Diario El Heraldo

An­drea Cas­ta­ñe­da y su amor por la pin­tu­ra

His­to­ria de éxi­to Con la mi­ra­da bien pues­ta en su ob­je­ti­vo de con­so­li­dar­se co­mo ar­tis­ta, es­ta pin­to­ra hon­du­re­ña ha de­mos­tra­do que la ver­sa­ti­li­dad y el tra­ba­jo cons­tan­te son sus prin­ci­pa­les he­rra­mien­tas

- Me­lis­sa Ló­pez El He­ral­do me­lis­sa.lo­pez@el­he­ral­do.hn

“Siem­pre bus­co una pa­le­ta de co­lo­res que me per­mi­ta ar­mo­ni­zar y darle pro­fun­di­dad a mis obras”. Ven­dí mi pri­me­ra pin­tu­ra a la edad de 15 años, des­pués se­guí con mi pa­sión por los có­mics”.

La pa­la­bra mul­ti­fa­cé­ti­ca no basta pa­ra des­cri­bir­la. Pa­pe­les, te­las, pa­re­des, ár­bo­les y pan­ta­llas son so­lo al­gu­nos de sus lien­zos. En sus ma­nos, ros­tros de sa­bi­du­ría y ex­pe­rien­cia se acom­pa­ñan con mues­tras de la na­tu­ra­le­za. Ella es An­drea Cas­ta­ñe­da, una jo­ven hon­du­re­ña que dis­fru­ta de ex­pe­ri­men­tar con múl­ti­ples téc­ni­cas, ma­te­ria­les y se­llos per­so­na­les. Con su tra­ba­jo ha re­pre­sen­ta­do a Hon­du­ras en di­fe­ren­tes paí­ses, y no pien­sa de­te­ner­se. Aquí una en­tre­vis­ta a de­ta­lle.

¿Có­mo se en­con­tró An­drea Cas­ta­ñe­da con su fa­ce­ta de ar­tis­ta?

Mis ini­cios fueron des­de muy chi­ca. Co­mo cual­quier ni­ña ju­ga­ba con mu­ñe­cas y pe­lu­ches, pe­ro siem­pre te­nía a mano lá­pi­ces de co­lo­res y papel pa­ra di­bu­jar. Mis pa­dres me apoyaron siem­pre; yo po­día ra­yar ca­si cual­quier su­per­fi­cie, ellos ce­le­bra­ban mis crea­cio­nes, y así fui desa­rro­llan­do mis ha­bi­li­da­des con­for­me iba cre­cien­do. Re­cuer­do que cuan­do in­gre­sé a la pri­ma­ria, co­mo era bas­tan­te desa­rro­lla­da, me asig­na­ron un pu­pi­tre más gran­de, por lo que fui su­je­ta de bull­ying. Cuan­do mis com­pa­ñe­ros me mo­les­ta­ban, yo me re­fu­gia­ba en mis di­bu­jos, cons­truía mi mun­do de co­lo­res.

En el ca­mino ha ex­pe­ri­men­ta­do con va­rias téc­ni­cas y ma­te­ria­les, ¿có­mo ha si­do el pro­ce­so pa­ra en­con­trar­se? Soy ar­tis­ta plás­ti­ca, ilus­tra­do­ra y mu­ra­lis­ta; uso di­fe­ren­tes téc­ni­cas en ca­da es­ti­lo de tra­ba­jo. Me gus­ta ex­pe­ri­men­tar con va­rios ti­pos de ma­te­ria­les, por­que ca­da uno crea una ex­pe­rien­cia vi­sual dis­tin­ta, y al mez­clar­los se vuel­ve úni­ca. Siem­pre bus­co una pa­le­ta de co­lo­res que me per­mi­ta ar­mo­ni­zar y darle pro­fun­di­dad a mis obras. Tam­bién tra­ba­jo con pas­ta pa­ra mol­dear, pa­ra dar­les más tex­tu­ra. En cuan­to a la pin­tu­ra uso acrí­li­cos y óleos. Aho­ra me sien­to muy emo­cio­na­da por­que re­cien­te­men­te co­men­cé a usar abu­lón en papel y pie­dras; es­toy con­si­de­ran­do agre­gar pie­dras pre­cio­sas a mis crea­cio­nes.

