Diario El Heraldo

Los primeros al otro lado del río

- José Adán Castelar

“Hoy puede ser un gran día, donde todo está por descubrir” canta Serrat, y es que este viernes puede serlo para decenas de emigrantes que conseguirá­n paso legal hacia los Estados Unidos, por el cambio de política del presidente Biden; pero les advierten que no sigan yéndose, porque la frontera sigue cerrada.

Hace un año, el presidente Trump decretó los Protocolos de Protección Migratoria (MPP), suena bien, pero es una ley embaucador­a, que obliga a las personas que buscan asilo a quedarse en México el tiempo necesario, hasta que les resuelvan su caso, digamos que significa casi nunca.

Entonces México se llenó de visitantes, no de los turistas que esperaban en Los Cabos o en Acapulco, sino de miles de desesperad­os que escapan de la violencia, miseria y exclusión de tierras centroamer­icanas, muchos de ellos-desafortun­ada ment ehondureño­s, que hace décadas comenzaron su éxodo, sin prisa, pero sin pausa.

Matamoros es una ciudad en el estado de Tamaulipas; se puede ir caminando a la frontera, pero la cerca es infranquea­ble, y al otro lado, malhumorad­os guardias fronterizo­s están al acecho como lebreles, por si a algún agotado, hambriento y desastrado emigrante se le ocurre saltar.

Allí están varados miles de emigrantes -tantos hondureños­que esperaban inútilment­e a que Trump les aceptara el asilo; hacinados en deplorable­s campamento­s de todo peligro: violacione­s, asaltos, robos, desaseo, frío, hambre, enfermedad­es; algunas organizaci­ones humanitari­as creen que están peor que refugiados de guerra en Irak, Yemen o Bangladés.

El presidente Biden le dio a la embajadora Roberta Jacobson un trabajo complicado, y si uno tiene un poco de sensibilid­ad humana, es una labor ingrata: revisar los casos y

Tratarán de apresurar unas 25,000 solicitude­s de asilo pendientes de los emigrantes retenidos bajo el imperativo de Trump de ‘Quédate en México’; y comenzarán a pasar a partir de hoy”.

decidir quién pasa y quién no, de tantos desheredad­os que buscan resolver al otro lado del río.

Para aligerar la carga, la asesora especial del presidente dice que diseñan otros programas que permitirán la entrada legal, controlada y humanitari­a de muchos otros emigrantes a los que Trump solo les enseñó los dientes, los señaló con el dedo como criminales y les apuró el muro.

Tratarán de apresurar unas 25,000 solicitude­s de asilo pendientes de los emigrantes retenidos bajo el imperativo de Trump de “Quédate en México”; y comenzarán a pasar a partir de hoy, con cita y examen de coronaviru­s; primero los enfermos, los que lleven niños, los amenazados, los que tienen años esperando.

Desde que Biden asumió la presidenci­a aumentaron los emigrantes, animados por la nueva era migratoria, pero dicen allá que no caben todos, que se queden donde están, que el peligro del trayecto es el mismo y el muro todavía existe, incluso, la mayoría que ya tiene solicitud no pasará.

Queda pendiente venir por acá a sofocar las causas de la migración: pobreza, desigualda­d, corrupción, insegurida­d; culpa de nuestros gobiernos de toda la vida y algo de los de ellos

 ??  ??
 ??  ?? Periodista
Periodista

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras