En los úl­ti­mos 20 años, el mu­ni­ci­pio de La Li­ma ha es­ta­do li­bre de inun­da­cio­nes por­que es­tá pro­te­gi­do por el ca­nal Ma­ya.

Tra­ge­dia En las úl­ti­mas dos dé­ca­das, es­te mu­ni­ci­pio ha es­ta­do li­bre de inun­da­cio­nes por­que es­tá pro­te­gi­do por el ca­nal Ma­ya

Diario La Prensa - - PORTADA - Re­dac­ción juan Car­los Ri­ve­ra, la Pren­sa Fo­to­gra­fías AFP, Jo­seph ama­ya, Fran­klin Mu­ñoz

De la no­che a la ma­ña­na, el Mitch, des­pués de de­vas­tar a Gua­na­ja, arra­sar co­mu­ni­da­des com­ple­tas en el li­to­ral atlán­ti­co, vol­car vehícu­los y de­rrum­bar ca­sas en Tegucigalpa trans­for­mó la pis­ta del ae­ro­puer­to Ramón Vi­lle­da Mo­ra­les en un in­men­so la­go de agua acho­co­la­ta­da. El 30 de oc­tu­bre de 1998, la pis­ta de con­cre­to( de más de 2,800 me­tros de lon­gi­tud ), adon­de una se­ma­na an­tes ha­bían ate­rri­za­do los avio­nes, es­ta­ba su­mer­gi­da ba­jo tres me­tros de agua y so­la­men­te era tran­si­ta­da por lan­chas con bom­be­ros, socorristas y dam­ni­fi­ca­dos abor­do.

Unos días an­tes (con el trá­fi­co aé­reo sus­pen­di­do por Ae­ro­náu­ti­ca Ci­vil), los ad­mi­nis­tra­do­res, los bom­be­ros y socorristas de la Cruz Ro­ja del Vil le­da Mo­ra­les se pre­pa­ra­ron pa­ra apo­yar a los ve­ci­nos, a los ha­bi­tan­tes de La Li­ma, Cor­tés, que se en­con­tra­ban anega­dos.

Con­fia­dos, por que asu­mían que el mu­ro de con­ten­ción cir­cun­dan­te im­pe­di­ría una inun­da­ción, los ad­mi­nis­tra­do­res con­vir­tie­ron la ter­mi­nal de car­ga (re­cién cons­trui­da) en un re­fu­gio tem­po­ral pa­ra 2 mil li­me­ños.

Pe­ro la no­che del 29 de oc­tu­bre, apro­xi­ma­da­men­te a las 9:00, “el agua del Cha­me­le­cón rom­pió el bor­do de pro­tec­ción del ae­ro­puer­to, fren­te al por­tón de la Fuer­za Aé­rea, e inun­dó la pis­ta ”, re­cuer­da Jo sé Del mis Car­do na, ex­je­fe de los bom­be­ros del ae­ro­puer­to.

“No pen­sa­mos que el ae­ro­puer­to se­ría afec­ta­do. Esa no­che sa­li­mos a ins­pec­cio­nar y vi­mos la grie­ta en el bor­do y des­pués ex­plo­sio­nó. No pu­di­mos ha­cer na­da. No lo­gra­mos sa­car a las per­so­nas al­ber­ga­das en la ter­mi­nal de car­ga. Des­pués es­tu­vie­ron más de una se­ma­na ais­la­das por la inun­da­ción”, re­la­ta Car­do­na, aho­ra, coor­di­na­dor de la Uni­dad de Ges­tión de Ries­gos y coor­di­na­dor del Co­mi­té de Emer­gen­cia Mu­ni­ci­pal de La Li­ma.

Al ca­bo de unos 10 días, el agua des­apa­re­ció. Los bom­be­ros y cua­dri­lla s de tra­ba­ja­do­res co­men­za­ron a re­ti­rar la ca­pa de lo­do (de unos tres pies de es­pe­sor) que cu­bría el sue­lo del edi­fi­cio de la ter­mi­nal de pa­sa­je­ros y la pis­ta. Trans­por­tes His­pa­nos pres­tó ca­mio­nes cis­ter­nas y la Cer­ve­ce­ría Hon du­re ña apor­tó más de 1,500,000 ga­lo­nes de agua.

“Se inun­dó to­do. Las ae­ro­lí­neas per­die­ron ca­si to­do, la pis­ta que­dó cu­bier­ta de lo­do, se da­ñó la par­te eléc­tri­ca (...). Ha­bi­li­ta­mos lo an­tes po­si­ble el ae­ro­puer­to pa­ra que lle­ga­ran los avio­nes con ayu­das ”, di­ce Car­los Flo­res Pa­gua­da, ge­ren­te del ae­ro­puer­to en 1998.