Su talento y de­di­ca­ción le han abierto puer­tas en Hon­du­ras y en el ex­tran­je­ro, ¿qué res­pues­tas ha re­ci­bi­do? Bueno, tengo una lar­ga ca­rre­ra. Ga­né una be­ca de ca­si el 75% pa­ra es­tu­diar un año en la pres­ti­gio­sa uni­ver­si­dad de Sa­van­nah Co­lle­ge of Art & De­sign, lo que me dio la opor­tu­ni­dad de via­jar a los Es­ta­dos Uni­dos. Con­ti­nué mis es­tu­dios en Mé­xi­co y em­pe­cé mi ca­rre­ra co­mo ilus­tra­do­ra pro­fe­sio­nal a la edad de 23 años. Tra­ba­jé en una em­pre­sa de la In­dia, lla­ma­da Bu­bul Apps, ilus­tran­do li­bros en línea pa­ra ni­ños; es­te fue mi primer tra­ba­jo pro­fe­sio­nal. Lue­go re­gre­sé a Hon­du­ras con el ob­je­ti­vo de arre­glar mis do­cu­men­tos pa­ra ir­me a Ita­lia, desea­ba ser pin­to­ra y es­tu­diar en ese país. El pro­ce­so se com­pli­có y per­ma­ne­cí más tiem­po en mi tie­rra na­tal, por lo que mi ma­dre me pro­pu­so via­jar a Roa­tán, y en­ton­ces de­ci­dí te­ner un año sa­bá­ti­co y via­jar en 2018. Vi­vir en esa is­la es al­go que siem­pre re­cor­da­ré co­mo mis ini­cios en el mu­ra­lis­mo. Co­men­cé pin­tan­do en los res­tau­ran­tes, cen­tros de bu­ceo, lo­ca­les y ba­res de West End. La po­bla­ción de la is­la me re­co­no­ció co­mo “An­drea, la ar­tis­ta”.

Aho­ra que, de nue­vo, re­si­de fue­ra del país, ¿ha te­ni­do la opor­tu­ni­dad de se­guir mos­tran­do su ar­te?

He con­ti­nua­do mi tra­yec­to­ria co­mo mu­ra­lis­ta en Mé­xi­co y aho­ra en Es­ta­dos Uni­dos, com­par­tien­do mi éxi­to con mi no­vio. Es­tar aquí me ha per­mi­ti­do mos­trar mi ar­te en ga­le­rías de Was­hing­ton DC, con­cur­sos lo­ca­les, mu­ra­les y he apren­di­do pin­tu­ra cor­po­ral. He es­ta­do es­tu­dian­do téc­ni­cas de pin­tu­ra por mi cuenta, me­jo­ran­do mi por­ta­fo­lio ar­tís­ti­co. Gra­cias a mi de­di­ca­ción y tra­ba­jo he te­ni­do la opor­tu­ni­dad de pre­sen­tar­me en otros paí­ses, co­mo Ita­lia, Ar­gen­ti­na y Es­pa­ña. Lo ha­go con or­gu­llo, con los pies bien fir­mes so­bre la tie­rra y con la ban­de­ra en mi mano, de­jan­do siem­pre en cla­ro que soy hon­du­re­ña.

En sus obras se apre­cian ros­tros de adul­tos ma­yo­res y ele­men­tos de la na­tu­ra­le­za, ¿son sus prin­ci­pa­les fuen­tes de ins­pi­ra­ción?

