Pre­sun­ción de inocen­cia

Diario El Heraldo - - Opinión -

Es­te tér­mino tan ma­no­sea­do, pe­ro muy po­co com­pren­di­do, co­bra re­le­van­cia ca­da vez que en el país se sus­ci­tan ca­sos en los tri­bu­na­les de jus­ti­cia in­vo­lu­cran­do per­so­na­li­da­des del mundo po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co o so­cial.

La pre­sun­ción de inocen­cia no es un ca­pri­cho o un fa­vor que se ha­ce por par­te de la au­to­ri­dad a los impu­tados de un de­li­to; es, en realidad, un de­re­cho hu­mano, ins­ti­tui­do para evi­tar las le­sio­nes mo­ra­les o aun fí­si­cas que po­drían pro­vo­car­se al dic­tar un au­to de pri­sión con­tra per­so­nas que acu­sa­das, re­sul­tan ser, al fi­nal, inocen­tes o bien no cul­pa­bles por fal­ta de prue­bas.

Las re­for­mas que se rea­li­za­ron a prin­ci­pios de es­te si­glo a nues­tro Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal ele­va­ron a Hon­du­ras a un plano mo­derno y hu­ma­nis­ta en re­la­ción con la prác­ti­ca ca­ver­na­ria que ve­nía­mos arras­tran­do por si­glos y me­dian­te la cual, to­da de­nun­cia po­día fá­cil­men­te re­sul­tar en la de­ten­ción injusta y pro­lon­ga­da de un ciu­da­dano, pro­vo­cán­do­le da­ños mo­ra­les y fre­cuen­te­men­te fí­si­cos y has­ta la pér­di­da de su vi­da por­que la in­efi­cien­cia y mu­chos ve­ces per­ver­si­dad del sis­te­ma, ha­cía que los jui­cios se pro­lon­ga­ran in­de­fi­ni­da­men­te afec­tan­do, par­ti­cu­lar­men­te, a aque­llas per­so­nas que por no po­der con­tra­tar de­fen­so­res pri­va­dos, prác­ti­ca­men­te se po­drían en las pes­ti­len­tes er­gás­tu­las, aban­do­na­dos por sus igual­men­te po­bres pa­rien­tes y ol­vi­da­dos por el Es­ta­do.

La re­for­ma del Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal tu­vo, al prin­ci­pio, enemi­gos fu­ri­bun­dos, al igual que el jui­cio oral y pú­bli­co, la vie­ja guar­dia de abo­ga­dos y aun las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de le­gu­le­yos ma­ni­fes­ta­ban su re­sis­ten­cia na­tu­ral al cam­bio re­no­va­dor.

La ley es pre­ci­sa, cla­ra, no se ne­ce­si­ta ha­ber tran­si­ta­do por las au­las de la Fa­cul­tad de De­re­cho para com­pren­der sus al­can­ces; cuan­do un fis­cal o un juez la apli­can mal, no es por ig­no­ran­cia o in­com­pren­sión, es sen­ci­lla­men­te por ne­gli­gen­cia, “gue­vo­ne­ria” o per­ver­si­dad y si los fa­llos, no ape­ga­dos a de­re­cho, se dan por in­fluen­cias po­lí­ti­cas, mas con­de­na­bles son las de­ci­sio­nes de los ope­ra­do­res de jus­ti­cia.

En los más re­cien­tes ca­sos de los di­rec­to­res del Se­gu­ro So­cial, don­de no hay fla­gran­cia ni cul­pa­bi­li­dad evi­den­te más allá de la du­da ra­zo­na­ble, se es­tán “co-me­tien­do” las ex­tre­mi­da­des al no dar los be­ne­fi­cios a los de­nun­cia­dos, de su de­re­cho a la “pre­sun­ción de inocen­cia”.

Ma­yo­res de edad (70) en­via­dos a la cár­cel sin res­pe­to al­guno por sus de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les; per­so­nas, to­das, que no cum­plen las cau­sa­les para ser ob­je­to de pri­sión pre­ven­ti­va (fu­ga, ocul­ta­mien­to de prue­bas, pe­li­gro para las víc­ti­mas, etc.).

Ha­ce va­rios años cuan­do se ini­cia­ron los gro­se­ros e ile­ga­les pro­ce­sos de in­cau­ta­ción de bie­nes de una fa­mi­lia de banqueros de San Pe­dro Su­la ad­ver­tí, con otros ciu­da­da­nos, que el apre­su­ra­mien­to por que­dar bien con in­tere­ses fo­rá­neos nos iba a aca­rrear enor­mes per­jui­cios eco­nó­mi­cos que sal­drían de la bol­sa de los inocen­tes ciu­da­da­nos con­tri­bu­yen­tes al fis­co.

Hoy, la ame­na­za de una mul­ti­mi­llo­na­ria de­man­da con­tra el Es­ta­do por el des­po­jo abu­si­vo de bie­nes y des­truc­ción de uni­da­des de pro­duc­ción es­tá la­ten­te y los cul­pa­bles de los abu­sos de au­to­ri­dad de aquel mo­men­to con­tem­pla­rán, in­mu­ta­bles, có­mo el pue­blo car­ga­rá una vez más con la cruz del pa­go de san­cio­nes in­jus­tas. Bas­ta de abu­sos, el que se ape­ga a la ley y la cum­ple pue­de dor­mir tran­qui­lo

En los más re­cien­tes ca­sos de los di­rec­to­res del Se­gu­ro So­cial, don­de no hay fla­gran­cia ni cul­pa­bi­li­dad evi­den­te más allá de la du­da ra­zo­na­ble, se es­tán ‘co-me­tien­do’ las ex­tre­mi­da­des al no dar los be­ne­fi­cios a los de­nun­cia­dos, de su de­re­cho a la ‘pre­sun­ción de inocen­cia’”.

Em­pre­sa­rio Ol­ban Va­lla­da­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.