Apun­tar a la lu­na y de­cir “mi­ra la lu­na”

Diario El Heraldo - - Opinión -

La mo­der­ni­za­ción de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y las re­des so­cia­les per­mi­te otros ac­to­res he­ge­mó­ni­cos de opi­nión; re­pre­sen­tan­tes de so­cie­dad ci­vil, lí­de­res de igle­sias, pe­rio­dis­tas y aca­dé­mi­cos es­tán in­flu­yen­do en la vi­da pú­bli­ca del país y la ad­mi­nis­tra­ción del Es­ta­do, en la bús­que­da del bien co­mún. Tam­bién ciu­da­da­nos en su pro­pia re­pre­sen­ta­ción es­tán par­ti­ci­pan­do en re­des so­cia­les y en me­dios de co­mu­ni­ca­ción tra­di­cio­na­les ca­da vez más abier­tos a ca­na­les de co­la­bo­ra­ción de la po­bla­ción, crean­do una nue­va di­men­sión ideo­ló­gi­ca de la so­cie­dad con nue­vos pro­ce­sos cul­tu­ra­les. La aper­tu­ra de los me­dios tra­di­cio­na­les y las re­des so­cia­les fo­men­tan la co­lec­ti­vi­dad, el acer­ca­mien­to del ciu­da­dano a la es­fe­ra po­lí­ti­ca y el in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción, y tam­bién la ve­lo­ci­dad en que se trans­mi­ten pue­den afec­tar al­gu­nos prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos y el buen nom­bre de las per­so­nas, pe­se a las in­ne­ga­bles ven­ta­jas que ofre­cen las Tec­no­lo­gías de In­for­ma­ción y Co­mu­ni­ca­ción. Es una enor­me ava­lan­cha de in­for­ma­ción que da mie­do y, co­mo in­di­ca el es­cri­tor Carlos Al­ber­to Mon­ta­ner, “millones de da- tos, imá­ge­nes e his­to­rias en me­dio de un tor­be­llino in­for­ma­ti­vo caó­ti­co y des­orien­ta­dor, que no con­tri­bu­ye a acla­rar nues­tra com­pren­sión de la realidad, sino más bien la oscurece con una mul­ti­tud de ele­men­tos que la in­te­li­gen­cia no con­si­gue dis­cer­nir, de­ján­do­nos sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad y des­am­pa­ro real­men­te in­gra­ta”.

La di­ver­si­dad y la libertad no de­ben nun­ca ser li­mi­ta­das, tam­po­co la libertad de ex­pre­sión e in­for­ma­ción, y en me­dio de an­he­lar ciu­da­da­nos con sa­lud men­tal an­te tan­ta in­for­ma­ción, qui­zás po­de­mos por lo me­nos me­di­tar lo que en Co­lom­bia es­tá por re­gu­lar­se, la di­fu­sión ma­si­va de men­sa­jes a tra­vés de cuen­tas y se­gui­do­res fal­sos para lo­grar que se des­ta­quen te­mas.

En es­ta nue­va di­men­sión ideo­ló­gi­ca de la so­cie­dad con nue­vos pro­ce­sos cul­tu­ra­les por la ma­si­va in­for­ma­ción, to­dos los ac­to­res po­lí­ti­cos y de la so­cie­dad ci­vil de­ben se­guir ejer­cien­do su libertad de in­for­mar y co­mu­ni­car sin más li­mi­ta­ción que la es­ta­ble­ci­da en la ley, pe­ro qui­zás tam­bién de­ben sa­ber me­dir lo que co­mu­ni­can ob­ser­van­do las res­pues­tas de sus re­cep­to­res. La úni­ca for­ma po­si­ble de me­dir lo que se co­mu­ni­ca es apun­tar a la lu­na y de­cir “mi­ra la lu­na”, y si nues­tro re­cep­tor di­ri­ge su vis­ta en esa di­rec­ción, su con­duc­ta me ha­ce su­po­ner que yo he co­mu­ni­ca­do per­fec­ta­men­te

Una nue­va cultura de­mo­crá­ti­ca con ma­yor di­ver­si­dad de opi­nión que ade­más per­mi­te que las re­la­cio­nes pri­va­das pa­sen a ser mo­de­ra­das den­tro de un ám­bi­to pú­bli­co y que lo pú­bli­co pe­ne­tre lo pri­va­do”.

Con­sul­tor en Planificación y Co­mu­ni­ca­ción Es­tra­té­gi­ca Ja­vier Fran­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.