Me gus­ta pin­tar a adul­tos ma­yo­res por su sa­bi­du­ría, com­pa­sión y amor. Da­da su ex­pe­rien­cia, han lo­gra­do es­ta­ble­cer me­jor sus prio­ri­da­des. Son muy pa­cien­tes, to­le­ran­tes y mi­se­ri­cor­dio­sos. El ha­ber cre­ci­do ro­dea­da del amor de mis abue­los y de mi na­na me ha per­mi­ti­do iden­ti­fi­car­me con gen­te de su mis­ma ge­ne­ra­ción. En su mi­ra­da siem­pre apre­cié dis­tin­tas emo­cio­nes que me trans­mi­tie­ron sen­ti­mien­tos de fe­li­ci­dad, ale­gría, tris­te­za, do­lor, mie­do, es­pe­ran­za, bon­dad y de­ter­mi­na­ción, que yo tra­to de plas­mar en mis pin­tu­ras. Cuan­do pinto ani­ma­les jun­to a ellos, sien­to que lo­gro una ar­mo­nía per­fec­ta, por­que es­tos tam­bién tie­nen una mi­ra­da pu­ra, sin ma­li­cia. Agre­go mu­chas flo­res y na­tu­ra­le­za pa­ra com­ple­tar esa co­mu­nión.

¿Qué otro ti­po de pro­yec­tos

o ini­cia­ti­vas pla­nea eje­cu­tar pró­xi­ma­men­te?

Quie­ro abrir una co­mu­ni­dad de ar­te hon­du­re­ño en Fa­ce­book y com­par­tir mis ex­pe­rien­cias con vi­deos de téc­ni­cas, es­ti­los y ba­ses en la pin­tu­ra, pe­ro es un plan a fu­tu­ro. Tengo dos tien­das en línea, una en don­de vendo mis pin­tu­ras ori­gi­na­les y las im­pre­sio­nes de mis obras, y otra que pien­so inau­gu­rar pró­xi­ma­men­te, en la que ha­brá ar­tícu­los per­so­na­li­za­dos con mis crea­cio­nes, co­mo ca­mi­se­tas, al­moha­das, mo­chi­las, car­te­ras, cua­der­nos, ac­ce­so­rios de ro­pa, etc.; es­pe­ro po­der ha­cer la aper­tu­ra en sep­tiem­bre de es­te año. Res­pec­to a Eco Crea­tors, se tra­ta de una ga­le­ría en línea en don­de ven­de­re­mos ar­te ori­gi­nal e im­pre­sio­nes re­la­cio­na­das con el me­dio am­bien­te, e im­par­ti­re­mos cla­ses de ar­te en línea, ya que mi de­seo es ayu­dar a los es­tu­dian­tes. Es un pro­yec­to am­bi­cio­so que lan­za­re­mos con el apo­yo de Eco­wor­kers.

¿De qué ma­ne­ra ha vin­cu­la­do su ac­ti­vi­dad cons­tan­te en me­dio del acon­te­cer que ac­tual­men­te se vi­ve por el covid-19?

Al prin­ci­pio fue muy di­fí­cil pa­ra mí acep­tar la pan­de­mia y vi­vir en cua­ren­te­na, y sí, lle­gué a de­pri­mir­me. Pe­ro en­ten­dí que te­nía que tra­ba­jar, se­guir pin­tan­do, crear un nue­vo por­ta­fo­lio que me iden­ti­fi­ca­ra más co­mo ar­tis­ta. Yo te­nía una me­ta, que es con­so­li­dar­me, y no que­ría que­dar­me en pau­sa. En­ton­ces apli­qué a ga­le­rías de ar­te on­li­ne y con­cur­sos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. Hi­ce el tiem­po pa­ra crear nue­vos pro­yec­tos, tra­ba­jar en mis re­des so­cia­les (Ins­ta­gram, Fa­ce­book, Behan­ce, Inprnt y Tumblr) pa­ra ex­pan­dir mi ar­te y dar­me a co­no­cer más. Abrí mi pá­gi­na de Youtu­be, en don­de pron­to es­ta­ré ha­cien­do vi­deos pa­ra dar tips de pin­tu­ra. Real­men­te he apren­di­do mu­cho en es­ta cua­ren­te­na, so­bre mí mis­ma y mis ca­pa­ci­da­des

 ??  ?? Sien­do una ar­tis­ta plás­ti­ca, ilus­tra­do­ra y mu­ra­lis­ta, es­ta ca­pi­ta­li­na re­pre­sen­ta un or­gu­llo pa­ra Hon­du­ras.
Sien­do una ar­tis­ta plás­ti­ca, ilus­tra­do­ra y mu­ra­lis­ta, es­ta ca­pi­ta­li­na re­pre­sen­ta un or­gu­llo pa­ra Hon­du­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras