Ami­cus

Diario El Heraldo - - Opinión -

Exis­te un ele­men­to ju­rí­di­co in­apli­ca­do, coad­yu­van­te al for­ta­le­ci­mien­to de la im­par­ti­ción de jus­ti­cia: el ami­cus cu­riae. Del la­tín, sig­ni­fi­ca “ami­go del tri­bu­nal”. Es uti­li­za­da en de­re­cho in­ter­na­cio­nal, en tri­bu­na­les de de­re­chos hu­ma­nos, para que per­so­nas aje­nas a un li­ti­gio opi­nen en el in­te­rés de pre­ser­var los de­re­chos fun­da­men­ta­les que pu­die­ran es­tar ba­jo ame­na­za. Por­que se de­be per­se­guir a los cul­pa­bles, no a inocen­tes. El in­for­me que cons­ti­tu­ye el ami­cus cu­riae trans­pa­ren­ta y has­ta de­mo­cra­ti­za la ac­ti­vi­dad ju­di­cial. Pe­ro de­bie­ra ho­mo­lo­gar­se en otra, aun en es­te apre­su­ra­mien­to que te­ne­mos por aca­bar con la co­rrup­ción que pro­fun­di­za la in­jus­ti­cia so­cial. De al­can­ces si­mi­la­res a la an­te­rior, ha­bría que crear el ami­cus fis­ca­lis. Que sir­va de apo­yo, para em­pe­zar, al fis­cal Luis San­tos, di­rec­tor de la Ufe­cic y a su equi­po, para que no se vean en la si­tua­ción de ame­na­zar de­re­chos fun­da­men­ta­les. Ava­la­mos y con­fia­mos en su ar­dor por com­ba­tir la co­rrup­ción y sus res­pon­sa­bles, in­clui­dos en­can­ta­do­res co­rrup­to­res. No pue­de ser que en un país con ele­va­da co­rrup­ción no exis­tan co­rrup­tos. Les se­ría de uti­li­dad que sin pre­ten­der in­ci­dir en su fun­ción, re­ci­bie­ra in­for­mes que pro­ce­sar, sin in­te­rés di­rec­to en los ca­sos, pe­ro sí en que se co­noz­ca la ver­dad. No se en­tien­de que ac­ti­vos co­rrup­tos no sean per­se­gui­dos y hon­ra­dos, tam­bién re­co­no­ci­dos, sí. Luis Ma­yor­ga, Óscar Galeano y Leo­nar­do Vi­lle­da, los que co­no­ce­mos, son hon­ra­dos. Pue­den pa­de­cer aho­ra, por con­fia­dos, pe­ro nun­ca por co­rrup­tos. Ha­ce cin­cuen­ta años, al ini­ciar los es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, mi pa­pá me re­pi­tió aquel axio­ma: “Es pre­fe­ri­ble cien cul­pa­bles li­bres que un inocen­te pre­so”, y tío Re­né me pre­gun­tó por en­ton­ces: “Si tie­ne que de­ci­dir en­tre el de­re­cho de un rico y el de un po­bre, ¿a quién se lo re­co­no­ce­ría?”. ¡Al po­bre! Res­pon­dí. “Al que le sea jus­to”, me corrigió. De­be­mos cui­dar la ce­gue­ra de la jus­ti­cia, es la úni­ca que pue­de dar­nos la vis­ta de una so­cie­dad li­bre. Leo Vi­lle­da es inocen­te, ¡hay que li­be­rar­lo!

Luz Er­nes­ti­na Me­jía Abogada

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.