Un mes des púes, el Go­bierno de Car­los Ro­ber­to Flo­res co­men­zó a di­se­ñar el Plan Maes­tro de la Re­cons­truc­ción Na­cio­nal (PMRTN) en el cual in­clu­yó un pre­su­pues­to de $13.2 mi­llo­nes ($11.2 mi­llo­nes do­na dos) pa­ra re­pa­rar­la in­fra­es­truc­tu­ra ae­ro­por­tua­ria del país. En 2018, el Vil le da Mo­ra­les( co­no­ci­do in­ter­na­cio­nal men­te con el có­di­go SAP, de San Pe­dro Su la) es­tá pro­te­gi­do por un mu­ro de con­ten­ción for­ta­le­ci­do.

Cri­sis. Du­ran­te esos­días, los ha­bi­tan­tes del cas­co ur­bano de La Li­ma, cam­pos ba­na­ne­ros y co­lo­nia Pla­ne­ta, que no lo­gra­ron eva­cuar­la zo­na, per­ma­ne­cie­ron inun­da­dos y ais­la­dos. Mu­chos es­tu­vie­ron so­bre los te­chos de las ca­sas.

“Aquí, el agua lle­gó ala al­tu­ra de la ven­ta­na. Mi ma­má y mis dos her­ma­nos que­da­ron en la se­gun­da plan­ta. Yo me fui con mi hi­jo cuan­do nos vi­nie­ron a sa­car en una lan­cha y nos lle­va­ron a una es­cue­la”, di­ce Patricia Díaz (de 42 años), ha­bi­tan­te del cam­po Co­pen Nue­vo.

Díaz y sus dos hi­jos con­ti­núan vi­vien­do en la mis­ma ca­sa (ti­po ba­rra­cón cons­trui­do por la ba­ne­ra Te­la Rail­road Com­pany) por­que, se­gún ellos, “hay me­nos ries­go de una nue­va inun­da­ción des­de que el Go­bierno cons­tru­yó el ca­nal Ma­ya”.

En 2005, el Go­bierno de Ri­car­do Ma­du­ro inau­gu­ró es­te ca­nal, cons­trui­do (con fi­nan­cia­mien­to de Ku­wait) por la Co­mi­sión pa­ra el Con­trol de Inun­da­cio­nes del Va­lle de Su la (CCIVS) pa­ra des­viar del Cha­me­le­cón vo­lú­me­nes de agua en tem­po­ra­das de llu­vias torrenciales.

El ca­nal Ma­ya, el cual in­clu­ye al Cho­te­pe (an­tes río Cho­te­pe), co­nec­ta con el Ma­rim­ba (ex­trae 750 me­tros cú­bi­cos del río Ulúa). Es­ta red de ca­na­les eva­cua 1,500 me­tros cú­bi­cos por se­gun­do y los de­po­si­ta nue­va­men­te aguas aba­jo del río Cha­me­le­cón.

Jo­sé San­tia­go Mo­ti­ño, al­cal­de de La Li­ma, di­ce que “aho­ra, es­te mu­ni­ci­pio es más se­gu­ro sin em­bar­go; los ha­bi­tan­tes pue­den vol­ver a su­frir inun­da­cio­nes si el Go­bierno no le da man­te­ni­mien­to a es­ta obra de pro­tec­ción”.

“En el va­lle de Su­la, La Li­ma es el úni­co mu­ni­ci­pio que se inun­dó to­tal­men­te. La Co­mi­sión pa­ra el Con­trol de Inun­da­cio­nes de­be lim­piar el ca­nal Ma­ya, por­que des­de que ten­go uso de ra­zón so­lo lo ha he­cho una vez”, di­ce.

La Li­ma, otro­ra em­po­rio ba­na­ne­ro de Cen­troa­mé­ri­ca, tras el Mitch en­tró en re­ce­sión. Los pro­duc­to­res in­de­pen­dien­tes y la Te­la Rail­road Com­pany re­gis­tra­ron pér­di­das en sus plan­ta­cio­nes. Ac­tual­men­te, su eco­no­mía de­pen­de de la agri­cul­tu­ra, ga­na­de­ría y co­mer­cio.

Aun­que han trans­cu­rri­do 20 años a sal­vo de inun­da­cio­nes, el re­gi­dor mu­ni­ci­pal Os­wal­do Mar­tí­nez es­ti­ma que, de ma­ne­ra ur­gen­te, “el Go­bierno de­be in­ver­tir en lim­pie­za del ca­nal Ma­ya por­que es­tá per­dien­do ca­pa­ci­dad de eva­cua­ción por el se­di­men­to acu­mu­la­do ”.

El mu­ni­ci­pio de La Li­ma aho­ra es más se­gu­ro, pe­ro el Go­bierno de­be in­ver­tir más pa­ra dar­le ma­yor pro­tec­ción” Jo­sé San­tia­go Mo­ti­ño Al­cal­de de La Li­ma

Es ur­gen­te. La Co­mi­sión con­tra Inun­da­cio­nes de­be dar­le man­te­ni­mien­to al ca­nal Ma­ya. Os­wal­do Mar­tí­nez Re­gi­dor mu­ni­ci­pal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.