La igual­dad de de­re­chos no se con­sul­ta

Diario El Heraldo - - Opinión .15 - Ade­li­ne Neau In­ves­ti­ga­do­ra pa­ra Cen­tro Amé­ri­ca de Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal

Las per­so­nas les­bia­nas, gais, bi­se­xua­les, tran­se­xua­les e in­ter­se­xua­les (LGB­TI) vi­ven con mie­do en Hon­du­ras.

Fre­cuen­te­men­te en­fren­tan ata­ques, es­tig­ma­ti­za­ción y dis­cri­mi­na­ción, con ba­se en su orien­ta­ción se­xual (por quién sien­te atrac­ción) y/o su iden­ti­dad de gé­ne­ro, có­mo se de­fi­ne una per­so­na, al mar­gen de su se­xo bio­ló­gi­co), has­ta el punto de ver­se obli­ga­da de huir de su país.

En las úl­ti­mas se­ma­nas, dipu­tados en Hon­du­ras han pro­pues­to so­me­ter a con­sul­ta po­pu­lar el de­re­cho de las pa­re­jas del mis­mo se­xo de ca­sar­se.

La Cons­ti­tu­ción hon­du­re­ña prohí­be el ma­tri­mo­nio y la unión de he­cho en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo.

En el con­tex­to ac­tual, do­mi­na­do por la vio­len­cia y la dis­cri­mi­na­ción, la con­sul­ta no pa­re­ce ser el me­ca­nis­mo idó­neo pa­ra pro­te­ger los de­re­chos hu­ma­nos de las per­so­nas LGB­TI en Hon­du­ras. Al con­tra­rio, abre un ca­mino pe­li­gro­so ha­cia la pro­fun­di­za­ción de la dis­cri- mi­na­ción que ha pre­va­le­ci­do has­ta aho­ra.

La le­ga­li­za­ción del ma­tri­mo­nio en­tre pa­re­jas del mis­mo se­xo no es asun­to de otor­gar un fa­vor o pri­vi­le­gio a un gru­po de per­so­nas, sino que de­ri­va de la idea de que to­das las per­so­nas te­ne­mos los mis­mos de­re­chos sin dis­cri­mi­na­ción al­gu­na.

Es una obli­ga­ción de los Es­ta­dos ve­lar por­que nin­gu­na ley o prác­ti­ca ten­ga un efec­to dis­cri­mi­na­to­rio con­tra una per­so­na o un gru­po de per­so­nas, lo cual pue­de im­pli­car mo­di­fi­car o de­ro­gar nor­mas que no se ajus­tan a los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les.

Ha­ce un año, la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos re­afir­mó la prohi­bi­ción de la dis­cri­mi­na­ción ba­sa­da en la orien­ta­ción se­xual y la iden­ti­dad de gé­ne­ro y des­ta­có que la fal­ta de un con­sen­so al in­te­rior de al­gu­nos paí­ses so­bre el res­pe­to pleno por los de­re­chos de las per­so­nas LGB­TI no pue­de ser un ar­gu­men­to vá­li­do pa­ra ne­gar­les o res­trin­gir­les sus de­re­chos hu­ma­nos.

A la fe­cha, 25 paí­ses en el mun­do re­co­no­cen el ma­tri­mo­nio en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo, in­clu­yen­do paí­ses de la re­gión co­mo Ar­gen­ti­na, Uru­guay, Co­lom­bia, Bra­sil, y va­rios es­ta­dos de México.

En agos­to de es­te año, la Sa­la de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia de Cos­ta Ri­ca, má­xi­mo tri­bu­nal en el país, tam­bién de­cla­ró in­cons­ti­tu­cio­na­les las nor­mas que im­pe­dían re­co­no­cer el ma­tri­mo­nio y la unión de he­cho en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo.

En sus ob­ser­va­cio­nes re­cien­tes al go­bierno hon­du­re­ño, el Co­mi­té de De­re­chos Hu­ma­nos de la ONU re­co­men­dó al Es­ta­do hon­du­re­ño ase­gu­rar el pleno re­co­no­ci­mien­to de la igual­dad de las pa­re­jas del mis­mo se­xo.

No de­be­ría de ha­ber dis­cu­sión so­bre si unas per­so­nas tie­nen de­re­chos y otras no. Las au­to­ri­da­des hon­du­re­ñas de­ben ac­tuar sin más di­la­ción pa­ra ga­ran­ti­zar el pleno res­pe­to de los de­re­chos de to­das las per­so­nas en el país sin dis­tin­ción, em­pe­zan­do por re­for­mar aque­llas nor­mas y prác­ti­cas que día a día dis­cri­mi­nan con­tra las per­so­nas LGB­TI

Las au­to­ri­da­des hon­du­re­ñas de­ben ac­tuar sin más di­la­ción pa­ra ga­ran­ti­zar el pleno res­pe­to de los de­re­chos de to­das las per­so­nas en el país, sin dis­tin­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.