Teu­pa­sen­ti, don­de las tra­di­cio­nes se re­sis­ten a mo­rir

El Ja­bón de Pe­lo­ta, la Chi­chi­mo­ra y la lo­ción “7 ma­chos” son Pro­duc­tos que si­guen sien­do de uso Co­mún En­tre los teu­pa­sen­ti­nos. vi­si­ta­mos otro de los be­llos lu­ga­res del orien­te hon­du­re­ño

Diario El Heraldo - - Vida - TEU­PA­SEN­TI, EL PA­RAÍ­SO

Co­mo si el tiem­po se hu­bie­ra de­te­ni­do para que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes pu­die­ran apre­ciar al­gu­nos de los pro­duc­tos y tra­di­cio­nes que nues­tros abue­los so­lían rea­li­zar, es­con­di­do en­tre tres mon­ta­ñas se en­cuen­tra el mu­ni­ci­pio de Teu­pa­sen­ti, en el de­par­ta­men­to de El Pa­raí­so.

El olor a pino, ca­fé y el de la le­ña de los fo­go­nes de las hu­mil­des vi­vien­das se pue­de sen­tir des­de que se to­ma el des­vío ha­cia la ca­be­ce­ra mu­ni­ci­pal. Son unos 30 mi­nu­tos de ca­mino con un pai­sa­je de ver­des mon­ta­ñas y cie­lo azu­la­do que de­jan sin alien­to. An­tes de en­trar a “Teu­pa”, es inevi­ta­ble no desear re­fres­car­se en las cris­ta­li­nas aguas del río Ja­lán, que le dan la bien­ve­ni­da a los tu­ris­tas y que en ve­rano se con­vier­te en uno de los lu­ga­res más vi­si­ta­dos. El her­mo­so río me atra­jo tan­to que fue inevi­ta­ble no de­te­ner­me para ob­ser­var­lo más de cer­ca y te­ner la opor­tu­ni­dad de su­mer­gir los pies. El agua es­ta­ba fría.

Des­pués de unos mi­nu­tos, y con la cu­rio­si­dad por co­no­cer es­te lu­gar, lle­gué al “tem­plo sa­gra­do”, co­mo tam­bién se le co­no­ce a Teu­pa­sen­ti.

Al lle­gar al par­que cen­tral, las mon­ta­ñas que pro­te­gen a la co­mu­ni­dad me ro­ba­ron la aten­ción. A lo lar­go de una de ellas se ob­ser­va­ba una cruz, la cual lla­mó mi in­te­rés, ya que pa­re­cía es­tar co­lo­ca­da es­tra­té­gi­ca­men­te para ve­lar por los teu­pa­sen­ti­nos. Al pre­gun­tar por esa cruz blan­ca a una se­ño­ra que te­nía su pues­to de ven­ta con vis­ta al signo: “Bue­nos días, ¿por qué es­tá esa cruz en ese ce­rro?”, ella muy ama­ble­men­te, mien­tras pa­sa­ba uno de sus bo­ca­dos, con­tes­tó: “Esa cruz cui­da a Teu­pa­sen­ti, di­cen que fue co­lo­ca­da para evi­tar que el ce­rro se vi­nie­ra aba­jo”. Qui­se ir has­ta el ce­rro y en­con­tré a don Mer­lin Ve­lás­quez, quien me lle­vó a co­no­cer el her­mo­so mi­ra­dor. Al ba­jar, me lle­vó a El Se­mi­lle­ro, una an­ti­gua pul­pe­ría fun­da­da por dos chi­le­nos que sa­ca­ban las se­mi­llas de las be­llo­tas para ex­por­tar­las a su país y ayu­dar con los bos­ques. En los mostradores fá­cil­men­te se ob­ser­va­ba el “ojo de ve­na­do”, que ayu­da -se­gún las creen­cias- para la bue­na suer­te. De igual for-

ma, y por pri­me­ra vez en mi vi­da, sos­tu­ve el fa­mo­so ja­bón de pe­lo­ta, que tie­ne una con­sis­ten­cia man­te­co­sa y un fuer­te olor a ce­ni­za, pe­ro que ase­gu­ran es muy bueno para el ca­be­llo. Asi­mis­mo, me to­pé con “ma­ná”, ca­ña­fís­tu­la, chi­chi­mo­ra y qui­na, in­clu­so si­guen ven­dien­do la lo­ción “7 ma­chos”, que para ser sin­ce­ra es una fra­gan­cia muy fuer­te. Dis­fru­tan­do de Teu­pa­sen­ti de­ci­dí des­can­sar ba­jo la som­bra de un fron­do­so ár­bol que cu­bría una de las ban­cas del be­llo par­que cen­tral, has­ta que lle­gó la ho­ra de se­guir conociendo el lu­gar.

Tras ello, me per­ca­té que es­tas tie­rras del orien­te del país si­guen po­se­yen­do una ri­que­za na­tu­ral en­vi­dia­ble y que las tra­di­cio­nes de nues­tros pa­triar­cas man­tie­nen vi­va la esen­cia de Hon­du­ras

IGLE­SIA CA­TÓ­LI­CA

Se cons­tru­yó don­de in­dí­ge­nas Ha­lla­ron a la vir­gen

FO­TOS: EDUARD RO­DRÍ­GUEZ

Dr. Je­ró­ni­mo Mu­ri­llofa­mo­so de Es el per­so­na­je más por Teu­pa­sen­ti. Fue co­no­ci­do na­tu­ral. prac­ti­car la me­di­ci­na

El Agua fres­ca y Cris­ta­li­na del río JA­LÁN lo ha­cen uno de los ma­yo­res Atrac­ti­vos que tie­ne Teu­pa.

En la pul­pe­ría El Re­mi­lle­ro se pue­den en­con­trar re­me­dios Ca­se­ros que usa­ban nues­tros Abue­li­tos y pa­triar­cas.

LAS fa­cha­das de Al­gu­nas CA­SAS de Teu­pa­sen­ti se man­tie­nen A tra­vés de los Años. Es­to hue­le A his­to­ria y hu­mil­dad.

En Con­tras­te, la po­ten­cia de una má­qui­na A mo­tor Con Com­bus­ti­ble y la fuer­za na­tu­ral de una Bes­tia de CAR­GA. ¡Fo­ta­za!

El par­que Cen­tral es Aco­bi­ja­do por fron­do­sos Ár­bo­les que Brin­dan fres­cu­ra y som­bra, Ade­más obras Con ma­te­ria­les re­ci­cla­dos.

LA ga­na­de­ría y la Agri­cul­tu­ra es la prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos, pe­ro el Co­mer­cio ya Abun­da en las Ca­lles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.