Los apa­go­nes

Diario La Prensa - - OPINIÓN -

“Dos o tres ve­ces por se­ma­na la qui­tan ”, es la que­ja de los pro­pie­ta­rios de ne­go­cios del cen­tro de San Pe­dro Su la que han de echar mano y com­bus­ti­ble, co­mo en la épo­ca de la os­cu­ri­dad, a ge­ne­ra­do­res de ener­gía co­lo­ca­dos en la ace­ra ala puer­ta de los ne­go­cios. Ene­lDía­de­lNi­ño, pe­rio­dis­tas­deLA PREN­SA re­co­rrie­ron la zo­na y pu­die­ron con­tar 25 plan­tas, rom­pien­do la mo­no­to­nía del si­len­cio de los ciu­da­da­nos por la ca­lle con su mo­les­to rui­do. Hay cor­tes pla­ni­fi­ca­dos, va­rias ho­ras, pe­ro tam­bién in­te­rrup­cio­nes im­pre­vis­tas de las que na­die da ex­pli­ca­cio­nes ni si­quie­ra, mu­chas ve­ces, el mar­car el nú­me­ro te­le­fó­ni­co, y otras“idas” de se­gun­dos, pe­ro se­gui­das con ma­yor ries­go pa­ra los apa­ra­tos co­nec­ta­do sa­la red. Pe­ro vol­va­mos a los avi­sos“ofi­cia­les” que no son po­cos co­mo si hu­bie­se ne­ce­si­dad de re­pa­rar to­das las ins­ta­la­cio­nes o qui­zás da ima­gen de ello de ma­ne­ra que se jus­ti­fi­quen con­tra­tos, hoy en en­tre di­cho, no so­lo por los apa­go­nes sino por el au­men­to en la fac­tu­ra­ción del con­su­mo de la que ala po­bla­ción le que­da el de­re­cho al pa­ta leo, pues los pro­me­dios y las su pues­tas lec­tu­ras des­de las ofi­ci­nas son in­ape­la­bles con la úni­ca sa­li­da de un acuer­do de pa­go, pa­go siem­pre, no rec­ti­fi­ca­ción pues son ellos juez y par­te en la de­ci­sión­fi­nal. Pe­ro, hoy co­mo ha­ce unas dé­ca­das, no hay elec­tri­ci­dad más ca­ra que la que no se tie­ne ye­so lo sa­ben bien los ne­go­cios del cen­tro y otras zo­nas de la ciu­dad, pues las jor­na­das en que se me­dio com­ba­te la os­cu­ri­dad con la cla­ri­dad del sol, no así el ca­lor pa­ra el que no hay re­me­dio, des­apa­re­ce la clien­te la .“La si­tua­ción de ven­ta es­tá ho­rri­ble y con los apa­go­nes se po­ne peor ”. Uno de los pe­que­ños em­pre­sa­rios hi­zo la ob­ser­va­ción del ale­ja­mien­to del co­mer­cio del cen­tro de la ciu­dad. A los cor­tes hay que su­mar­la ocu­pa­ción de los es­pa­cios pú­bli­cos par alo­que se ha da­do en de­no­mi­na­dor eco­no­mía in­for­mal o su­mer­gi­da no so­lo com­pe­ten­cia en las ven­tas sino, so­bre to­do, ahu­yen­ta­do­ra de com­pra­do­res pa­ra quie­nes la“Ca­lle del Co­mer­cio ”, el parque o el mer­ca­do cen­tral son his­to­ria del pa­sa­do ala que se afe­rran ro­mán­ti­cos, pe­ro na­da más. “Son in­te­rrup­cio­nes de has­ta ocho ho­ras que gen eran pér­di­das con­si­de­ra­bles en ne­go­cios o al­te­ran los cos­tos de ope­ra­ción de­los mis­mos ”, ex­pli­ca el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio e In­dus­trias de Cor­tés. El cam­bio de me­di­do­res, su­pues­ta­men­te exi­gi­dos por la mo­der­ni­za­ción del sis­te­ma, es una es­tra­te­gia de en­tre­te­ni­mien­to o des­vío de la aten­ción mien­tras la re­duc­ción de pér­di­das téc­ni­cas si­gue de ta­rea por ha­cer, y las otras pér­di­das se tra­tan de cu­brir con in­cre­men­to en los co­bros a quie­nes sí pa­gan y, asíy­to­do, ha­brá que pa­gar más ala nueva em­pre­sa de lo que pro­por­cio­na. Na­da ex­tra­ño que la deu­da de la Ene e va­yae­nau­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.