa­ros en su mano y esa ar­ma des­apa­re­ció de la es­ce­na.

La te­sis de la de­fen­sa de los impu­tados es que el ar­ma se dis­pa­ró ac­ci­den­tal­men­te, pe­ro de acuer­do a lo ma­ni­fes­ta­do por los jue­ces hay un prin­ci­pio de la me­cá­ni­ca de las ar­mas que di­ce que nin­gu­na pue­de dis­pa­rar­se ac­ci­den­tal­men­te y, por lo tan­to, tie­ne que ser ac­cio­na­da.

Otro ele­men­to para acre­di­tar que fue “Su­sano” quien dis­pa­ró fue­ron los re­sul­ta­dos de las prue­bas de lu­mi­nol que es­ta­ble­cie­ron que el la­go he­má­ti­co es­tá si­tua­do don­de iba sen­ta­do Co­llier.

No se pu­do pro­bar la par­ti­ci­pa­ción del res­to de los acu­sa­dos en la ac­ción de dis­pa­ro y lo que hi­cie­ron des­pués de la tra­ge­dia, ma­ni­fes­ta­ron los jue­ces.

En ese sen­ti­do, fue­ron sen­ten­cia­dos por el de­li­to de en­cu­bri­mien­to, por­que des­pués de los dis­pa­ros to­ma­ron

de pri­sión se­rá con­de­na­do el jo­ven Carlos Al­va­ren­ga.

el cuer­po y lo fue­ron a ti­rar al ba­su­re­ro.

“Regresaron a la ca­sa de Chahín, se qui­ta­ron la ro­pa, la­va­ron el ca­rro y le fue­ron a avi­sar al pa­pá y lue­go el pa­pá lle­vó el ca­dá­ver en el ca­rro para su ca­sa y de ahí lo le­van­tó la Policía”, ase­gu­ra la sen­ten­cia.

Afir­ma que en es­te ca­so hu­bo una to­tal ma­ni­pu­la­ción de las evi­den­cias.

“El Tri­bu­nal con­si­de­ra que es de­tes­ta­ble to­mar a una per­so­na que es nues­tro ami­go y lo va­ya­mos a ti­rar al ba­su­re­ro, pe­ro, la ley no lo con­tem­pla co­mo de­li­to, por lo tan­to lo que co­rres­pon­de es el de­li­to de en­cu­bri­mien­to”, afir­ma­ron los jue­ces.

Las pe­nas

se­rán con­de­na­dos a en­tre tres y cin­co años de cár­cel.

El ar­tícu­lo 116 del Có­di­go Pe­nal es­ta­ble­ce una pe­na de 15 a 20 años de re­clu­sión por el de­li­to de ho­mi­ci­dio.

Mien­tras que el ar­tícu­lo 388 nu­me­ral dos pe­na­li­za el de­li­to de en­cu­bri­mien­to con re­clu­sión de tres a cin­co años.

La au­dien­cia de de­ter­mi­na­ción de la pe­na fue fi­ja­da por el tri­bu­nal para el día jue­ves 17 de enero de 2019 a las 9:30 de la ma­ña­na.

Tras el fa­llo, las de­fen­sas de los en­cau­sa­dos in­ter­pu­sie­ron un re­cur­so de re­vi­sión de me­di­das por­que la pe­na de en­cu­bri­mien­to es con­mu­ta­ble, en am­pa­ro a lo es­ta­ble­ci­do en los ar­tícu­los 182 y 445 del Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal.

Sin em­bar­go, la so­li­ci­tud fue de­cla­ra­da sin lu­gar por no ser el día del fa­llo el mo­men­to pro­ce­sal opor­tuno para pe­ti­cio­nar el cam­bio de me­di­das dis­tin­tas a la pri­sión pre­ven­ti­va.

En el ca­so de Ol­ga Fe­rru­fino, guar­da pri­sión pre­ven­ti­va en la Pe­ni­ten­cia­ría Nacional Fe­me­ni­na de Adap­ta­ción So­cial y los otros cua­tro acu­sa­dos en el Cen­tro Pe­ni­ten­cia­rio Nacional de Tá­ma­ra

En­tre 15 a 20 años Los otros jó­ve­nes

Ja­mes O’con­nor Már­quez Pe­na po­si­ble: en­tre 3 y 5 Años

Elías Chahín Al­va­ra­do Pe­na po­si­ble: en­tre 3 y 5 Años

Jo­sé Carlos Za­mo­ra Pe­na po­si­ble: en­tre 3 y 5 Años

Ol­ga MA­RÍA Ló­pez Fe­rru­fino Pe­na po­si­ble: en­tre 3 y 5 Años

(1) El jo­ven Jo­sé Carlos Za­mo­ra se abraza con uno de sus fa­mi­del Tri­bu­nal. (3) Carlos Emi­lio Co­llier en vi­da jun­to a su madre fue­ron en­via­dos a Tá­ma­ra. (5) Tras es­cu­char la sen­ten­cia de los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.